General

Receso obligado

The Oil Crash - 22 Abril, 2014 - 08:24
Queridos lectores,

Por razón de una grave enfermedad del editor de este blog, no se publicó ningún post nuevo la semana pasada ni se publicará tampoco durante esta semana. Esperamos volver a la normalidad durante los primeros días de la semana que viene.

Salu2,
AMT
Categories: General

Representación política: ¿Persona o partido?

Ácratas - 17 Abril, 2014 - 10:57




Ningún hombre decente defiende la Monarquía Parlamentaria Española como forma de estado. La III República Española es la única solución de futuro para resolver los casi infinitos problemas que durante siglos hemos venido acumulando sobre nuestras espaldas los ciudadanos españoles.

La forma del Estado tiene que ser republicana, eso está fuera de toda discusión. No puede haber un Jefe del Estado hereditario, porque eso garantiza la corrupción que hoy día se evidencia en los juzgados españoles. La independencia de los poderes del Estado es fundamental, y debe garantizarse desde las propias urnas para decidir a doble vuelta quién será el Jefe del Estado, y Jefe del Ejecutivo, durante los siguientes años. Su poder se limita al cumplir y hacer cumplir las leyes vigentes durante su mandato. No puede hacer las leyes, porque en ese caso sería un dictador. Tampoco puede ser elegido por el Parlamento, casi por las mismas razones: el Estado sería una oligarquía de partidos, que es una forma de dictadura blanda.

Las leyes las debe acordar el propio pueblo que debe cumplirlas, ése es el contrato social de la Política, y por eso se dice que la Soberanía Nacional reside en el Pueblo Español. Las leyes las discutirán y votarán los representantes electos del Pueblo. Eso es la Democracia. El Pueblo es el único que puede decidir quiénes serán sus representantes en un Parlamento unicameral de tantos diputados como resulte más práctico y eficaz, teniendo en cuenta que su función será redactar, aprobar o derogar las leyes de obligado cumplimiento para todos y controlar al Jefe del Ejecutivo, que es el del Estado.

La única decisión que se pone bajo la lupa de los lectores aquí es qué forma de representación política es preferible:

1. La de los partidos políticos.

2. La de personas concretas que representan a circunscripciones electorales concretas.

Un análisis previo, da ventajas e inconvenientes a ambas soluciones, que pueden resumirse en una sola pregunta: ¿Cuánto tiempo está dispuesto un ciudadano a dedicar a la acción política individual? ¿Cuánta corrupción está dispuesto a tolerar para poder desentenderse de sus propios intereses, de haber de tomar decisiones?

La decisión no es baladí. Ya hoy se pone en duda en foros internacionales incluso si la representación política de los EEUU es una democracia o una oligocracia encubierta, dominada por la acción de los lobbys. Corromper a los partidos es muy fácil, cuando se financian sus campañas electorales. Pero también es posible corromper a las personas...

La solución 1 obligará, en su extremo, a establecer rigurosamente las reglas democráticas que deben seguir los partidos para la elección de las personas que van en sus listas, que deben tener ámbito nacional: es decir, que cada partido debe elaborar una sola lista electoral de tantos diputados como tenga el Parlamento, que será votada por todos los españoles en las urnas en circunscripción única. La solución 2 conduce, en el extremo, a la democracia asamblearia, donde se discuta qué debe votar en cada ocasión el representante político de todos los ciudadanos de esa circunscripción.

A la derecha hemos situado una encuesta. Pero preferimos que los comentarios de los lectores nos den luz sobre la mejor solución.

Gracias por participar.

ÁCRATAS






Categories: General

El Estado del Malestar

Ácratas - 12 Abril, 2014 - 16:07


Los perplejos españoles contemplamos cómo el Gobierno (los gobiernos sucesivos del PPSOE, desde el inicio, desde 1982) se ha dedicado no sólo a desmantelar el "estado del bienestar", sino a robarnos a todos los ciudadanos, directamente de nuestros exangües bolsillos, 130.000 millones de euros para regalárselos (así, literalmente) a los banqueros internacionales, que son los auténticos dueños del mundo. Aclaro la vía que han utilizado para perplejos inexpertos, por pasos:

1 La Sinarquía Financiera Internacional prestó, desde la incorporación de España a la moneda única europea, dinero ilimitado a la banca española para contribuir al endeudamiento de empresas y particulares, apoyando las burbujas del ladrillo y la especulación.

2 Al cortar el chorro del crédito, los bancos y cajas españoles empezaron a quebrar técnicamente, pues sus propios créditos a corto vencían sin poder recuperar el dinero que ellos mismos habían prestado a largo (25 años o más). Así que se volvieron contra las empresas inmobiiarias, cuyos créditos eran a corto plazo (un año, muchas veces; o incluso a demanda).

3 La SFI exigió a sus monaguillos de la UE que los créditos interbancarios se convirtieran en créditos duros entre estados. Es decir: que España avalara las deudas privadas interbancarias. El PPSOE, haciendo descarada la evidencia de su servidumbre a Europa, lo hizo. Y cambió la Constitución para que los españoles fuéramos responsables de esas deudas el 2 de septiembre de 2011, en un acuerdo relámpago antes de las elecciones Generales.

4 Consecuentemente, todos los españoles habremos de devolver, con nuestros impuestos presentes y futuros, los (hasta el momento) 130.000 millones de euros de la deuda contraída "por nuestro Estado". Lo cual no significa que los deudores de la banca española, los hipotecados, no pierdan además sus propiedades para que la banca española especule con ellas, tras adquirirlas a bajo costo (a veces, por el importe de residuos de la hipoteca original; en el peor de los casos, por la mitad de su valor hipotecario... Así está hecha la ley a medida de los banqueros españoles).

5 Por si ello fuera poco, otra de las "condiciones" para convertir los créditos blandos en duros fue el desmantelamiento del "estado del bienestar". O, como declaró abiertamente el presidente Rajoy hace pocos días, ejecutar una "devaluación fría" de España, ya que no se puede devaluar el Euro. De todos modos, es la política "oficial" de la UE. Por ejemplo, es lo mismo que ha impuesto en Ucrania para apoyar al gobierno golpista de Kiev: Recortes de pensiones y sueldos.

Y de esta secuencia de actos abominables surge la ruina de todos los españoles, que ahora mismo se evidencia:

1No hay trabajo para casi nadie: los 5 millones de parados reconicidos son una falacia. Hay más de 7,5 millones reales.

2 Los sueldos de los que tenían trabajo fijo, como los funcionarios o los trabajadores de los oligopolios, se han recortado. Y no se sustituyen los empleos de los jubilados, aparte de haber echado de su empleo a todos los eventuales y contratados por obra o servicio.

3 Los empleos que se "crean" (o que no hacen más que sustituir a los de los expulsados mediante EREs) son no ya recarios, sino esclavistas, e incluyen delitos como el acoso sexual.

4 Establecerse como autónomo es arruinarse absolutamente. La Administración, actuando como un ave de presa carroñera, apalea al emprendedor con trámites, tasas e impuestos. Y, como el consumo está agarrotado, el negocio cierra a los pocos meses, dejando al emprendedor en números rojos.

5 La prostitución ha alcanzado la cota histórica más alta que se recuerda.

6 Las actividades en B, vana imitación del escándalo de las cajas B en todas las delegaciones territoriales del PP y del PSOE, no rinden más que para la estricta supervivencia, porque nadie quiere actuar fuera de la ley más que en condiciones extremas.

7 La delincuencia contra la propiedad y las personas ha alcanzado las cotas más altas jamás conocidas. La violencia en viviendas aisladas y propiedades agrícolas es endémica.

Y ésta es la realidad.

¿Y el futuro? ¿Qué nos depara, inexorable? Pues exactamente: más de lo mismo, pero peor.

1 España se degradará como Estado hasta el nivel de la más absoluta esclavitud de sus ciudadanos.

2 La deuda española no hará otra cosa que crecer. Es lo que ha hecho desde 2007. Ya ha alcanzado el PIB. Pero el PP la está endeudando tanto como puede, maquillando sus actos con eficiencia y neoliberalismo.

Porque la economía capitalista incontrolada supone exactamente eso: los períodos de bonanza son de endeudamiento desaforado. Y los de crisis, desapalancamiento de ciudadanos y empresas. Y los ciudadanos son los garantes de todo el ciclo.

Para la mitad de la población española, el futuro es la indigencia material. Lo peor de todo es que esa indigencia va acompañada de otra indigencia, que es la intelectual, cultural y moral.

España ya no existe más que como contenedor de indigentes.

Ya no hay más que una solución a todos estos problemas que es trágica. La revuelta. La calle. El jugarse el físico, armados del valor que da el no tener nada. Y, por lo tanto, nada que perder.

ÁCRATAS


Categories: General

El período especial cubano

The Oil Crash - 10 Abril, 2014 - 12:17
Bodega de aprovisionamiento popular en Cuba.

Queridos lectores,

En las primeras conferencias que dimos sobre el problema del Oil Crash poníamos el ejemplo de dos países que habían afrontado una situación de caída brusca del suministro de petróleo (en ambos casos, por el colapso de la Unión Soviética) de dos maneras completamente diferentes: o bien apostando por un modelo industrial (Corea del Norte) o por uno más agrario (Cuba). Los ejemplos estaban recogidos en el libro de Dale Allen Pfeiffer "Comiendo combustibles fósiles" y nosotros los trasladábamos un tanto acríticamente a las charlas. Con el tiempo, muchos cubanos me han hecho notar que el Período Especial cubano no fue ni mucho menos tan ideal como nosotros lo mostrábamos, y, si bien en Corea del Norte las cosas fueron mucho peor, en Cuba el Estado tuvo un papel menos decisivo del que le atribuíamos y la situación fue de todo menos idílica.

Recientemente, Erasmo Calzadilla, del Havana Times, me contactó para preguntarme sobre ciertas cuestiones relacionadas con la energía, y en medio de los sucesivos e-mails acabamos hablando del Período Especial. Su visión sobre el tema, como esperaba, era bastante crítica con el mensaje que nosotros trasladábamos en aquel entonces. Erasmo es el primer cubano que ha aceptado escribir un ensayo sobre su visión de aquel período para ser publicado en este blog y que además lo firma con su propio nombre (que por cierto tanta resonancia histórica tiene para nosotros los europeos).

Les dejo con Erasmo.
Salu2,
AMT



El trabajo donde comparas a Cuba con Corea se llama: THE OIL CRASH: EL FUTURO INMINENTE DE UNA ESPAÑA SIN ENERGÍA. Data del 18 de febrero del 2010 (Nota de AMT: se refiere a una de las primeras conferencias que di sobre el Oil Crash).


Dices sobre Cuba:

El gobierno tomó dos medidas básicas para evitar el colapso:
  • Programas de alimentación de los sectores sociales más débiles 
  • Cartillas de racionamiento para toda la población.

Un plan agresivo de reforma agropecuaria, un retorno progresivo e incentivado al campo y la investigación en agricultura ha permitido mantener un nivel alimentario razonable.

No creo que fueran estas las medidas que evitaron el colapso.

La cartilla de racionamiento y el buchito de comida que repartían a los más desamparados brindaron alguna ayuda pero no podías contar con eso para no morir de hambre.

En la ciudad, la solución fue “la lucha y el invento”. La gente pescaba hasta en charcos de aguas negras, cazaba hasta los gatos (aunque dejaron tranquilos a los perros), recolectaba hasta en los nichos de basura y/o robaba, sobre todo al Estado. Aquellos con más iniciativa y ganas de trabajar se apropiaron de los terrenos yermos en torno a los barrios con el objetivo de sembrar o criar animales (casi siempre a título personal).

El mismísimo centro de la ciudad se llenó de corrales hediondos que sus dueños construían justo al lado de los edificios o incluso dentro de los apartamentos para protegerlos de los “ninjas”. Las fosas se tupieron y desbordaron con los residuos de las cochiqueras; de milagro no se desató una epidemia mortal.

Se dice que Cuba sobrevivió gracias a la cooperación comunitaria; me parece que idealizan. La gente se ayudaba pero mucho menos que antes de la crisis y nunca con explícito sentido comunitario.

Que yo sepa no emergió ninguna organización suprafamiliar (salvo la comunidad de fieles que proliferó en las iglesias); más bien se desintegró la que había, tal y como cuenta y predice Dimitriv Orlov. Los líderes de la Revolución y los medios de comunicación habían combatido ardua y concienzudamete contra el individualismo pero este rebrotó a la menor oportunidad y se instaló en el trono de la subjetividad del cubano.

Ese Renacimiento nuestro fue positivo en muchos aspectos pero fatal en otros. El pico de la crisis, el momento en que peor estábamos, coincidió con el pico de la ostentación, con el del egoismo y el de la violencia despiadada. Mucha gente andaba armada para evitar que la asaltaran y hasta degollaran por quitarle cualquier bobería.

Fue ese el momento en que levantaron cabeza los Macetas, tipos inescrupulosos que hicieron fortuna aprovechando el hambre ajena, la desesperación y el descontrol. Una comunidad organizada y consciente como la que imaginan los idealistas hubiera enfrentado y puesto en su lugar a esos personajes pero más bien ocurrió lo contrario. Los Macetas se fueron convirtiendo en el ejemplo a seguir, en líderes de la comunidad y vecinos de respeto, llegando a ocupar cargos públicos. Cuando el gobierno recuperó las riendas tumbó a algunos del caballo; otros consiguieron lavar su fortuna y hoy prosperan protegidos por la ley.

Y en cuanto al retorno progresivo e incentivado al campo, no tengo noticia de que algo así haya ocurrido. En la ciudad capital había miseria, sed y hambre pero no tanta como para empujar a los habaneros fuera de la urbe; el fenómeno migratorio masivo de que tengo noticia fue más bien en sentido contrario.

De la noche a la mañana La Habana se llenó de buscavidas, gente que vivía muy mal en las provincias del interior o que intentaba aprovechar el caos para instalarse en la capital. Los recien llegados levantaban un llega-y-pon en una cuarta de tierra, con una viga robada a una torre de alta tensión, una plancha de zinc extraida de una industria desmantelada, un pedazo de cartón sacado de la basura y como eso todo lo demás.

Aún en plena crisis la Habana daba vida a aquellos que venían dispuestos a todo: trabajar en la construcción, en la agricultura, en la policía, como jineteras, como pingueros, asaltantes de camino, mensajeros etc. El gobierno los deportaba masivamente hacia su provincia de origen pero ellos regresaban en el mismo tren. Hay un documental, “Buscándote Habana”, que refleja el tema.

En resumen, los capitalinos no se fueron al campo, más bien la ciudad se ruralizó, llenándose de sembrados, cochiqueras, potreros y gente de campo.

Sobre la investigación científica en el ámbito de la agricultura

Mientras fluyó la ayuda del campo “socialista” aquí se practicó una agricultura intensiva a golpe de combustibles fósiles. Los disímiles institutos de investigación tenían los ojos puestos en los avances más deslumbrantes de la ciencia y sobre todo en la biotecnología. Justo antes de La Caída los burócratas y tecnócratas tenían un entusiasmo tremendo con los cultivos hidropónicos, que necesitan un andamiage sofisticado y caro. Por supuesto que todo eso se fue a bolina en el primer soplo de la crisis pero en cuanto comenzó a gotear el maná proveniente de Venezuala se pusieron las pilas y andan girados para los transgénicos y otras lindezas semejantes. “Los bueyes lucen mejor en el plato”, es una expesión de Jorge Triana, un economista que disfruta del reconocimiento de las altas esferas y se la pasa dando conferencias a la élite política y científica.

Sin embargo, las fuerzas armadas revolucionarias (FAR) sí tenían pensada una estrategia de cómo organizar la sociedad y el trabajo en tiempos de guerra; Opción Cero le llamaban. Implementada con tino dicha estrategia ayudó a recuperar una agricultura, una farmacia y hasta una medicina natural alternativa que ayudaron a parar el golpe.

Además, con los reclutas que iban entrando a las fuerzas armadas (aquí es obligado para los hombres) la FAR organizó el Ejército Juvenil del Trabajo (EJT). Los reclutas trabajaban en granjas agrícolas por un salario miserable (siempre es mejor que marchar bajo el sol) y luego el ejército vendía barato o distribuía gratis (en escuelas, hospitales, unidades militares y centros de trabajo) lo cosechado.

Pero desde mi punto de vista fueron los guajiros y guajiras los que más hambre ayudaron a matar; con técnicas rudimentarias y a golpe de sabiduría tradicional, nucleados alrededor de la familia y sin recurrir al trabajo esclavo. La gente de la ciudad se daba viajes al campo a intercambiar cualquier cosa por viandas, vegetales o frutas.

El Estado-Gobierno estaba en la ruina y no tenía recursos para organizar ni controlar salvo lo más indispensable. Al Aparato no le quedó más remedio que permitir a regañadientes el laisser faire, que la gente se independizara. Muchos campesinos y emprendedores de todo tipo se partían el lomo con la ilusión de tener algo propio, recuperar la dignidad, ser libre. Tanto malestar había generado el colectivismo forzado que el ansia de independencia devino en uno de los motores subjetivos más poderoso cuando apenas quedaban esperanzas ni fuerzas para luchar.

Por otra parte el turismo, la inversión extranjera y las remesas familiares aportaron la moneda dura que, junto a otros factores, impidió cayéramos tan hondo como Corea del Norte.

Muchas personas de bien toman a Cuba como el ejemplo de que es posible sobrevivir a un desabastecimiento repentino de combustible y otros productos indispensables gracias al trabajo en comunidad y la guía de un gobierno socialista con respaldo popular. La idea me parece bonita pero dista bastante de la realidad.
Categories: General

Propiedad y uso de la propiedad

The Oil Crash - 6 Abril, 2014 - 23:33
Queridos lectores,

Partiendo del concepto de acceso universal tan común de las modernas tecnologías de la comunicación Gabriel Anz hace una reflexión sobre cómo tendría que ser una nueva visión del clásico régimen de aparcería para incorporar en él las ideas de mínimo vital y de sostenibilidad.

Les dejo con Gabriel

Salu2,
AMT 

La Era del Acceso




La Era del Acceso… una frase que captó mi atención y motivó mi interés por bucear en la WEB para ver de que se trata. Asociadas a ésta aparecieron otras frases y como concepto me quedó que estaríamos a las puertas de una nueva Era, en la que se cuestiona el significado y alcance de la palabra “propiedad” y por otro, se habla de que hay una migración desde la “masividad a la individualidad”. Las otras frases asociadas (y de seguro habrá otras) son:
- All That We Share- Capitalismo Distributivo- Socialismo Colaborativo- Economía Científica- Capitalismo empático.
Parece ser que en la economía capitalista actual, comprar cosas en los mercados y ser propietario de bienes es algo obsoleto, prevaleciendo el acceso a múltiples servicios, donde la conectividad y tecnología asociada que permite Internet es el protagonista de la historia. Se venden propiedades y achican inventarios, se alquilan herramientas y tercerizan prestaciones. Poseer activos hoy se considera una desventaja que quita flexibilidad y capacidad de adaptación a los cambios. Así mismo, escuchar música, ver cine, comunicarse por medio de redes sociales, etc. han pasado a formar parte de una nueva cultura, que es la del Acceso, en donde el concepto de la propiedad intelectual, de lo que es mío o no, de la posibilidad de acceder casi sin límites y hasta incluso sin costos, está derribando preceptos y estructuras sociales muy arraigadas en la historia de la humanidad moderna. Las fronteras físicas y políticas se han desdibujado con la globalización de procesos y nuestra interacción con congéneres de otras nacionalidades, razas y culturas, ha derribado barreras ideológicas al mismo tiempo que se ha logrado una conciencia mas elevada respecto de nuestros semejantes y “compañeros de viaje en éste barco” que es el Planeta Tierra.
También el concepto de “propiedad” está siendo cuestionado al hablar sobre bienes esenciales como el agua, la tierra, el aire, los recursos naturales, la biodiversidad, etc.
Al mismo tiempo, las tecnologías y la capacidad de comunicarnos en tiempo real con alguien en cualquier lugar del globo, han promovido un cambio de conciencia en cuanto a la individualidad y a la capacidad individual de promover cambios y de auto-gestionar muchos aspectos de nuestras vidas. Un ejemplo extremo podría ser la cercana posibilidad de “imprimir en 3D un corazón artificial en el living de casa” o simplemente ensamblar un mueble prefabricado o una computadora, editar textos e imágenes, producir energías alternativas en casa y sumar los excedentes de éstas a redes interconectadas para beneficio de otros y mil cosas más.
Así que entiendo que la combinación de estas posibilidades, configura y da sentido a las frases enumeradas mas arriba.
Pero… ¿No les parece que este futuro que se preconiza es demasiado dependiente del sistema BAU en el que estamos inmersos y de que por ello es altamente dependiente de energías? Y por este motivo encuentro sumamente frágil la idea. Considero que hay gente seria detrás de todos estos estudios y análisis, por lo que me llama la atención la manera en que se promueven. Ello me hace pensar en propagandas pergeñadas para anunciar los cambios que ya sabemos se vienen, pero siempre decorados de tecno-optimismo y futuros brillantes y promisorios, que es lo único que estamos dispuestos a escuchar, porque las alternativas son desoladoras desde el punto de vista de los valores y referencias actuales.
En fin… sea como sea, lo dicho hasta ahora es la introducción de lo que realmente me interesa transmitir y que extracté del concepto Era del Acceso, siempre de acuerdo con mi visión escéptica de tanto artificio y desconexión con lo natural.
Habría que hacer Historia para determinar más o menos en que momento el Hombre se separó del resto de la dinámica de los seres vivos y comenzó a pensar en la acumulación de Capital y en establecer la Propiedad sobre los bienes y recursos, pero creo que estaremos de acuerdo en general, de que coincide con el advenimiento de la Agricultura y el consecuente fin del nomadismo para establecerse en lugares de tierras fértiles y con posibilidades de riego, con el desarrollo de herramientas, con la domesticación de animales para facilitar el trabajo y la subsistencia, con el auge del comercio, etc. Surgió entonces la necesidad de establecer normas de convivencia y de hacer más predecible los embates de la naturaleza y sus ciclos, es decir de domeñar a favor nuestro fuerzas muy superiores. El descubrimiento del potencial y versatilidad de los hidrocarburos fueron el complemento que terminó por torcer el rumbo de la Humanidad hasta lo que hoy conocemos, en un lapso de tiempo lo suficientemente corto en términos históricos y geológicos, pero lo suficientemente largo como para incluir a varias generaciones que han perdido la noción del impacto de tales cambios, aceptándose estos como naturales y de pleno derecho.
Pero antes de que surja la agricultura… si estamos de acuerdo en considerar a éste momento histórico como el gran punto de inflexión, ¿no teníamos acaso Acceso -por derecho natural- a casi todo lo que la Madre Naturaleza nos proveía? Obviamente no de forma globalizada ni instantánea, pero tengamos en cuenta que antes hablábamos de recursos naturales y hoy hablamos de servicios, modas y un mundo virtual, lo cual es tremendamente diferente si pensamos que antes se involucraban bienes básicos para la supervivencia y hoy en términos generales hablamos de bienes más relacionados con la satisfacción del hedonismo que nos caracteriza.
No he visto en los escritos que hablan sobre la Nueva Era del Acceso como se resolverían de forma contundente los problemas que cada vez más gente sufre para acceder a agua limpia, a un pedazo de tierra para cultivar o tan solo siquiera para asentar sus reales.
¿De qué manera aplicaríamos un Capitalismo Distributivo y Empático, un Socialismo Colaborativo o una Economía Científica, al paradigma de vida actual, pensando en que mas tarde o mas temprano nos vamos a tener que hacer enemas de tecnología, porque no va a haber con qué hacerla funcionar y porque simplemente no es alimento?
Es la Gran Pregunta que me hago… y que les hago.
¿Está la respuesta en una vuelta a formas de vida tribales? A veces pienso que desde el punto de vista del Equilibrio del Ecosistema, de la posibilidad de Acceso a los recursos, de la obligación a ser más Colaborativos por necesidad y supervivencia, ha sido y sería lo más efectivo. ¿Pero hay espacio para pensar en otras alternativas que satisfagan en parte las necesidades del Hombre desarrollado, sin tener que volver al pasado y sin tener que plantear la posibilidad de nuestra extinción por inadaptados?
Para muchos de nosotros está más que claro que el Planeta está desbordado en su capacidad de carga y que éste ritmo de vida es absolutamente suicida. Tenemos claro también que la Naturaleza con sus mecanismos de regulación encontrará la forma de “ponernos en caja” y que en todo caso no es el Planeta el que está en peligro, sino nuestro Hábitat y la supervivencia de nuestra especie y de todas las que arrastramos con nosotros durante ésta época de excesos. Para mi la única solución es aceptar esta realidad con sentido Trascendente, porque ninguno de nosotros es eterno, pensando en las generaciones futuras, dejando planteado para ellas un esquema de dinámica social, económica y política, en el que sin tener que volver al pasado cavernícola, nos permita lograr el necesario y obligado equilibrio con la Naturaleza para la sustentabilidad del Ecosistema, mientras que podamos disfrutar de ciertos privilegios que nos otorgaría esta condición de seres vivos más desarrollados y complejos desde el punto de vista intelectual y espiritual.
¿Pero cuál sería ese punto de equilibrio?
Ya he comentado en otras oportunidades (en mis dos post “Concepto de Granja I y II”) que el equilibrio lo ubicaría entre el punto en el que desarrollemos la conciencia y empatía con la Naturaleza pues es la que cuenta con millones de años de evolución y demostrada capacidad para regenerar sustentablemente los recursos necesarios para la vida, y entre la posibilidad de modificar ciertos aspectos del Ecosistema a favor nuestro, pero sin llegar a los extremos de herirlo de muerte. Tal equilibrio lo encuentro en el desarrollo del Concepto de Granja, porque ello implicaría revertir el proceso de vaciamiento de los campos por el éxodo ocurrido hacia las urbes, para que más gente encuentre nuevamente la senda del auto sustento y la auto gestión de sus vidas (sin tener que estar todos colgados de un Sistema que se está empezando a caer en pedazos), para que produzca alimentos de forma artesanal y biodiversa y así poder prevenir y/o paliar las crisis y hambrunas que se están gestando velozmente. Está claro que debe cambiar radicalmente la forma de trabajar las Granjas, aprovechándose los conocimientos científicos que demuestran las ventajas de la preservación de los suelos, el agua, la vegetación y la biodiversidad en general, para lo cual han surgido varios métodos como son la Permacultura y otras técnicas Biodinámicas, que se basan en formas orgánicas de producción de alimentos, aunque se promuevan otras formas de equilibrios naturales, lo cual no tiene porqué ser necesariamente malo.
Lo que encuentro difícil, es como resolver el Acceso –parafraseando el título que dio origen a este Post- a una cantidad suficiente y sustentable de gente a esos recursos, para que los gestione en beneficio propio y de otros sectores de la sociedad (que no necesariamente se tienen que reconvertir en granjeros), sin que se generen conflictos de magnitudes incontrolables. Deduzco entonces que los cambios radicales no sirven por ser traumáticos en exceso y que debería lograrse una transición bajo el esquema actual de “propiedades” y preservación de “capitales y mercado”, pero otorgando formas de Acceso a terceros que le confieran Derechos de uso y usufructo mientras vivan y/o demuestren idoneidad y vocación para llevarlos adelante.
Pongamos un ejemplo… Yo soy dueño de una finca, una estancia, un terruño o como quieran llamarle y resulta que por los problemas económicos propios de una Era de decrecimiento e insuficiencia energética y de recursos tecnológicos y mecánicos acotados, ya no puedo producirlos ni trabajarlos ni cuidarlos apropiadamente. Entonces, otorgo Derechos y Acceso a gente en cantidades suficientes y sustentables para que trabaje sectores de tales tierras, a cambio de un contrato de alquiler o mediante comodato o a cambio de un porcentaje de lo producido, etc. Tales derechos podrán ser transferibles y/o heredables bajo condiciones preestablecidas, para lo cual habrá que readecuar quizás Códigos Civiles y de Comercio a las nuevas circunstancias.
Desconozco demasiado sobre temas legales y corro el riesgo de decir barbaridades grandes como casas, pero solo me interesa que quede el concepto de la idea y de cómo intento readecuar el concepto de la Era del Acceso a un escenario más realista que el que plantean otros autores, según mi entender. Como verán, mucho de lo que digo –si no todo- es de práctica frecuente en la actualidad y se ha practicado también en el pasado… la diferencia quizás pase más por la intensidad y por la necesidad de adaptación a nuevos escenarios, que como dije serán mucho más conflictivos y difíciles de llevar adelante por grupos reducidos de gente. Creo que también serían alternativas dentro del esquema de “mercado” actual, que no implicarían volver a la esclavitud o a relaciones de trabajo del tipo “empleado-empleador”, que también han demostrado tener una cantidad de inconvenientes, por los abusos de ambas partes (costos, sindicalizaciones extremas, rebeliones, etc.).
Creo también que las Cooperativas son efectivas y tendrían cabida dentro del planteo que imagino. Hay mucha tela para cortar aquí. Los grupos de transición tipo Eco Aldeas o Transition Towns creo que decantarán en amalgamas de sistemas ya institucionalizados y legislados con nuevos paradigmas, para lo que irán encontrando nuevos caminos “al andar”, debiéndose adecuar los códigos de convivencia.
En lo personal y dentro de mi propiedad, le doy vueltas a la idea de generar pequeñas parcelas de tierra con disponibilidad de agua, para que acuerdo/contrato mediante, puedan producir sus alimentos hortícolas terceros adquirentes del derecho de acceso y uso de dichas parcelas. Imagino la posibilidad de vender el servicio de cuidado y mantenimiento de las mismas, para que las personas con Derecho y Acceso a dicha tierra, no vean fracasados sus cultivos por falta de disponibilidad de tiempo y recursos para llevarlos adelante. A diferencia de una huerta comunitaria, donde es compleja la equitativa distribución del trabajo y de los beneficios (comunismo), en este caso cada uno sería “propietario” o tendría Acceso y Derecho al fruto de su trabajo y esfuerzo, en calidad y cantidad acorde. Para mi podría ser una fuente extra de ingresos, con terceros ayudándome a producir superficies de tierra que solo no podría llevar adelante.
Una persona que me está haciendo un par de trabajos, me contaba que se había estado dedicando a organizar y cuidar “huertas a domicilio”, como si fuera un servicio de jardinería o cualquier otro servicio. Huertas y Granjas “llave en mano”… ¿Cómo suena eso?
En campos grandes, como los que es normal ver aquí en la Patagonia, era de uso habitual otorgar a “medieros” áreas del predio para que los produzcan (normalmente con la cría de animales) a medias con el dueño de la tierra.
Creo que serán pasos obligados de la “vuelta a al campo” y que darán trabajo y nuevas oportunidades a los “descolgados y descolocados del Sistema”.
La transición no será fácil ni romántica, porque somos más de los que el Planeta puede sostener. Como tantos otros soy víctima del cuatrerismo y de los robos que lamentablemente van en aumento, pero estoy convencido que no es con barbarie que hay que combatir la barbarie que se hará más habitual.
El Acceso a tanta información, conocimientos y sabidurías debería iluminarnos para encontrar caminos alternativos efectivos y en beneficio del Conjunto.
Saludos a todos,

Gabriel AnzTécnico Agrónomo

Categories: General

Imparcialidad y dignidad

The Oil Crash - 3 Abril, 2014 - 17:43



Queridos lectores,

Desde hace ya algún tiempo me encuentro con una crítica recurrente a este blog. A algunas personas les parece bien que haga un análisis técnico (la palabra que suelen usar es "científico") de aspectos concretos de la crisis energética, particularmente los asociados a la producción de materias primas, la rentabilidad energética y económica que tienen, etc. Sin embargo, a estas personas les suele molestar cuando trato otros temas de índole más social, a pesar de que uso las mismas técnicas analíticas cuando hablo de exclusión social que cuando hablo del suministro de hidrocarburos. Entienden que un blog técnico ("científico") no debería tocar temas que, en su concepción, son más de opinión antes que de hecho. Incluso a veces se dice que son "demasiado políticos" (particularmente cierto si hablo de Cataluña).

Por el contrario yo creo que soy bastante coherente con mi línea editorial (que sólo rompo cuando publico artículos de otros, artículos por cierto con los que no siempre estoy de acuerdo pero que difundo aquí en aras de una pluralidad que no suelo encontrar en otros lugares). Los temas que abordo los trato (o intento tratar en la medida de mis posibilidades) desde una perspectiva lo más técnica y objetiva posible, y además los temas tratados son pertinentes, incluso fundamentales, para la discusión de este blog. Sin embargo, entiendo que se me hagan estas críticas partiendo de donde partimos, puesto que hoy en día los medios de comunicación en general y la prensa escrita en particular no tienen en absoluto una manera semejante de discutir estas cuestiones.

Hoy en día en los medios de comunicación se ha impuesto una suerte de falsa equidistancia: delante de cada tema de debate en la sociedad, ya sea la ley del aborto o la producción de hidrocarburos, se recaban las opiniones de los diversos sectores y se presentan tal cual, dejando que sea el lector quien elabore sus propias conclusiones. Se dice que tal manera de presentar las discusiones es imparcial, puesto que no se toma partido por ninguno de los sectores implicados. Tal estrategia, que podría tener cierto sentido (aunque se le apliquen algunas salvedades que detallo más abajo) para la discusión de cuestiones de opinión, es completamente absurda y nociva cuando se discuten cuestiones de hecho. Y es que los hechos no admiten discusión: pueden ser más difíciles o más fáciles de conocer -y es legítimo centrar el debate ahí en algunos casos-, pero una vez conocidos no son opinables. Peor aún, en aras de una supuesta representatividad equilibrada de todas opiniones en realidad se da un peso desmedido a las opiniones más repetidas, las cuales (dinero mediante) son las más representadas. Hace años que las grandes compañías comprendieron que esta aproximación al periodismo les favorecía, puesto que creando fundaciones, centros de estudios, etc, además de sus propios gabinetes de comunicación y medios políticos afines, podían hacer escuchar la opinión que favorecía sus intereses por encima de cualquier otra, y por eso atacan con fiereza cuando en un medio de comunicación no hay lo que denominan una "representación proporcionada de todas las opiniones" - es decir, sus propias consignas no son repetidas varias veces desde sus diversas antenas.

Este tipo de periodismo que se limita a recoger y transcribir opiniones, y que tanto abunda hoy en día, es indiscutiblemente una muestra de dejación del periodista de su labor primera: informar. Informar no es hacer una relación de opiniones como si uno estuviera haciendo un inventario; informar es buscar la verdad y presentarla correctamente a los lectores. Es lo que hace tiempo llamaban "periodismo de investigación"; lo otro no pasa de mera crónica o gaceta, cuando no directamente de publirreportaje. Y es posible que la decadencia de los medios de comunicación tradicionales se deba en parte a esta falta de compromiso con la verdad, a veces por la influencia directa de los grandes intereses económicos, pero otras veces por esa falta de búsqueda de la verdad que explicamos, y que es lo que hace que cada vez más personas busquen en la red medios alternativos donde encontrar una verdadera elaboración a partir de los hechos, un verdadero intento de llegar a la verdad.

La primera cosa a comprender es que no se puede hacer de igual manera una crónica de sociedad que la discusión de hechos medibles y observables. No hay posible equidistancia entre hecho y opinión. Y menos aún si hablamos de fenómenos naturales: la Naturaleza no negocia, y le es igual nuestra opinión. Y sin embargo te encuentras a menudo que esta visión de relatividad absoluta de los hechos, este mundo del todo es opinable, impregna todo discurso, hasta el punto de que hay una total y absoluta falta de práctica en la discusión de hechos. Muchas veces me he encontrado que después de hacer una exposición de hechos alguien me dice: "Muchas gracias por su opinión". La presentación de hechos está tan desvirtuada que la gente no distingue hecho de opinión, porque está acostumbrada a que hablando de un tema concreto los "hechos" dependan completamente de quién los transmite. En el fondo es un problema de decadencia moral de nuestra sociedad: en los debates públicos se debería exigir que las partes actuasen con honestidad, presentando los hechos de manera no sesgada y objetiva, en vez de dar una visión particular que favorezca una cierta visión. Sin embargo, la opinión pública encuentra perfectamente aceptable que la presentación de los hechos sean manipulada para favorecer intereses particulares, y eso hace que a estas alturas hecho sea indistinguible de opinión.

Esa manipulación de los hechos se manifiesta de muchas maneras. Cuando un tema afecta a grandes intereses económicos es frecuente encontrarse con campañas de confusión deliberadas, en las que se hace selección interesada de hechos -cherry picking- para hacer ver las cosas con un prisma completamente desvirtuado. A modo de ejemplo, es normal encontrarse entre los voceros del fracking ciertos argumentos, como por ejemplo que la producción de petróleo de fracking en los EE.UU se ha multiplicado por 18 en los últimos 10 años (sin decir que hace 10 años era prácticamente insignificante) y escribir eso hábilmente en una frase en la que se dice que los EE.UU. son ya independientes energéticamente (cosa radicalmente falsa hoy y que tampoco será cierta en un futuro) y sin decirlo explícitamente dando a entender que una cosa ha llevado a la otra. Cuando uno lee frecuentemente lo que dice esta gente detecta el fraude de mezclar medias verdades con mentiras porque las frases son siempre idénticas (y es que el engaño sólo funciona con unas frases especialmente construídas para ello, que por tanto se tienen que repetir prácticamente literalmente), pero al lector desavisado le puede pasar por cierto, y ese es justamente el objetivo de tales desinformaciones. Como además estas opiniones construidas con la presentación sesgada de hechos escogidos está sobrerrepresentada en los medios de comunicación, se consigue emborronar el debate y que la verdad nunca sea conocida.

La verdad, lo que creemos que es la verdad objetiva de las cosas no es, por supuesto, nunca completamente objetiva: siempre los propios sesgos cognitivos de la persona que la busca y la transmite, sus propias preferencias, influyen en lo que ésta considera "la verdad". Pero esta subjetividad inevitable en la presentación de los hechos no nos puede hacer caer en un escepticismo recalcitrante: yo siempre digo que una cierta dosis de escepticismo es conveniente, pero un exceso del mismo es puro cinismo. Lo que hay que hacer es simplemente centrarse en los hechos. La presentación de los mismos puede estar voluntaria o involuntariamente sesgada pero al menos son hechos; lo que tiene que hacer el lector crítico es buscar otros hechos que corroboren o complementen en su caso la parte de la verdad que se le había presentado. Por eso es importante que el lector sea parte activa y crítica de lo que lee; otra de las grandes deficiencias de nuestro tiempo es que los lectores y espectadores son pasivos y apáticos, y básicamente se tragan más o menos acríticamente lo que les echan, sin buscar razonar, sin comparar con informaciones previas, sin buscar inconsistencias; en suma, sin ser críticos y responsables, como corresponde ser a un buen ciudadano.

En el colmo del despropósito, a los pocos periodistas que comprenden que hay que ir más allá e informar de verdad, a los que realmente buscan la verdad y la presentan basada en hechos, no en las declaraciones de unos y otros, se les suele acabar llamando "activistas", como si su objetividad se viera empañada justamente por su búsqueda de los hechos y de la verdad. Este tipo de periodista suele tener problemas en los medios para los que trabajan, tanto da cuál sea su orientación política formal, puesto que al final todos están en manos del gran capital.
 
Y justamente una de las cosas que suceden cuando uno se centra en los hechos, cuando uno se centra en la verdad, es que se le acusa de meterse en discusiones políticas aunque uno esté hablando de ciencia, ya sea de recursos naturales o del clima; y siempre hay quien te reprocha que eso es inadecuado e impropio de alguien que se llama científico, puesto que los científicos deben permanecer puros, imparciales. Esta crítica en particular es especialmente absurda. Resulta que los estudios científicos del medio ambiente o los recursos naturales, como en realidad los de cualquier otra materia, son esencial e irrenunciablemente políticos. Pues por definición la política es la discusión de los asuntos que interesan a los ciudadanos. Como he dicho muchas veces, este blog, todo lo que en él se discute, es político, porque se trata de cosas que les interesan a los ciudadanos. Lo que no es, o no debe ser, es partidista: no se puede, desde una perspectiva meramente técnica, tomar partido por una u otra opción, entre otras cosas porque las dinámicas de partido suelen llevar a que tarde o temprano se sacrifiquen ciertas ideas en aras del pragmatismo.

¿Debe por tanto la ciencia intentar dar respuesta a cuestiones políticas? La respuesta es sí, y en realidad siempre ha sido así. La ciencia intenta dar respuesta a problemas que preocupan al hombre, y que a menudo afectan a la organización social, es decir, a los aspectos políticos. El científico no es quien para tomar las decisiones de cómo gestionar ese conocimiento, pero sí quien debe decir qué es lo que hay y qué es lo que puede funcionar y lo que no en base a su conocimiento. Conocimiento incompleto y siempre provisional, por supuesto, pero que es lo único que tenemos en cada momento, y que es mejor guía que otros intereses mucho más espurios en base a los cuales se toma tan a menudo decisiones con consecuencias lamentables.

La opinión pública está tan poco educada en el debate de los hechos, en el debate científico, que cada vez que se aborda desde una perspectiva científica un determinado tema causa extrañeza lo que se considera una rotundidad excesiva. Pasa que el debate de opiniones es siempre subjetivista y por tanto las normas de cortesía implican que los interlocutores tienen que estar dispuestos a conceder cierto beneficio de la duda al contrario; quien no lo hace así se le considera un grosero y un bruto. Sin embargo, en el debate de los hechos no hay ni medias tintas ni consideraciones; el debate científico es en ese sentido implacable pues sólo le interesa la verdad. No hace mucho me encontré, discutiendo por internet con una persona, que tras ir yo presentando hecho tras hecho, artículo tras artículo, a pesar de que siempre fui educado en mi tono el otro me repuso de forma un poco áspera: "Tienes todas las respuestas". Y es que en un debate de opiniones no es admisible ser contundente; sin embargo, hablábamos de hechos. Como le dije, la cuestión era simple: lee mis hechos y refútamelos con datos, si crees que no son correctos. Es así como se discute en ciencia. La ciencia, digámoslo aún otra vez, no es opinable. No podemos someter a votación el resultado de hacer dos más dos; siempre tendrá que ser cuatro, siempre será cuatro, independientemente de nuestras preferencias u opinión al respecto.

La enorme confusión sobre lo que es hecho y lo que es opinión, el colosal y  cínico relativismo moral de nuestra época, es lo que lleva a algunas aberraciones lógicas, como por ejemplo las que discutimos en este blog al hablar de precaución y garantía. A modo de anécdota, recuerdo haber leído hace tiempo un artículo sobre el infausto e-CAT (que el tiempo se ha encargado de mostrar que era una estafa). Quien lo escribía asumía que lo que decían los "inventores" era cierto por un "Principio de inocencia científica". Por supuesto que en ciencia no existe tal principio: los hechos se discuten por sí mismos, implacablemente; las críticas son siempre afiladas, precisas, quirúrgicas: se busca la verdad, sin concesiones; no hay presunción de inocencia: hay hechos que probar, mostrar o refutar. A veces me encuentro también, en la discusión de la magufada de turno, que hay quien me dice que "la crítica siempre tiene que ser constructiva", y de nuevo la afirmación es errónea. La crítica a las personas siempre tiene que ser constructiva, puesto que a una persona no la podemos desechar y empezar con otra: hay que intentar mejorarla partiendo de lo que se tiene, y por tanto la crítica tiene que dirigirse a construir, no a destruir. Sin embargo, la crítica a las hipótesis, a las ideas, ha de ser descarnada, implacable, lógica, feroz; y si las hipótesis no son refrendadas por los datos, si la teoría resulta falsada, se la desecha por completo y se busca una nueva. Es así como se avanza en el conocimiento.

La razón de tal confusión, de tal falta de comprensión de los aspectos básicos de la ciencia y su elaboración, vienen en una parte del exceso de peso de unas ramas concretas de las Humanidades (concretamente el Derecho y las Ciencias Económicas tradicionales) en la dirección de la sociedad, pero en una parte mayor del gran interés de los rectores de nuestro sistema económico en alimentar una confusión que sirve mejor a sus propios intereses. El primer paso para poder construir una sociedad más equilibrada y menos cínica es recuperar el respeto por el debate científico y aplicar una imparcialidad implacable en la discusión de los hechos. Es necesario para comprender cabalmente dónde estamos y hacia dónde podemos dirigirnos, y es imprescindible para recuperar nuestra dignidad como seres humanos.

Salu2,
AMT
Categories: General

La clave ucraniana

The Oil Crash - 31 Març, 2014 - 15:29


Queridos lectores,

Víctor Wilches ha escrito la siguiente pieza sobre la actual situación de Ucrania. Es un texto bastante duro y en contradicción con el discurso oficial que se suele oír en Occidente, bien argumentado y contundente. Espero que sirva para su discusión.

Les dejo con Víctor.

Salu2,
AMT

Ucrania: laboratorio neonazi, gas y petróleo


"Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista.Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro.Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío.Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí."Martin NiemoellerPastor protestante, 1892-1984.
“Todo tiene sus límites, y en el caso de Ucrania nuestros socios occidentales se han pasado de la raya, se han comportado de manera grosera, irresponsable y poco profesional”… “San Petersburgo fue la cabeza de Rusia, Moscú su corazón, pero Kiev la madre”.Vladimir PutinDiscurso sobre Crimea, 2014       


Por: Víctor WilchesAgropolis


Los tambores que anuncian el inicio de una gran guerra mundial continúan repicando en Ucrania. La injerencia a fondo por parte de EE.UU./UE/OTAN en la desestabilización de Ucrania entraña unas connotaciones geopolíticas que van más allá del golpe de estado inducido para instalar un régimen/laboratorio neonazi a las puertas de Europa. Los acontecimientos conducen a conjeturar que con esta agresión se busca alterarle el rumbo al orden internacional multipolar gestado en la última década e impedir su consolidación, y en su lugar imponer un orden internacional hegemónico, opresor, militar/mercenarizado y violento capitaneado por la plutocracia de EE.UU.
La agresión político-militar desplegada por EE.UU./UE/OTAN para forzar un nuevo orden internacional que responda a los intereses de EE.UU. está develando que inevitablemente todos los caminos conducen finalmente a una guerra frontal con China. Para llevar a cabo este arriesgado sueño imperial, Washington y Bruselas tienen que controlar/derrotar tres lugares emblemáticos: La Plaza Maidan, la Plaza Roja, y la Plaza Tiananmen. Tarea no fácil, pero el desespero puede llevar a cualquier demencial aventura, así ésta sea una pugna intercapitalista.
Esta peligrosa jugada por parte de EE.UU./UE/OTAN es producto de la pérdida de influencia y de poder global de EE.UU., cuyo declive acelerado viene acompañado de una profunda crisis económica y energética sin retorno. El modelo capitalista de producción depredó, destruyó y agotó los recursos naturales y energéticos, y contaminó todos los ecosistemas del planeta en su afán de acumulación. El crecimiento económico es cosa del pasado. Sin energía es imposible crecer. Para crecer económicamente se requiere aumentar el consumo de energía, y a la inversa, sin aumento del consumo de energía es imposible crecer económicamente. Por lo tanto, si un sistema basado en el crecimiento económico infinito no puede crecer está abocado a un colapso societal. El modelo capitalista ha llegado a su punto límite y ha comenzado su implosión arrastrado por una crisis multidimensional inherente al propio modelo. “La decadencia y caída del imperio global de Estados Unidos es el hecho más importante de la geopolítica en el mundo de hoy” (1), el colapso está en camino y su impacto es de grandes proporciones telúricas a nivel global. Ucrania acusa ser un revelador síntoma para evitar que el sistema colapse. Esta encrucijada hace que los apetitos imperiales de Estados Unidos en su huida hacia adelante por el control de territorios y de los recursos que quedan conduzcan a una guerra mundial nuclear.
El sistema capitalista estocado de muerte en el alma hegemónica imperial ha entrado de lleno en un giro geopolítico de eje geográfico/Asia/ acelerado. Los acontecimientos internacionales están testificando que la transición de paradigma post imperial-USAmericano se precipita a empellones, dejando a su paso profundas y graves crisis económicas, sociales, ecológicas, políticas, culturales, éticas y humanitarias. Ninguna transición y disolución imperial hegemónica puede ocurrir sin crisis, violencia, ni guerras, así ese escenario sea el menos deseado por la mayoría de la humanidad. Lo ideal sería que ésta fuera pacífica, pero un poder hegemónico erigido a base de violencia y de destrucción no va dar el paso al lado de manera pacífica para que otros llenen este vacío.
La actual ofensiva geopolítico puesta en marcha en Ucrania por EE.UU./UE/OTAN para remodelar el orden internacional -aparte de sus peligros, costos y desenlace final- ha dejado al descubierto dos líneas relevantes interrelacionadas que deben ser analizadas con atención: instauración de un régimen/laboratorio neonazi en Kiev; y una gran crisis energética en especial gas y el petróleo.
¿Por qué Ucrania es centro de rivalidad?
Ucrania juega un rol estratégico en los intereses y en las aspiraciones hegemónicas de EE.UU. desde siempre en su afán por controlar el mundo. Estas tendencias vienen desde tiempo atrás. A inicios del siglo XX la teoría del “Heartland” de Halford Mackinder sostiene que “Quien gobierne en Europa del Este dominará el Heartland; quien gobierne el Heartland dominará la Isla-Mundial; quien gobierne la Isla-Mundial controlará el mundo." Y más concretamente quien domina el “Heartland”, domina el mundo, especialmente si controla Ucrania.
La particular situación geopolítica de comienzos del siglo XXI revive y da un nuevo impulso y valor funcional a la región euroasiática como segmento espacial a controlar para dominar el mundo, lo cual choca frontalmente con las visiones geopolíticas del euroasianismo ruso y de la alianza sino-rusa de revivir la Ruta de la Seda. Este nuevo impulso en “occidente” vendrá de las pretensiones imperiales delineadas por el estratega de seguridad de EE.UU. Zbigniew Brzezinski, quien enfatiza la doctrina que el Estado que domine este vasto continente, el cual constituye un eje geopolítico, de hecho controlaría dos de las tres regiones económicas más productivas y avanzadas del mundo, subordinaría a África y tornaría el hemisferio occidental y Oceanía geopolíticamente periféricos. En Eurasia, vive el 75% de la población mundial y están depositadas 3/4 de las fuentes de energía conocidas en todo el mundo. Y más en concreto afirma que “Rusia sin Ucrania deja de ser un imperio, pero Rusia con Ucrania sobornada y luego subordinada, automáticamente se convierte en un imperio”. Estos parámetros expuestos muestran por qué EE.UU./UE/OTAN están dispuestos a jugar sus últimas cartas en una aventura bélica en Ucrania; y además, por qué en sus propósitos de alcanzar sus metas de dominio y control de Eurasia no existe parámetros de ninguna especie que les impida acudir a los métodos y alianzas execrables, como el apoyo a grupos neonazis y extremistas violentos de derecha.
En el complot dirigido y patrocinado por EE.UU./UE/OTAN para derribar el gobierno de Viktor Yanukóvich y empotrar un régimen neonazi en Kiev, hace gala de la combinación de una serie de elementos entrelazados que deben ser analizados.
Laboratorio neonazi en Kiev
En Ucrania no se empleó el típico golpe de estado blando sustentado en el modelo “revolución de colores” del Albert Einstein Institution, de Gene Sharp, en este caso se recurrió a la aplicación de diferentes instrumentos para llevar a cabo el golpe de estado. Estos van desde la utilización de la protesta social pacífica hasta métodos abiertamente radicales, en los que prevalecen formas de violencia extrema apuntaladas con grupos neonazis y extremistas nacionalistas y mercenarios-francotiradores.
Cambios y variantes al modelo de Gene Sharp ya se habían visto en Egipto, Libia, Siria. Allí se acude abiertamente a yihadistas islámicos como complemento central. En el actual complot en Ucrania por su importancia geoestratégica se sincronizan, se actualizaron y se ejecutan nuevos mecanismos. Por un lado tenemos el modelo de “golpe de estado blando” con toda su parafernalia: la mass media corporativa de “occidente” acusando de lo peor y demonizando hasta el paroxismo al gobierno de Yanukóvich, a Rusia y en especial a Putin (Nota: aquí el autor de ninguna manera está afirmando que Yanukóvich y Putin sean unos santos, se está es analizando el desarrollo de los acontecimientos de rivalidad intercapitalista); las ONGs actuando a tope para velar por los “derechos humanos” y las “libertades civiles y democráticas”. Además, ahora encontramos que las cancillerías, embajadas, parlamentos e instituciones de EE.UU., Unión Europea, Canadá, OTAN, OSCE, tienen una nueva misión diplomática participar abiertamente y en masa en las revueltas de la Plaza Maidan de Kiev, abrazados de partidarios de la neonazi Svoboda de Stepan Bandera y del Sector Derecho.
Por otro lado, esto va acompañado con la participación de multinacionales como Chevron orientadas a la apropiación del gas esquisto de región oriental de Ucrania –en cualquier análisis con relación a Ucrania es básico ver el papel que juegan las multinacionales en la crisis-. La firma de un acuerdo de 10 mil millones de dólares para la producción compartida de gas esquisto entre el gobierno ucraniano y Chevron, es tomado desde Washington como un paso en dirección de la independencia energética de Rusia, y en la tradición de unir los intereses de las corporaciones multinacionales bajo el paraguas y pretexto de la seguridad nacional de EE.UU. Al respecto el International Business Times afirmó que “el acuerdo de Chevron con Ucrania fue apoyado por USA como parte de su estrategia de seguridad nacional para ayudar a reducir la dependencia energética de Europa y de Kiev de Rusia.”  A la par de esto, la multinacional Cargill apunta al control de la producción de los alimentos fortaleciendo la posición comercial de la corporación en uno de los negocios al invertir más de 200 millones de dólares en las acciones de UkrLandFarming (Financial Times, enero 12, 2014). Esta empresa ucraniana que posee 500 mil hectáreas de tierra, es la octava cultivadora de tierra más grande del mundo y el segundo mayor productor de huevos. Cargill también tiene en Ucrania negocios en plantas de procesamiento y terminales de exportación en el Mar Negro. Seguramente necesitaba un puerto para aumentar el grado de control sobre el mercado. No se debe olvidar la importancia mundial agrícola de Ucrania y de la franja de tierra de gran fértil que abarca la mayor parte de las llamadas "tierras negras" o chernozem, al centro y oeste del país. Y para completar el cuadro, Monsanto, la empresa de semillas transgénicas más grande del mundo, también está ganando espacio en Ucrania donde ya controla el 40% del mercado de semillas. Jugada comercial de control agrícola que busca cerrarle espacio a China en el mercado ucraniano. Lo cual se puede inscribir dentro de las guerras por las tierras fértiles y la alimentación desatada a nivel mundial.
Esto se complementa con las medidas que el gobierno neonazi títere de Kiev ha comenzado a tomar para preparar al país para “que afronte las dolorosas pero necesarias reformas sociales y económicas” impuestas por la medicina del FMI. Una de los primeros requerimientos del FMI es que los subsidios al gas de los hogares se reduzcan en un 50%. Otros requisitos onerosos del IMF incluyen recortes a las pensiones, en el empleo estatal y la privatización de los activos y propiedad del gobierno (traducción: que las corporaciones occidentales puedan comprar a precio de regalo los bienes públicos); así como otras reducciones en los programas de gastos sociales en Ucrania (Voice of Russia: Ukraine's economic crisis: Who benefits? Who pays?).
El laboratorio neonazi/neofascista de Kiev no es un mero hecho coyuntural para Ucrania o para ciudadanos de tercera o cuarta clase. Ese es el modelo que UU.EE., la Unión Europea, Canadá y en los países del autoproclamado “occidente” vienen adecuando y refinando para implantar en sus propios países. La pérdida y la restricción continuada de las libertades civiles, políticas, sociales y derechos democráticos avanzan a pasos agigantados. Las demandas sociales y políticas son acalladas. Nada de esto existe mientras no esté en la falsimedia corporativa. La protesta ciudadana es criminalizada y penada severamente. El desmonte del estado de bienestar es a marchas forzadas y a golpe de decreto. Todo lo público y los bienes comunes son saqueados. El control e interceptación de todas las fuentes de información y a todos los ciudadanos, pese a ser uno de los más aberrantes ataques a la libertad, no es otra cosa que el miedo de estas plutocracias y sus amos. Las legislaciones nacionales del autoproclamado occidente se están ajustando a un modelo neofascista en ciernes para ser aplicado a sus ciudadanos. Por ello, EE.UU./Obama, el gobierno de Canadá y los gobiernos de Europa salieron presurosos a afirmar y ratificar que el gobierno títere neonazi montado en Kiev tras el golpe de estado es un “gobierno legítimo”. Ese experimento puesto en escena en Kiev es todo un laboratorio neonazi/neofascista que esperan trasladar depurado a sus propias naciones. Un ejemplo palmario de lo que puede pasar en inmediato futuro es la destitución del periodista finlandés Jari Sarasvuo (ver: http://rawnata.blogspot.se, Känd finsk programledare Jari Sarasvuo fick sparken; y en Helsingin Sanomat www.hs.fi/) y el cierre fulminante de su programa por entrevistar al catedrático de la Universidad de Helsinki, Johan Beckman, quien exigió la liberación de Europa de la "junta fascista" ucraniana y acusó al canciller de Finlandia de apoyo a los nazis.
Que nadie se llame a engaño. Alguien puede imaginarse a EE.UU., la Unión Europea, Canadá, la OTAN, entregándole 5000 millones de dólares a unos grupos ucranianos sin saber quiénes eran éstos (dinero confirmado por la misma la Secretaria de Estado adjunta Victoria Nuland). Ni quiénes son los que conforman esos grupos, y mucho menos darse por enterados quiénes son sus líderes. Naturalmente que todos sabían que sus pupilos/marioneta encargados del golpe eran miembros de grupos neonazis y de extrema derecha. Este monto económico aportado no es una bicoca, ni tampoco gratis. Ante la magnitud de los objetivos occidentales se podría pensar que es mucho más dinero. La infraestructura y los niveles de coordinación entre los interesados en el caos y el complot contra el gobierno de Yanukóvich y el control de Ucrania pueden ser mucho más oscuros de lo que cualquier mente pueda imaginar. La apuesta de EE.UU./UE/OTAN es una jugada geopolítica temeraria, pero ante la crisis multidimensional por la que están atravesando los conduce inevitablemente a esa aventura.
Crisis energética: Gas y petróleoLa crisis económica mundial galopante desde 2007/2008, y en especial, en los países desarrollados (mal-desarrollados es la mejor definición), se debe a la escasez y el declive de los hidrocarburos. Al no poder disponer de ingentes cantidades de energía en el mercado, fundamentalmente de petróleo, hace que el complejo sistema industrial y tecnológico, sustentado en esta fuente de energía, no pueda funcionar y mucho menos crecer. Por consiguientemente, el sistema al no poder continuar con su crecimiento y su consumo sin límites entra en crisis. El sistema ha chocado con un mundo que es finito, realidad física de la cual no se puede escapar: el cenit del petróleo.
El cenit del petróleo que ya hemos pasado, y que la propia Agencia Internacional de la Energía en su informe anual de 2010 (World Energy Outlook 2010) finalmente reconoce, y afirma que éste tuvo lugar en 2006. Además, muchos expertos y estudios señalan que el cenit de los hidrocarburos más el uranio tendrá lugar en 2018, de ser así estamos ante un problema muy grueso. Estas gráficas de diferentes reportes lo ratifican: el de la izquierda es de Energy Watch Group: Fossil and Nuclear Fuels, the Supply Outlook 2013. Y el otro tomado de The Future.



Esto cambia el panorama y le da un vuelco total a las políticas de seguridad y a relaciones internacionales de los países de las economías (mal)desarrolladas, pues en su afán de garantizar el acceso, disposición, transporte y control de los recursos energéticos chocan frontalmente con los intereses de otros países y poderes que también están compitiendo por los mismos escasos recursos. Por ello, EE.UU./UE/OTAN han estado involucrados en la última década en cantidad de agresiones e invasiones a países que cuentan todavía con recursos como gas y petróleo, o con abundante agua dulce y tierras fértiles.
En la actual situación internacional de crisis, Ucrania es una puerta crucial en la búsqueda del control de los hidrocarburos de Rusia y de las regiones del Mar Caspio y de Asia Central. Ucrania es una zona geoestratégica que juega un papel central en la estrategia de EE.UU. en sus ansias de hegemonía global. Con esta arremetida Washington, en primer lugar, busca sacar a Rusia de Ucrania y a su vez, quitarle la posibilidad de acceso al Mar Negro y a las aguas del Mediterráneo. Segundo, correr las fronteras de la OTAN si es posible al centro de la Plaza Roja. Tercero, desmembrar a Rusia para controlar sus hidrocarburos y su vasto territorio. Cuarto, tratar de estrangular a China por sus flancos norte y occidental como refuerzo de la llamada política del “pivote Asia-Pacífico” de Obama, para entrar a asestarle de golpe de gracia.
Por lo tanto, nadie se puede auto-engañar o dejarse engañar. Aquí todo tiene que ver con petróleo y gas: energía. Petróleo es casi sinónimo de poder. La trama ucraniana de EE.UU./UE/OTAN obedece al acceso y control del petróleo y el gas de Rusia, Mar Caspio y Asia Central. Sin energía y sin petróleo no hay posibilidad de sostener la máquina de dominio y es imposible parar la caída del imperio. Sin petróleo el dólar chatarra es eso chatarra, pues no hay fuerzas armadas, ni misiles amenazantes que lo impongan como moneda global.
La “aparente sensación de empate” que se presenta en la crisis ucraniana encierra muchos peligros escondidos. Esto no para ahí. Por un lado, porque EE.UU. y sus aliados europeos aunque estén contentos con su gobierno-títere neonazi en Kiev, no se van a quedar satisfechos con lo logrado. Y por el otro lado, Rusia no duerme tranquila pese a la rápida adhesión de Crimea tras el masivo referendo autodeterminación.
El forzoso alto en la marcha al que se vio obligado EE.UU./UE/OTAN, tras la rápida jugada del Kremlin al consolidar su posición en Crimea y de un control seguro de la base militar de Sebastopol, es un simple interregno para preparar los siguientes pasos. Mientras tanto, la obscura realidad es maquillada con sanciones y expulsiones de organismos que ya no juegan un papel preponderante en el contexto internacional.
La pregunta que surge es ¿qué obligó a EE.UU./UE/OTAN a hacer este alto en la marcha de conquista? Respuesta, la carencia y garantía de insumos energéticos (gas y petróleo) suficientes y seguros que permitan seguir a delante con la agresión.
Por tal motivo, petróleo y gas y su garantía de abastecimiento es el tema recurrente en actual la crisis ucraniana por parte de las élites gobernantes europeas y de EE.UU., asunto que contiene dos vertientes centrales: 1) que los países de Europa no disponen de gas y petróleo, y 2) que Europa en gran parte depende las importaciones de gas y de petróleo de Rusia.
Esta baza a favor de Rusia y el hecho de que Moscú pueda cortar el suministro de energía hace que las agresiones se detengan un momento, mientras se resuelve cómo garantizar el abastecimiento para que la economía europea no se vea comprometida y paralizada. Ante esta circunstancia han surgido las más variadas soluciones y respuestas. Estas van desde acudir a la supuesta abundancia e independencia energética de EE.UU. para usarla como arma energética estratégica contra Rusia, hasta llegar a plantearse el supuesto abastecimiento energético con gas del norte de África.
Ninguna de estas alternativas son reales, ni tampoco fáciles de concretar, por más que sus líderes las den como ciertas. En cuanto al gas procedente del norte África, surge una inquietud, si esa vía puede abastecer con tanto gas a Europa por qué no se ha puesto en marcha de tiempo atrás. Y súmele a esto que Europa no cuenta con gasoductos, ni con plantas de licuefacción de gas en Europa. Ni con plantas de almacenamiento de grandes cantidades. Por lo tanto, esto para tranquilizar a los ciudadanos puede estar bien, pero con  meros deseos no basta para garantizar la seguridad energética de un continente que no cuenta con petróleo y gas.
Con relación a la abundancia de gas y de petróleo de EE.UU. encontramos argumentaciones de que Washington podría suplir las necesidades de gas de Europa o, como afirma Angela Merkel que “El gas estadounidense podría ser una opción”. Sabrá Merkel lo que esconde la historia del gas esquisto, que no existe tal abundancia que permite exportar, y que esto no es más que una gran burbuja energética más parecida a una pirámide Ponzi. Que el decline del gas esquisto de Estados Unidos ya está en camino como lo señala este artículo de Oil Price.com “Shale Bust: North America Natural Gas Production set to Seriously Decline”. Además, Ella debería saber que los inversores están huyendo del negocio por la baja rentabilidad y la oposición de los habitantes de los lugares afectados por el fracking, por los graves problemas de contaminación medioambiental. Ella y los gobernantes europeos podrían consultar el completo estudio sobre el tema: “Baby, Drill, Baby” de David Hughes, para que no especulen con el gas pizarra de EE.UU., ni de Polonia.
Veamos cómo quedan las pretensiones de inundar a Europa con gas estadounidense, escuchemos que dicen al respecto los militares y expertos que se reunieron en la última cumbre de diciembre del Dialogo Transatlántico de Seguridad Energética. Afirma el coronel US Army Daniel Davis: “La producción del gas pizarra de USA ha soportado una meseta en el último año que es poco probable que consiga mantener la sostenibilidad a largo plazo debido al modo impresionante de las altas tasas de declive, y debido a que gran parte de la producción proviene sólo de dos o tres campos.”   
Y qué hablar de crear una “unión energética europea”, esto parece más un pomposo discurso para el oído de los ciudadanos europeos. Es algo así como no hace falta el gas ruso, no lo necesitamos. No se preocupen que si vamos a la guerra les garantizamos que no pasarán frio en el invierno. La pregunta es dónde están los hidrocarburos, quizá la UE cuenta con los recursos de otros países.
Asimismo el petróleo esquisto de EE.UU. tampoco inundará a Europa. La abundancia e independencia procedente del boom petróleo esquisto ha tocado las cumbres del pico y comienza su declive acelerado. Contemplemos la relación que presenta BP para el año 2012 con relación a importación/exportación de EE.UU., para ver si de verdad puede enviar petróleo a los sedientos países europeos. EE.UU. produjo 8.9 millones de barriles diarios, consumió 18.5 Mbd e importó 10.5 Mbd. Según la U.S. Energy Information Administration (EIA), en enero de 2014 el consumo fue de 18.89 Mbd y su producción de 8.39 Mbd, lo cual indica que tiene un déficit de 10.5 Mbd, que deben importar. Por lo tanto, en dónde está el petróleo para enviar a Europa y evitar la dependencia de las importaciones europeas procedentes de Rusia.
Al mismo tiempo, encontramos información que corrobora cuál será el devenir del boom energético de EE.UU. en el corto tiempo, y existen muchas preguntas sobre qué va a pasar cuando la burbuja procedente del gas y petróleo pizarra se desinfle. Le Monde de Francia se pregunta “Según Washington, el boom del petróleo de esquisto estadounidense alcanza el pico en 2016. ¿Después qué?” Por su parte Christian Science Monitor, enero 21 de 2014, pregunta “Qué pasará cuando el boom del shale finalice?” Mientras que  Bloomberg, feb. 27 de 2014, se refiere a que “El sueño de la independencia del petróleo de USA le tira la puerta por la cara contra los costos del petróleo pizarra”. Y Wall Street Journal, enero 28 de 2014, preocupado por los negocios se refiere a que “Las grandes compañías petroleras luchan para justificar los crecientes costos de los proyectos”. Y a manera de remate tomemos lo que dice el experto Arthur Berman en una entrevista el 5 de marzo de 2014: Seamos honestos, después de todo. La producción de combustibles pizarra no es una revolución, es una fiesta de jubilación. (Oilprice.com y en Produktionen från Skiffer är inte en Revolution utan ett Pensionärsparty!).
Lo anterior completa el cuadro. Esto sugiere y reitera que la aparente “calma que se presenta” en la crisis ucraniana, post-adhesión de Crimea a Rusia, es un periodo de preparación mientras EE.UU./UE/OTAN resuelven de manara expedita y “segura” el problema central: los energéticos, para poder seguir con los planes de copar a Ucrania, desmembrar a Rusia y continuar la marcha a Pekín.
Aquí en este momento del análisis es que aparece de forma diáfana la pieza del puzle energético que hace falta en toda esta aventura bélica: Venezuela. Los hidrocarburos de Venezuela son los que van a garantizar que EE.UU./UE/OTAN puedan continuar con sus pretensiones de imponer un nuevo orden internacional hegemónico. La desestabilización del gobierno de Nicolás Maduro es parte de la obra geoestratégica. Por lo tanto, lo que viene para Venezuela es un ataque con la combinación de todos los instrumentos posible de parte de Washington para derrocar al gobierno bolivariano, pues ese petróleo es requerido con urgencia. Ese petróleo para EE.UU. es la garantía de que no desaparezca de la escena internacional como imperio. Aquellos países que cuentan con recursos energéticos suficientes y que pueden ser apropiados para los intereses de EE.UU., deben esperar la misma medicina. País que cuente con gas o petróleo será agasajado con “bombardeos humanitarios” y la democracia le llegará con drones.
A manera de conclusión hay que resaltar el selecto gambito Sebastopol ??????ó?o?? de Putin, de la profiláctica defensa Crimea que acusa extenderse por el flanco oriental, y  que su vez, amenaza por rayos X con su poderosa pareja de alfiles: gasífero y petrolífero, el corazón de la industria y de la economía jadeante europea que no vislumbra signos de recuperación. El Zar prepara enroque corto, mientras se introducirse en las complejas estrategias del weiqi??(Go), juego de los eruditos chinos. Todo acontece bajo la atenta mirada de los bric+s, jugadores de un moderno chaturanga. Pero a pesar de tan rápidos movimientos y de las obligadas alianzas defensivas para detener el monstruo, en el tablero global danza amenazantemente una guerra mundial nuclear. En el escenario global, el orden mundial que más probable se percibe es el de un darwinismo social militar-mercenarizado regido bajo dictámenes de un neofascismo social, capitaneado por la plutocracia de EE.UU. y secundado por la Unión Europea e Israel. Si esta seria amenaza a la humanidad no logra ser contenida por los poderes que han venido consolidando el orden internacional multipolar actual, el futuro será demasiado aciago. Y si a la par de esto, los pueblos del mundo y sus luchas no cuentan con la suficiente unidad y fortaleza el futuro de las nuevas generaciones será sombrío. Por ello, todos los esfuerzos y las luchas que se emprendan para detener a la barbarie puesta en marcha son una conquista. Cada segundo que se gane para evitar que el leviatán avance es un tiempo valioso para la humanidad. El aleteo de la mariposa puede desencadenar olas de emancipación social y política a nivel global y la sed de libertad de los pueblos puede derribar imperios.
_____________________Notas:1. John Michael Greer: Decline and Fall. The end of empire and the future of democracy in 21 century America. Ed. New Society, 2014.
Categories: General

La falsa bandera de Occidente: Complot turco para entrar en guerra abierta contra Siria

Ácratas - 30 Març, 2014 - 15:22

Grabaciones de varias reuniones turcas de la Seguridad Nacional publicadas anónimamente en YouTube el 27 de marzo de 2014 demuestran la existencia de un complot del gobierno Erdogan para entrar en guerra abierta contra Siria. Presa del pánico, la administración ha cortado bruscamente el acceso de la ciudadanía turca a YouTube al tiempo que denuncia una violación del secreto militar.
El 27 de marzo de 2014, fragmentos de varias grabaciones de una reunión de la Seguridad Nacional turca fueron dados a conocer en internet. El gobierno turco bloqueó de inmediato el acceso de la ciudadanía a YouTube.

Según esas grabaciones, el gobierno de Recep Tayyib Erdogan preparó un falso ataque del Emirato Islámico de Irak y el Levante (EIIL) contra la tumba de Suleiman Shah, en Siria, para justificar una intervención del ejército turco en territorio sirio.

Suleiman Shah, abuelo de Osmán I, fundador del Imperio Otomano, estaba enterrado en la ciudad siria de Alepo. Su tumba fue desplazada en 1973 pero sigue siendo un enclave extraterritorial turco en territorio sirio.

El 20 de marzo de 2014, el EIIL exigió la retirada de las tropas especiales turcas secretamente desplegadas en Siria y amenazó con destruir la tumba de Suleiman Shah si se ignoraba su exigencia.

El problema que enfrentan los conspiradores turcos es que el EIIL había ocupado esa tumba desde hace meses sin que se produjese ninguna reacción de Ankara. Lo que podía parecer una razón relativamente justificada, pierde así todo valor y se hace evidente que no pasa de ser un simple pretexto.

A continuación, el texto de las grabaciones:

Primera parte

Ahmet Davutoglu (ministro de Relaciones Exteriores): El primer ministro ha declarado que en la actual coyuntura este ataque [contra la tumba de Suleiman Shah] debe ser considerado como una oportunidad para nosotros.

Hakan Fidan (jefe de los servicios secretos): Voy a enviar 4 sirios, si eso es lo que hace falta. Voy a crear un casus belli [1] ordenando un ataque con misiles contra Turquía. También podemos preparar un ataque contra la tumba de Suleiman Shah si es necesario.

Feridun Sinirlioglu (secretario de Estado para las Relaciones Exteriores): Nuestra seguridad nacional se ha convertido en una herramienta práctica y barata de la política.

Yasar Guler (jefe adjunto del estado mayor): Es un casus belli. Quiero decir que lo que vamos a hacer es crear un casus belli.

Ahmet Davutoglu: [...] ¿Qué debe hacer nuestro ministerio de Relaciones Exteriores exactamente? No hablo de la cosa. Hay otras cosas que se supone que debamos hacer. Si nos decidimos sobre ese asunto, tenemos que informar a las Naciones Unidas, al consulado del régimen sirio en Estambul. ¿No?

Feridun Sinirlioglu: Pero si decidimos una operación, hay que crear un efecto impactante. Quiero decir, si vamos a hacerlo. No sé qué vamos a hacer pero, sin importar lo que decidamos, no pienso que sería apropiado que avisemos a alguien por adelantado.

Ahmet Davutoglu: De acuerdo pero de alguna manera vamos a tener que preparar. Para evitar los cortocircuitos en materia de derecho internacional. Acababa precisamente de darme cuenta, mientras hablaba con el presidente [Abdullah Gul], que si los tanques turcos van allá eso significa que estamos allá, en todo caso. ¿No?

Yasar Guler: Eso significa que estamos allá. Sí.

Ahmet Davutoglu: Sí, pero hay una diferencia entre ir con aviones e ir con tanques…

Ya?ar Güler: Quizás podemos decir al consulado general sirio que el Emirato Islámico en Irak y el Levante trabaja actualmente del lado del régimen y que ese lugar es tierra turca. Ciertamente tendríamos…

Ahmet Davutoglu: Eso ya lo dijimos y enviamos varias notas diplomáticos.

Yasar Guler: A Siria…

Feridun Sinirlioglu: Exactamente.

Ahmet Davutoglu: Sí, las hemos enviado muchas veces. Por lo tanto, yo quisiera saber qué es lo que el jefe del estado mayor espera de nuestro ministerio.

Yasar Guler: Quizás su intención era decir que… en verdad no sé. Él se reunió con el señor Fidan.

Hakan Fidan: Bueno, él mencionó esta parte pero no nos detuvimos en los detalles.

Yasar Guler: Puede ser que lo que él quería decir era… ¿una nota diplomática dirigida a Siria?

Hakan Fidan: Puede ser que el ministerio de Relaciones Exteriores esté destinado a la coordinación…

Ahmet Davutoglu: Quiero decir, yo puedo coordinar la diplomacia… pero la guerra civil… el ejército…

Feridun Sinirlioglu: A eso me refería. Por un lado, la situación es diferente. Una operación contra el EIIL tiene bases sólidas en derecho internacional. Lo presentaremos como al-Qaeda. No hay problema si es algo que tiene que ver con al-Qaeda. Y se trata de defender la tumba de Suleiman Shah, es una cuestión de protección de nuestra tierra.

Yasar Guler: No tenemos problema con eso.

Hakan Fidan: Cuando suceda eso va a provocar una gran conmoción interna. La frontera no está bajo control…

Feridun Sinirlioglu: Quiero decir… sí habrá atentados, claro está. Pero recuerdo nuestra conversación de hace 3 años…

Yasar Guler: El señor Fidan tendría que recibir respaldo con toda urgencia y tenemos que ayudarlo a abastecer en armas y municiones a los rebeldes. Tenemos que hablar con el ministro…. nuestro ministro del Interior… nuestro ministro de Defensa. Tenemos que hablar de esa cuestión y llegar a una decisión, señores.

Ahmet Davutoglu: ¿Cómo fue que llegamos a poner a nuestras especiales en acción cuando hubo una amenaza en el norte de Irak? Teníamos que haber hecho lo mismo allí también. Teníamos que haber entrenado a esa gente y enviar hombres. En todo caso, nosotros no podemos hacerlo, nosotros podemos hacer únicamente lo que la diplomacia…

Feridun Sinirlioglu: En aquella época yo se lo dije a ustedes, por el amor de Dios, en general. Ustedes saben cómo fue que llegamos a tener aquellos tanques allí. Ustedes estaban presentes.

Yasar Guler: ¿Qué? ¿Usted quiere decir, nuestros asuntos?

Feridun Sinirlioglu: Sí. ¿Cómo piensan ustedes que logramos enviar nuestros tanques a Irak? ¿Cómo? ¿Cómo logramos implicar fuerzas especiales y tropas. Yo estuve metido en eso. Permítanme ser claro. No había una decisión del gobierno sobre eso. Nosotros logramos eso con una sola orden.

Yasar Guler: Bueno, estoy de acuerdo con usted en una cosa, nosotros no tenemos por qué discutir sobre eso. Pero hay varias cosas que Siria puede hacer desde ahora.

Ahmet Davutoglu: General, la razón por la que decimos «no» a esta operación es porque conocemos la capacidad de esos hombres.

Yasar Guler: Mire, señor. ¿MKE [Mechanical and Chemical Industry Corporation] no está a las órdenes del ministro? Señor, quiero decir, Qatar está buscando municiones para comprarlas al contado, en efectivo. Entonces, ¿por qué no lo hacemos nosotros? Es por orden del señor ministro…

Ahmet Davutoglu: Pero es el lugar. No podemos actuar de forma integrada, no podemos coordinar.

Yasar Guler: Entonces, nuestro primer ministro puede convocar al ministro de Defensa y al señor ministro al mismo tiempo. Después, puede hablarles directamente.

Ahmet Davutoglu: Nosotros, el señor Siniroglu y yo, hemos literalmente suplicado al señor primer ministro para obtener una reunión privada. Hemos dicho que las cosas no estaban marchando tan bien.

Yasar Guler: Además, él no tiene por qué estar sobrecargado de reuniones. Usted mismo, el señor ministro de Defensa, el señor ministro del Interior y nuestro jefe de estado mayor. Con 4 de ustedes es suficiente. No hace falta una multitud. Porque, señor ministro, la necesidad principal es que haya armas de fuego y municiones. Ni siquiera armas, principalmente municiones. Precisamente acabamos de hablar de eso, señor. Digamos que posicionamos un ejército allí, de unos 1 000 hombres. Si los metemos en esa guerra sin darles como mínimo 6 meses de municiones, entonces van a venir a vernos nuevamente al cabo de 2 meses.

Ahmet Davutoglu: Ya están regresando.

Yasar Guler: Van a venir a vernos a nosotros, señor.

Ahmet Davutoglu: Van a venir de… ¿cómo era? De Cobanbey [punto de control cercano a la ciudad turca de Elbeyli].

Yasar Guler: Así es, señor. Ese asunto no puede quedar como una carga sobre las espaldas del señor Fidan él solo, como en este momento. Es inaceptable. Quiero decir, no podemos entender eso. ¿Por qué?

***

Ahmet Davutoglu: Aquella noche habíamos llegado a una resolución. Y yo pensaba que las cosas estaban tomando un rumbo favorable. El nuestro…

Feridun Sinirlioglu: Habíamos emitido la resolución del MGK [Consejo de Seguridad Nacional] al día siguiente. Después hablamos con el general…

Ahmet Davutoglu: Y las otras fuerzas hacían verdaderamente un buen seguimiento de nuestra debilidad. Usted dice que usted va a capturar ese lugar y que los hombres allí constituyen un factor de riesgo. Usted hace que se retiren. Captura la plaza. Refuerza y envía nuevamente sus tropas para allá.

Yasar Guler: Exactamente, señor. Tiene usted toda la razón.

Ahmet Davutoglu: ¿De verdad? Así es como yo lo interpreto. Pero después… la evacuación no es una necesidad militar. Eso ya es otra cosa.

***

Feridun Siniroglu: Hay algunos cambios serios en la geopolítica mundial y regional. Eso puede propagarse ahora a otros lugares. Usted mismo lo dijo hoy y otros están de acuerdo… Nos dirigimos hacia un juego diferente ahora. Tendríamos que ser capaces de verlos [los cambios]. Que el EIIL y todo ese circo, todas esas organizaciones son extremadamente abiertas a la manipulación. Tener una región que se componga de organizaciones de la misma naturaleza constituye un riesgo de seguridad vital para nosotros. Y cuando estuvimos por primera vez en Irak del Norte, siempre existía el riesgo de que el PKK hiciera estallar aquello. Si consideramos atentamente los riesgos y apoyamos eso… como el general acaba de decir…

Yasar Guler: Señor, cuando usted estaba adentro hace un momento, nosotros estuvimos conversando sobre todo esto. Abiertamente. Quiero decir que las fuerzas armadas son una «herramienta» necesaria para usted a cada momento.

Ahmet Davutoglu: Por supuesto. Siempre le digo al primer ministro, cuando usted no está, en lenguaje universitario, usted no puede mantenerse en esas tierras sin «hard power». Sin «hard power» no puede haber «soft power».

Ya?ar Güler: Señor.

Feridun Sinirlioglu: La seguridad nacional se ha politizado. No recuerdo nada como esto en la historia política turca. Se ha convertido en una cuestión de política interna. Todos nuestros discursos sobre la defensa de nuestras tierras, sobre la seguridad de nuestra frontera, sobre nuestras tierras reclamadas allá, todo eso se ha convertido en una herramienta cómoda y barata de nuestra política interna.

Ya?ar Güler: Exactamente.

Feridun Siniroglu: Eso nunca había sucedido anteriormente. Desgraciadamente, pero…

Yasar Guler: Quiero decir, ¿no habrá al menos uno de los partidos de oposición que le aportaría a usted su apoyo sobre este tipo de asunto de alta seguridad nacional? Señor, ¿es este un sentido justificable de la seguridad nacional?

Feridun Sinirlioglu: No recuerdo ningún momento así.

Yasar Guler: ¿En qué campo podemos estar unidos si no es con respecto a una cuestión de seguridad nacional de tanta importancia? En ninguno.

Ahmet Davutoglu: [...] En 2012, no lo hicimos en 2011. Si al menos hubiésemos tomado medidas serias en aquella época, incluso en el verano de 2012.

Feridun Sinirlioglu: Ellos estaban en su peor momento en 2012.

Ahmet Davutoglu: En el plano interno estaban exactamente como Libia. Quién entra o sale del poder no tiene la menor importancia para nosotros. Pero ciertas cosas…

Yasar Guler: Señor, para evitar cualquier confusión, lo que necesitábamos en 2011 eran armas y municiones. En 2012, en 2013, e incluso ahora seguimos necesitando lo mismo. Estamos exactamente en el mismo punto. Tenemos que encontrar eso a toda costa y resolver el asunto.

Ahmet Davutoglu: Los fusiles y las municiones no son tan necesarios allí. Lo que no logramos resolver allí fue el factor humano.

Segunda parte

Hakan Fidan: Enviamos alrededor de 2 000 camiones cargados con material.

Yasar Guler: No pienso que las armas sean tan necesarias allí. Es mi opinión personal. Lo que necesitamos son municiones. Sí señor. El señor Hakan [Fidan], aquí présente, lo sabe. Nosotros ofrecimos darles un general. El señor Hakam lo pidió él mismo, personalmente. Nosotros lo aprobamos. Escogimos el general y el general fue allá.

Feridun Sinirlioglu: Para ser prácticos, el ministro de Defensa tendría que firmar lo que haga falta por el bien de la nación. Nuestro primer ministro tendría que ordenarlo, claramente.

Ahmet Davutoglu: De hecho, esta misma noche…

Yasar Guler: Esta noche, señor. No tenemos problema.

Feridun Sinirlioglu: Se había dado una orden para una operación esta noche.

Yasar Guler: Nosotros dimos un mensaje de «blitzkrieg». El propio señor Fidan debe saberlo.

Ahmet Davutoglu: Hakan, ¿qué complicaciones puede haber si mandamos tanques?

Hakan Fidan: Bueno… sin coordinación, si consideramos la correlación de fuerzas…

Yasar Guler: Por eso necesitamos la coordinación del MIT [servicios secretos turcos], señor ministro.

Hakan Fidan: …no es posible sin el número de gente armada y sus capacidades.

Ya?ar Gulen: Es por eso que ponemos la coordinación del MIT como un prerrequisito. Señor ministro, no tiene usted por qué preocuparse por esta noche. Ni por esta noche, ni por más tarde. Pero tenemos cosas que resolver a largo plazo.

Ahmet Davutoglu: Estoy considerando eso como una opción pero no podemos convencer a la gente. Mandaremos tanques y haremos fortificaciones. A partir de entonces tenemos que considerar un estado de guerra y al hacerlo estamos entrando en guerra. Estamos haciendo una operación militar.

Yasar Guler: Es una causa directa de guerra. Quiero decir, lo que vamos a hacer es una causa directa de guerra.

Hakan Fidan: No con Siria.

Feridun Sinirlioglu: No es un acto de guerra contra Siria.

Yasar Guler: No, esa gente…

Hakan Fidan: Lo que quiero decir es que sabemos que 2 y 2 son 4. Ahora bien, sabemos que lo que sucede allí no tiene verdadero valor estratégico para nosotros, más allá de la imagen política y todo eso. Ahora, si vamos a entrar en guerra, déjennos planearlo de antemano. Ahora, yo…

Yasar Guler: Eso es lo que venimos diciendo desde el principio.

Hakan Fidan: Lo que no puedo aceptar es lo siguiente: estamos aceptando el riesgo de recurrir a las armas para salvar la tumba de Suleiman Shah. Son como 4 hectáreas de nuestro territorio nacional y estamos aceptando el riesgo de una guerra por eso, por la «cosa» de nuestros 22 o 28 soldados allí. ¡Por Dios! ¿Cuántos kilómetros de tierra de este país tienen frontera con Siria? Y no nos arriesgamos a una guerra por miles de kilómetros de territorio ¿y las vidas de millones de personas? ¡Esto no es lógico! Si vamos a recurrir a las armas, hagámoslo desde el principio. Si estos tipos representan una amenaza…

Feridun Sinirlioglu: Ahora hay una excusa para eso…

Hakan Fidan: Esto es diferente, teniendo una excusa y justificación.

Yasar Guler: Bueno, nuestro ministro de Relaciones Exteriores nunca encuentra una excusa para eso… pero pueden encontrarla para esto.

Hakan Fidan: Déjenme decirles algo…

Ahmet Davutoglu: Entre nosotros, el primer ministro me dijo por teléfono que, en esta coyuntura, consideramos esto [el falso ataque contra la tumba] como una opción para nosotros.

Hakan Fidan: Comandante, si realmente necesitamos una razón, yo mando 4 tipos del otro lado a que tiren 8 cohetes donde no haya nadie… ¡Eso no es un problema! Si necesitamos una razón, podemos fabricarla. Lo importante es mostrar nuestro mutuo deseo de hacerlo. Estamos formulando aquí la voluntad de entrar en guerra, pero estamos cometiendo el mismo error que siempre cometemos. Y ese error es no ser capaces de pensar como es debido.

Feridun Sinirlioglu: Déjenme decirles algo. Son unas 4 hectáreas de tierra. Cuatro hectáreas representan una justificación muy válida en materia de derecho internacional. Además, en términos de justificación, si hacemos esta operación contra el EIIL todo el mundo estará de nuestra parte. No se preocupen por eso.

Yasar Guler: Eso no nos preocupa.

Feridun Sinirlioglu: Lo digo para todo el mundo. Así que…

Yasar Guler: Señor ministro, nuestras fuerzas están listas desde hace un año, están esperando. No es algo que comenzamos ayer. Hace un año que están esperando.

Hakan Fidan: No entiendo por qué estamos esperando por todo ese asunto de Suleiman Shah.

Ahmet Davutoglu: Hemos hecho todo lo posible en el plano diplomático.

Feridun Sinirlioglu: Necesitamos justificación, justificación.

Hakan Fidan: Ya dije que yo puedo fabricar la justificación si hace falta. No hay problema con la justificación.

Feridun Sinirlioglu: Fabricándola es otro asunto. Ya tenemos una bastante fuerte.

Hakan Fidan: Si hace falta podemos montar un ataque allí [contra la tumba], los mandamos a que ataquen. Eso haremos. Lo que estoy tratando de entender es…

Feridun Sinirlioglu: Todo eso se puede hacer. Podemos hacer lo que haga falta…

Hakan Fidan: Quiero decir que si estamos dispuestos a hacer todo esto, tenemos que hacerlo en un momento y un lugar determinados.

Ahmet Davutoglu: Hakan, como ya dijo usted mismo, si a usted le parece que hay falta de estrategia en la fabricación de una justificación, así es. Contra esos tipos…

Un oficial: Señor, antes de eso...

Ahmet Davutoglu: (OK, allá vamos, allí estaré en un momento.) Lo que quiero decir es que no podemos decirle al secretario de Estado americano que tome grandes precauciones

Hakan Fidan: Lo que quiero decir es…

Ahmet Davutoglu: Ellos podrían decir: «Bueno, ustedes ni siquiera están defendiendo su propia tierra». Muchas veces he tenido conversaciones amistosas con Kerry y él me interrogó precisamente sobre lo que habíamos acordado sobre una decisión final respecto a ese ataque.

Yasar Guler: Señor, lo hemos hecho cientos de veces, con Estados Unidos.

Feridun Sinirlioglu: Escuchen, hace 3 días ocurrió algo en la oficina del jefe del estado mayor. Ellos tuvieron una reunión de coordinación de crisis. Yo lo veía por primera vez. Los americanos…

Yasar Guler: No, ¡hemos hecho esto todo el tiempo!

Feridun Sinirlioglu: No, no. En esa reunión los americanos distribuyeron planos de la «No Fly Zone». ¿Ustedes saben algo de eso?

Hakan Fidan: Lo que quiero subrayar es que si estamos preparados para tomar una decisión tan seria por una razón como la tumba de Suleiman Shah… si estamos dispuestos a tomar tal decisión…

Feridun Sinirlioglu: No, no sólo por la tumba…

Hakan Fidan: Lo que digo es lo siguiente: si estamos preparados a tomar tal decisión, ya deberíamos haberlo hecho. Porque nuestros intereses están amenazados. Eso es lo que estoy tratando de decir (…)

Ahmet Davutoglu: Sí. Si hubiésemos tomado esta decisión antes a más pequeña escala, no estaríamos hoy ante esta disyuntiva.

Yasar Guler: ¡Pero ya habíamos tomado esta decisión!

Hakan Fidan: No se ejecutó.

Yasar Guler: No podemos ejecutar el plan. Estamos paralizados por varias razones. Los instrumentos del Estado no funcionan.

Ahmet Davutoglu: Yo no puedo aceptar eso debido a la herencia del Estado que me enseñaron. ¿Aceptarían ustedes algo así? ¿Qué pasaría si, por razones políticas, las cosas no funcionaran como es debido en el ministerio de Relaciones Exteriores? ¡Eso no tendría justificación! Cada cual tiene que asumir sus responsabilidades con determinación. Si el consulado me dice: «Señor ministro, me quieren echar. Están echando a todo el mundo. ¿Qué puedo hacer?» Pues, yo le digo: «Jubílese y pondremos a otro en su lugar.» Así es como yo veo las cosas. Así es como funciona la democracia.

Yasar Guler: Señor ministro, tiene usted toda la razón.

Ahmet Davutoglu: Por lo que yo entiendo, este Estado funciona gracias a unas pocas personas e instituciones que aún son capaces de tomar las decisiones necesarias.

Yasar Guler: Así es, señor.

Ahmet Davutoglu: ¿Vamos a echarnos atrás en este asunto?

Yasar Guler: No, señor ministro. No lo haremos.

Ahmet Davutoglu: Bien, pasemos a otra cosa.

RED VOLTAIRE


NOTA: Como consecuencia de la publicación de estas conversaciones, Erdogán ha cortado el acceso de la población turca a las redes sociales, especialmente a Twitter, que es la más rápida y seria; y a YouTube, a donde se enlazan los clips de sonido.




Categories: General

Otra década de excusas

The Oil Crash - 28 Març, 2014 - 11:19


Queridos lectores,

Los signos evidentes del deterioro social avanzan sin cesar. En el caso de España, el descontento cristalizó el pasado sábado en una gran manifestación en Madrid (foto de portada de este post), culminación de las llamadas Marchas de la Dignidad que durante las semanas precedentes avanzaron desde todos los puntos de la geografía española, con un general ninguneo por parte de los medios de comunicación. La muerte el domingo del primer presidente del Gobierno español desde la restauración de la democracia, anunciada desde el viernes (esto es, desde la jornada anterior a la manifestación) ha servido para poner sordina mediática a la que posiblemente ha sido una de las mayores manifestaciones vividas en Madrid (y a la que ridículamente fuentes oficiales le han asignado un asistencia de sólo 50.000 personas).

No es una coincidencia. A medida que se fractura el muro de seguridades sobre el que se construyó el Estado del Bienestar y se comprometen las bases mismas del capitalismo tal y como se ha entendido durante los dos últimos siglos, los medios de comunicación, cada vez más cautivos de los grandes grupos económicos que los poseen, van abandonando su obligación de informar y la van sustituyendo por la necesidad de hacer propaganda. Propaganda que busca adormecer conciencias y dar seguridades. Pero las seguridades de las que hablamos tienen una base física, en la disponibilidad de materiales  y de energía. Hace cuatro años que lo repetimos: esta crisis no acabará nunca, sin que los detalles concretos del curso de los acontecimientos  cambien este hecho simple y poco discutible cuando se mira con un poco de racionalidad.

Y sin embargo se discute, y cada vez con mayor porfía, con mayor griterío; la propaganda se dirige a intentar tapar con cinta adhesiva las cada vez mayores grietas en el muro de la realidad. Y aunque no podrán evitar su derrumbe final, sí que pueden contribuir, y mucho, a crear una imagen completamente distorsionada de lo que está pasando, a introducir suficiente ruido en la comunicación como para que una gran masa de gente acepte resignada y dócilmente el camino de la Gran Exclusión.

Durante los próximos años nos veremos abrumados con falsas noticias de bonanza energética, algunas completamente nuevas, algunas que ya están apareciendo y algunas otras que serán recicladas del pasado reciente. He creído conveniente hacer aquí una pequeña guía de algunas de las mentiras y excusas que se usarán mediáticamente para "quitar hierro" al problema energético y que intentarán hacer creer que el origen de nuestros problemas son otros grupos humanos y no lo absurdamente insostenible de nuestro modelo económico. No puedo prever todas las cosas que se dirán, pero espero que estos apuntes sirvan a algunos de guía, de faro en medio de la tormenta que se avecina.



+ El precio del petróleo: Quiero ilustrar esta discusión con una pequeña anécdota que me atañe. Hace poco vi un hilo de Burbuja.info donde se burlan de mi por lo que denominan mi "previsión fallida sobre el precio del petróleo". Quien inició el hilo fue el ínclito Alb, que tanto dio la paliza por aquí con su sueño (que ése sí no se ha materializado) de explosiva implantación del coche eléctrico y que obviamente ha hecho de meterse conmigo su cruzada personal (cómo olvida, ay, todo lo que me criticó por decir en 2010 que el 75% de los campos de petróleo decaía a un ritmo de casi el 6% anual, cuando en 2013 hasta la propia AIE reconoce que ya decaen a ese ritmo el 100% de los campos actualmente en explotación). El caso es que en su crítica Alb enlaza la imagen de apertura del post (que no es mía, sino de Dave Cohen), 



y dice: "Mirad cómo de erróneas son las previsiones de Turiel, cuando en realidad el precio ha hecho esto":



Dejando al margen que ni él ni los que comentan se han molestado en leer el post en cuestión y ver todas las salvedades que en él se hacen (por ejemplo, textualmente: "En realidad, todo esto [el post] es completamente especulativo; hay muchos factores no lineales que favorecerán que los ritmos sean más rápidos que los aquí indicados y otros que harán que el precio vaya más lentamente, pero como consecuencia de una gran devastación en la economía") lo verdaderamente curioso es que tampoco nadie se ha molestado en poner las dos gráficas juntas para ver hasta qué punto la gráfica de Dave Cohen (grosera y aproximada, pues el punto a mostrar era el comportamiento general cualitativo, no el cuantitivo) se ha parecido a la realidad:




La correspondencia está hecha a mano alzada, pero aún así es llamativo como la previsión de Dave Cohen ha capturado correctamente la tendencia y una parte significativa de la volatilidad (seguramente mejor que lo que lo han hecho en ese período tan largo de tiempo muchos analistas profesionales que cobran sueldos de 6 cifras). Y si en algo falla la previsión de Dave Cohen, como también fallaba la mía (también cualitativa, como sabrá quien sí haya leído el post), es en que los precios no caen tanto entre picos consecutivos (y que el segundo pico no es tan elevado) por las razones que yo apuntaba en el párrafo que he destacado de mi post, que en este caso se llama fracking, una técnica por la cual EE.UU. ha conseguido producir unos 2,5 millones de barriles diarios de petróleo que en condiciones de libre mercado no serían explotables y si lo son es por la técnica de exportar inflación al resto del mundo, es decir, deteriorando la economía del resto del mundo (en primera instancia la de sus proveedores, aunque éstos le endosan sus dólares sobrevalorados a sus propios proveedores hasta hacer caer el peso de la inflación implícita sobre los últimos eslabones de la cadena, que suelen ser los países suministradores de materias primas). Pero aún así este "petróleo subprime" (en expresión de fortuna de Rafa Íñiguez) ha costado caro a las grandes multinacionales del petróleo, que como ya explicamos están recortando gastos a marchas forzadas con consecuencias previsiblemente desastrosas en la producción de petróleo a corto plazo. Cómo va a afectar esto al futuro precio del petróleo depende de muchas cuestiones (como, por ejemplo, si los Estados acuden al rescate de los yacimientos no rentables, detrayendo para ello recursos que ya no llegarán al resto de la sociedad), pero lo que es obvio es que tanto si la volatilidad es salvaje como si el precio simplemente se mantiene elevado, en ambos casos será a costa de un empobrecimiento imparable de la sociedad.

En realidad, la cuestión clave no es el precio (representación del valor) sino la producción de petróleo y más específicamente la energía neta que nos deja (el valor en sí, pues es con la energía que se efectúa trabajo útil), y para ésta las previsiones no pueden ser más sombrías. Sin embargo, es más que previsible que durante los próximos años toda la discusión se centrará en el precio del petróleo, buscando a cada paso la excusa del día para justificar sus variaciones. Durante un tiempo se ha podido ocultar el declive de la energía neta (que en realidad empezó en 2010) simplemente añadiendo más volumen de petróleo sin ganancia real de energía, pero en poco tiempo el volumen de petróleo crudo disminuirá y no mucho después hasta el volumen de todos los líquidos mostrará signos de decadencia. Será tiempo de guerras y revueltas y en ese momento las excusas de distracción tendrán que ser otras. Teniendo en cuenta eso, estimo por tanto que las discusiones inanes sobre el precio del petróleo durarán desde ahora hasta dentro de unos cinco años aproximadamente. 

Por cierto que no deja de ser irónico que a pesar de la cantidad artículos desde los inicios de este blog y de charlas grabadas hace años en los que he repetido que lo importante es la producción y no el precio, aún he leído por ahí que eso es algo nuevo que digo ahora "porque me equivoqué en mis previsiones sobre el precio".
 




+ La escasez la origina la guerra; cuando acabe todo se resolverá: Tarde o temprano los conflictos que se están desencadenando en todas partes del globo acabarán por afectar a un productor importante de petróleo. En ese momento se hará patente que hay realmente un problema con el suministro de petróleo, dado que realmente faltará en el opulento Occidente independientemente del precio que se quiera pagar. Como nadie pondrá las cifras en perspectiva, nadie caerá en la cuenta de que la caída de producción de 2 o 3 millones de barriles diarios representa tan sólo el 2,2 o el 3,3% de los 90 millones de barriles diarios que se consumen en el mundo, y que una bajada así, aunque brusca, es relativamente pequeña y si hay problemas para cubrirla es porque el resto de productores realmente no pueden poner ni una gota más en el mercado, porque ellos mismos están en declive productivo o próximos a hacerlo. Todo el esfuerzo de análisis se centrará en analizar la guerra, en cómo el país en cuestión es el 4º o 7º mayor productor del mundo, como si eso explicara por qué no se puede sortear el problema de suministro; nadie explicará tampoco que ese pequeño porcentaje de volumen de petróleo representa un volumen más grande y por tanto significativo de la energía neta del petróleo que llega a la sociedad, porque todo el maquillaje contable de la espuria categoría "todos los líquidos del petróleo" esconde la realidad de lo que vale y lo que no . Con la falta repentina de crudo y el esfuerzo de la guerra, la población de los países occidentales se verá obligada a medidas drásticas de reducción del consumo, pero si acaso alguien osa relacionar la escasez del preciado líquido con el peak oil, algún analista económico de guardia saldrá a decir que tal afirmación es una barbaridad, que la escasez está causada "artificialmente" y que es "temporal", que acabará "cuando acabe la guerra y vuelva la inversión", puesto que el mundo nada en petróleo y en sustitutos del mismo. Aunque al lector avisado le casará mal tal escenario de pretendida abundancia con los problemas que estará causando la falta de producción de un sólo país cuyas exportaciones, además, llevaban tiempo bajando, a la mayoría de la población tal explicación les cuadrará.

Sin embargo, el azote cruel de la guerra no sólo se llevará su lamentable y evitable peaje de vidas humanas, sino que causará que la producción del país afectado no vuelva nunca a los niveles prebélicos. Fíjense por ejemplo en el caso de Libia: al ver que los levantamientos populares no conseguían derrocar a Gadafi los países occidentales desencadenaron una corta guerra que causó una caída en picado de la producción durante el año 2011, pero como muestra esta gráfica de Flujos de Energía durante el año 2012 la producción aún no ha recuperado los niveles de antes de la guerra:



Como ven, Libia no ha recuperado nunca el nivel de producción de petróleo que tenía en 1970, aproximadamente cuando Muammar El Gadafi llegó al poder al derrocar al rey Idris. Cuando parecía que la producción volvía a remontar, la guerra con Chad primero y las represalias por el atentado de Lockerbie después, con el embargo que siguió los ataques americanos, llevaron a un nuevo retroceso y posterior estancamiento. Y cuando de nuevo la cosa parecía que iba a remontar parece que llega el peak oil de Libia (hacia el año 2008), y después la guerra. Si uno mira con más detalle lo que ha pasado en los últimos años se ve que la situación en Libia está lejos de estar estabilizada:
 
Hay dos razones para ello: unas sobre el suelo y otras debajo del suelo. Sobre el suelo tenemos un país en una situación convulsa, inestable, con protestas frecuentes (como las que han hecho cerrar el campo Elefante en fechas recientes) que acaban interrumpiendo parcialmente el flujo de petróleo. Pero también hay razones debajo del suelo: mantener en buenas condiciones de explotación un campo maduro no es sencillo, ya que se tiene que inyectar continuamente gas o agua a presión, y si por razón de una guerra tal flujo se interrumpe reestablecerlo no es tan sencillo, puesto que al faltar el suplemento de presión la porosidad de la roca puede disminuir, al irse colapsando lentamente por acción de la presión. Además, existen muchas instalaciones desde el pozo hasta la refinería o el almacén que requieren mantenimiento continuo y que se ven seriamente afectadas por una interrupción de la actividad durante semanas, no digamos ya si son meses. Este fenómeno se ha visto en muchos países en guerra (Irak, Irán, Siria), con convulsiones sociales (Venezuela) o que sufrieron un colapso societario (Rusia, donde el nivel de producción no ha vuelto nunca a los niveles de 1980). Es por ello que cualquier país que se vea envuelto en un conflicto a gran escala difícilmente podrá recuperar su nivel de producción de petróleo previo.


+ Podemos presionar a los productores de petróleo para que produzcan más: La actual situación con Rusia muestra hasta qué punto el mundo ha ido cambiando sin que nos diéramos cuenta. Europa amenaza con sancionar a Rusia por la ocupación de Crimea, pero en la práctica es un león con garras de terciopelo: el 26% del gas y el 40% del petróleo que consume Europa viene de Rusia, así que en realidad es más Rusia la que nos puede perjudicar que no nosotros a ella. Los americanos, por su parte, se han embarcado en un rueda de peligrosas fantasías. Por un lado, quieren exportar a Europa sus excedentes de gas de fracking (sin tener en cuenta que la burbuja tiene sus días contados y que habría reventado para cuando acabasen de construir las costosísimas instalaciones de licuefación del gas para el transporte en los también carísimos buques metaneros). Por el otro, están intentando convencer a los saudís para que inunden el mundo de petróleo a bajo precio y así hundir la economía rusa; en esencia, el mismo truco que hicieron en los 80 y que tanto ayudó al hundimiento de la Unión Soviética. Sin embargo, a diferencia de hace 30 años a Arabia Saudita ya no le queda capacidad ociosa, sólo la apariencia de tenerla, y tampoco los EE.UU. se van a convertir en el primer productor de petróleo del mundo gracias al fracking.  Es decir, la capacidad real de presionar a Rusia es nula y en realidad es Rusia la que tiene la sartén por el mango, sobre todo si deciden eliminar el dólar de sus transacciones de petróleo, como ya ha acordado con China. La tremenda distancia entre el mundo en el que cree vivir la opinión pública occidental y en el que realmente vive va a dar lugar durante los próximos años a declaraciones absurdas y situaciones ridículas que serían jocosas de no ser todo tan grave y tan triste.

 
+ Ilusiones diversas en el mundo de los hidrocarburos: Mientras la guerra va dando sus negros zarpazos en uno u otro confín del planeta, los voceros de la abundancia en Occidente anunciarán que están a punto de llegar en nuestro auxilio nuevas fuentes de hidrocarburos. Hace 10 años eran los biocombustibles quienes tenían que salvarnos, y ya se ha visto que no va a ser así; hace 5 años la panacea eran los petróleos ultra-pesados y como bandera a escala mundial teníamos las arenas asfálticas del Canadá (seguidas de cerca por los petróleos de la Franja del Orinoco en Venezuela), pero eso también se ha visto que tiene demasiados límites como para cambiar sustancialmente la situación. Ahora se alienta el fracking como método fantástico para extraer gas en todo el mundo y petróleo ligero en algunas pocas zonas, pero cada vez es más evidente que es un recurso de muy baja rentabilidad y que en realidad no es más que una burbuja financiera a punto de explotar. Y así como el gas de fracking siempre fue ruinoso y se prepara ya para un rápido descenso, el petróleo de fracking, que aunque poco sí que llegaba a ser rentable, está comenzando ya a dar las boqueadas.



Imagen del artículo "Texas RRC Crude and Condensate Data, Is Eagle Ford Peaking?", http://peakoilbarrel.com/texas-rrc-monthly-update/


De aquí dos o tres años comenzará a ser evidente que el fracking no va a cambiar el mundo ni, muchos menos, apuntalar la fantasía de que los EE.UU. van a ser independientes energéticamente; y dentro de 5 años el fracking estará prácticamente olvidado (aunque cuando se saque el tema el experto en energía de turno dirá que se abandonó "por un exceso de regulación de los Estados", dando a entender que los Gobiernos cedieron a la histeria ecologista desinformada). Y después del fracking, ¿qué? Pues volverán los mitos recurrentes de los últimos 10-20 años: el petróleo del Ártico, las formaciones pre-sal de Brasil y de la costa africana occidental, los hidratos de gas, incluso si son osados los recursos de la Antártida... Se harán nuevas y costosas campañas para intentar demostrar la capacidad comercial de todos esos recursos, los diarios se harán eco de que ya están aquí, que casi los podemos tocar con la punta de los dedos, pero nunca llegarán a explotarse a escala significativa, pues si todos los que ya hemos enumerado son de mala rentabilidad, estos otros son directamente ruinosos ya en la fase de inversión previa. Sin embargo, los clarines de la prensa harán creer a más de uno que el "problema del petróleo" (del que cada vez más se será consciente) está a punto de resolverse.

+ El carbón: Hay quien enlaza mis artículos anunciando un revivir del sector del carbón en España, quizá sin ver que en realidad toda nuestra sociedad está amenazada por la escasez energética y que quizá para que sean energéticamente rentables esas minas de carbón en España se acaben explotando con esclavos humanos, de facto o de iure. Lo cierto es que la energía del futuro es la energía del pasado: en todo el mundo el consumo de carbón sube, sube más deprisa desde que el consumo de petróleo está estancado, y muy pronto el carbón sobrepasará al petróleo como primera fuente de energía primaria a escala mundial (si no le ha sobrepasado ya). El problema con el carbón es que también se espera que llegue a su cenit en no muchos años más; por ejemplo, de acuerdo con la previsión del Energy Watch Group se espera que su máximo (en energía producida) se toque hacia 2020:



Cabe destacar que, debido a las características geológicas del carbón (puede ser extraído prácticamente a mano si así se requiere, al contrario que el petróleo y el gas), es posible que se pueda retrasar ligeramente su pico y alargar la meseta productiva (en la línea de lo que ya muestra la gráfica arriba). Lo cual no son necesariamente buenas noticias desde el punto de vista de la carga humana que tendrá que soportar esa sociedad basada en la extracción del último carbón, rentable sólo en penosas condiciones de explotación. En todo caso, y aún en las mejores condiciones de explotación, el carbón no nos va a permitir volver a los ritmos crecientes del pasado; es sólo un tiempo de descuento, un "viejo amigo fiel" que nos puede ayudar un tiempo si somos capaces de aprovecharlo (aunque dado su impacto ambiental cabría preguntarse si realmente queremos su ayuda). Para cuando la escasez de petróleo sea flagrante, los medios de comunicación nos contarán que científicos locales han descubierto un método novedoso y ultra eficiente para convertir el carbón en "petróleo" (eso dirán), "con mejor octanaje" (en referencia a las gasolinas que de él se deriven) y que las reservas locales (por ejemplo, en el caso de España) permitirán asegurar el suministro del país durante al menos 200 años. En realidad el descubrimiento será una pequeña mejora del centenario proceso de Fischer-Tropsch, conocido y usado desde hace mucho, y la exageración provendrá, como siempre, de confundir reservas (lo que se puede sacar del suelo) con producción (a qué velocidad sale). En la práctica la sociedad española y otras en semejante situación tendrá que aprender a pasar con menos hidrocarburos líquidos, que se reservarán para servicios críticos, mientras que el carbón para quemar en las calderas de calefacción será un lujo no al alcance de cualquiera.

+ Hay escasez porque se quiere, tenemos energía renovable para dar y regalar:  Este tema se ha tratado in extenso en este blog. La energía renovable es sin duda la que nos quedará en el futuro a largo plazo, pero no puede cubrir ni de lejos el agujero tan tremendo que está dejando tras de sí el petróleo y dejarán en algunos años más el gas y el carbón. Las renovables tienen muchos límites, tanto los asociados a las necesidades de capital, de materiales, de ubicaciones para paneles fotovoltaicos y aerogeneradores,  y tienen también limitaciones a su potencial máximo (tanto la eólica como la fotovoltaica - de ésta última aún me falta por escribir el ensayo correspondiente y por eso no está enlazado). Por otro lado la TRE de la fotovoltaica es baja y en general se plantea la duda de si la TRE sería demasiado baja sin combustibles fósiles; si, en suma, los actuales sistemas de generación renovable no son más que meras extensiones de los combustibles fósiles. Además, viendo cómo evoluciona el consumo de energía eléctrica y entendiendo por qué pasa eso se comprende que el actual modelo de implantación de centrales renovables no va a resolver la crisis energética (en parte porque se está planteando el problema equivocado).

No obstante todo lo enumerado aquí arriba, aún durante demasiado tiempo se insistirá desde ciertos sectores que este modelo de inversión en energía renovable es el camino correcto, la buena dirección. Se crearán facciones en el debate público propagado y espoleado por los medios de comunicación: por un lado los defensores de los nuevos yacimientos fantasiosos mencionados aquí arriba o de alguna otro tecno-fantasía relacionada con la energía nuclear (ya sea la más que improbable fusión o los reactores de IV Generación con los que se experimenta desde hace 70 años); por el otro, los defensores de este modelo de generación renovable. La opinión pública estará convencida que ésas son todas las alternativas disponibles y asistirá al debate esperando a que al final alguien gane, a que una solución a nuestros graves problemas se imponga. Por supuesto tal cosa no pasará nunca y cada vez estaremos más hundidos económicamente, pero distraídos creyendo que nuestra salvación radica en ese falso e inmóvil debate.

+ La clave es la superpoblación: Este tema sale algunas veces en el blog, y no es uno sencillo de abordar. Obviamente, somos muchos en el planeta y, como alguna vez se ha comentado, el número de hectáreas cultivables por habitante es de sólo 0,16, es decir, 1.600 metros cuadrados, un cuadrado de 40 metros por 40 metros. Está en el límite de la capacidad de carga de un ser humano, y eso con un suministro de energía fósil enorme. Es por tanto obvio que si no se toman medidas correctoras se tomarán automáticamente las que ejecuta la Naturaleza en este tipo de situaciones: hambre, epidemias, guerra y muerte.

Un problema tan crítico y tan delicado, que requeriría una gestión integral (de modo que aprovechásemos los recursos no renovables restantes para adaptarnos suavemente a la capacidad poblacional sostenible del planeta durante las próximas décadas) no va a ser en absoluto abordado de esa manera, y así los medios de comunicación tenderán a hacer un discurso cada vez más simplista y cada vez más xenófobo y de trazos gruesos. En un determinado momento la base social comúnmente aceptada probablemente será que lo nuestro es nuestro y que hay que echar a los de fuera, que vienen a aprovecharse de lo nuestro (ignorando quiénes somos y de dónde venimos). Como es un discurso simplista y ramplón pero fácilmente popular por populista, y viendo cómo está evolucionando Europa a ese respecto, mis esperanzas de que se imponga un mínimo de racionalidad, si son bajas respecto al resto de cuestiones, respecto a ésta son nulas.

+ Los problemas con el cambio climático: Otro frente de negación y confusión es el relacionado con el cambio climático. Hace un año publiqué aquí un artículo titulado "Un año sin verano", del cual se han burlado repetidas veces en diversos foros de internet con el curioso argumento de "¿Ves? Este tío se equivocó: sí que hubo verano". Quien dice eso demuestra, una vez más, que lo único que leyó del artículo fue el título. Para nuestra desgracia, el problema que se describía en aquel post (la inestabilización del chorro polar, que es cada vez menos zonal y más meridonal) persiste, con consecuencias inciertas para nuestro futuro.




Los episodios de oleadas sucesivas de frentes de fuertes lluvias en el Atlántico Norte, el estacionamiento del Vórtice Polar en la zona oriental de los EE.UU. y las sequías en la zona occidental están fuertemente relacionados con el problema del Jet Stream, y aún así se persiste en intentar desdeñar los problemas como cosas que caen dentro de una más o menos pretendida "normalidad". En ese sentido, es llamativo ver con frecuencia en los medios de comunicación cómo gente con conocimientos de meteorología hacen de menos las tendencias actuales y por ejemplo explican que en 1962 la mínima de temperatura de Junio en Cuenca fue inferior a la observada en 2013 o que en 1958 hubo mayores marejadas en Santander, y sin embargo no son capaces de entender que nunca se había visto fenómenos de tal amplitud en todos esos puntos al mismo tiempo (es lo que en estadística se llama comparativa de estadísticas marginales frente a la comparativa de estadísticas conjuntas). Cuando se insiste una y otra vez que para descifrar tendencias estadísticamente significativas hace falta ver la evolución del patrón climático durante décadas, lo cual es cierto cuando se habla de las marginales, también se desdeña que un patrón conjunto de muchos puntos al mismo tiempo tiene mucha mayor significación estadística que una serie larga de un sólo punto (por razón de una propiedad básica en Física Estadística: la ergodicidad). No obstante, se intenta tranquilizar a la población incluso en presencia de fenómenos significativamente anómalos, y lo cierto es que aún lo consiguen: hace poco me contaban en Gijón como una anciana que llegaba a su casa en medio de una terrible marejada que inundaba su calle se encontró con un asistente a una de mis charlas, y ella misma le dijo que nunca en su vida había visto cosa semejante; cuando él le comentó que posiblemente fuera una consecuencia del cambio climático ella le contestó: "Bueno, eso yo ya no lo veré". Y en cierto modo es cierto, porque lo tiene delante pero no lo ve.

Al final, parece un poco extraña la insistencia en usar plantillas del pasado para intentar describir el comportamiento del clima en el presente y futuro si uno entiende que en realidad este clima está cambiando. Básicamente, podríamos decir que una parte de los meteorólogos de manera implícita no cree en la validez del cambio climático, puesto que insisten en creer que el futuro es una réplica del pasado.

El problema más serio a corto plazo con la desestabilización climática es su efecto sobre la producción de alimentos y las posibles guerras que se puedan desencadenar por su causa (las Guerras del Hambre). A pesar de ello, todos estos asuntos se taparán con ilusiones tecnológicas de remedios técnicos para combatir una fuerza que supera en órdenes de magnitud la capacidad industrial del Hombre, y con apelaciones al consumo responsable y el ahorro que en realidad ocultan la necesidad de consumir menos por la menor disponibilidad que poco a poco habrá de todo. Lo que pueda acabar pasando con el Cambio Climático es imposible de saber con certeza ahora mismo, aunque los escenarios de futuro, si no se hace nada en absoluto, pueden ser próximos a un cuento de terror.


*********************************************


Y aquí acabo mi catálogo no exhaustivo de excusas para la próxima década. Al final, todas las excusas tienen un mismo punto en común: la oposición férrea a cambiar el sistema económico por uno verdaderamente sostenible y la necesidad de mantener a ultranza el BAU cueste lo que cueste, engañando a la gente por los medios que sea con tal de conseguirlo. Es herejía cuestionar las bases de nuestro sistema económico y por eso se va a retorcer la realidad tanto como sea necesario para mantener la ilusión el máximo tiempo posible, aunque sólo sea unos segundos más y aunque eso nos deje peor preparados para lo que suceda a la caída del capitalismo.

A pesar de todo lo expuesto, se observan últimamente algunas grietas en la complacencia oficial. Hace poco el Banco de Inglaterra hacía público un sorprendente artículo de investigación que tira por tierra las ideas convencionales sobre la creación del dinero, con graves consecuencias sobre lo que significa nuestro sistema monetario. Un estudio científico financiado por la NASA, por un lado, y un informe la ONU, por el otro, alertan de un más que probable colapso de la sociedad. Incluso por el lado de la economía más tradicional, hace unos días se publicaba en la Carta de la Bolsa un artículo en el que un economista bastante convencional convenía, sobre bases completamente racionales, que la escasez de recursos es un serio problema y que cambiará nuestro mundo. ¿Será todo eso suficiente? ¿Estamos a tiempo de parar la barbarie?





Salu2,
AMT
Categories: General

La energía y la tristeza

The Oil Crash - 24 Març, 2014 - 08:11


Queridos lectores,

En estos días tristes en los que se ningunea el clamor popular mientras seguimos nuestro descenso imparable a ninguna parte, Javier Pérez nos ofrece esta semana un ensayo de corte nostálgico. Sensaciones que más de uno habrá experimentado al comprender lo inevitable, lo inexorable del Oil Crash. Tristeza que tenemos que saber convertir en la fuerza para seguir adelante.

Les dejo con Javier, es decir, en buenas manos.

Salu2,
AMT




La energía y la tristeza

    Perdonadme que hoy venga poético.Los que estáis acostumbrados a leerme sabéis que prefiero el estilo directo, a veces incluso un poco brutal, para acercarme a las líneas que determinan nuestra sociedad. Nuestras construcciones mentales, a veces tan alejadas de lo posible como de lo razonable, necesitan esa clase enfoque, o eso me parece.    Pero hoy no. Hoy he estado leyendo varios artículos, incluidos los dos que se han publicado en este blog sobre la gran disonancia, y creo que no es tiempo de palabras altisonantes, ni de grandes ideas, por más que siga pensado que la situación que vivimos requiere soluciones un tanto drásticas y una dosis de realismo muy superior a la que habitualmente nos recetamos.    Lo creo de veras: esta crisis no va a acabar nunca, y si acaba no será del modo que esperamos, ni será encaminándose de nuevo hacia el crecimiento como si no hubiese límites y no tuviéramos que preocuparnos de los recursos. Hay límites, hay barreras, se puede imprimir dinero pero no se puede imprimir energía, se puede generar deuda respecto a otras personas u otras naciones, pero no se puede declarar bancarrota de tierras fértiles, de agua potable o de ciertos minerales y pensar que todo funcionará igual al día siguiente.  Lo sé cuando razono y lo sé también de un modo más profundo, cuando conduzco por los campos de esta tierra leonesa mía, medio abandonada, henchida de posibilidades agrarias que tardarán aún muchas décadas en consumarse pero que sin duda llegarán a aprovecharse. Llegará un día en que cada palmo de terreno conquistado a no sé quién, será importante. Llegará un día en que a los andurriales se les llame de nuevo capital, como hacían nuestros abuelos. Llegará un día en que el abandono será de nuevo lujo, como las grandes fincas convertidas en otro tiempo en coto de caza para solaz de los ricos, pero entre tanto y no, tenemos lo que tenemos: abandono y andurriales pedregosos, que ni siquiera con tractor es rentable roturar.     Pero algo se ha dado la vuelta en alguna parte, insisto. Insisto en que lo sé mediante la razón y también mediante el instinto. Preguntadle al vuestro, que algo os dirá. Apagad la radio y encended la nariz, intentando recuperar al ser primitivo que aún yace emboscado en el cerebro profundo. Algo os dirá, estoy seguro…Por mi parte, os diré lo que veo, o lo que pienso, o lo que siento. O simplemente lo que se mezcla después de estas tres operaciones.No habrá nuevas etapas de enorme crecimiento. No habrá nuevas décadas de derroche y abundancia, con todo el mundo sonriendo con la alegría del que no sabe sumar ni dividir,  pero no por ignorancia, sino porque no le hace la menor falta. No estamos ante el fin del mundo, por mucho que a veces nos dejemos todos llevar por el madmaxismo apocalíptico. Ante lo que estamos es ante el fin de  la despreocupación y quizás el fin de la alegría, o de la sonrisa idiota, que no es lo mismo… Habrá otras burbujas, por supuesto, pero no se repetirá en España la de la vivienda, porque en muchos años no nos volverá a sobrar gente, ni nos plantearemos un mundo donde haya que construir más casas para los que vengan atraídos por nuestra prosperidad. Atraeremos quizás más gente, pero serán pobres, frustrados y violentos, no esa gente que soñamos en nuestras mejores fumadas de marihuana o chupadas de piruleta, gentes llenas de ilusión y sin rencor hacia nosotros a los que les guste nuestra país, nuestra cara, nuestra paella y nuestro sentido del humor.  Vendrá más gente, sí, pero vendrán los que nos odian, los que están convencidos de que les debemos algo y tienen derecho a cobrárselo, los que están persuadidos de que somos débiles y seremos presas fáciles. Esos vendrán, por supuesto, y a pesar de los imbéciles (he dicho imbéciles, no es una errata) que se pondrán de su parte porque desean la destrucción de sus vecinos y parientes (venganzas de familia disfrazadas de no sé qué…), no querrán compartir nada, ni  construir nada, ni generar riqueza común. Vendrán cuando ya no se trate de generar riqueza, sino de repartir los restos de lo que quedó, y no serán una nueva esperanza, sino una nueva amenaza. No será una solución, siquiera temporal, sino un nuevo golpe a lo que para entonces (que ya es ahora) vaya quedando.Y eso nos entristecerá, quizás justamente, no lo dudo, pero así será. Porque la tristeza es la idea clave de todo esto. Hubo un tiempo en que se creyó que se podía llegar a la fuerza a través de la alegría, y hoy nos encontramos con que es posible llegar al gran cambio, a la gran revolución, a través de la tristeza. ¿Quién lo iba a decir?Porque la falta de opciones, de energía y de fuerza nos traerá tristeza. Cualquier viejo lo sabe. Cualquier viejo nos lo contaría si le diésemos cinco minutos para contárnoslo.    Tendremos tristeza cuando veamos desmoronarse ese rasgo tan nuestro, tan actual, del amor por el paisaje. Y así sucederá cuando y tengamos que ir quemando nuestros árboles, unos convertidos en pellets (cuando se acaben los residuos convertiremos los árboles en residuos para venderlos . Ya se está haciendo y ya se le está llamando energía renovable…) y otros simplemente convertidos en leña. Esa es la seña del progreso, o de la derrota: llamar leña a los árboles. Y ya lo hemos visto, y lo veremos. Y será triste cuando tengamos que decidir entre el árbol que cae y el niño que pasa frío.Tendremos tristeza cuando las carreteras no se reparen, los edificios no se pinten, las ciudades vayan decayendo lentamente a medida que no se pueden desplazar a ellas los que viven en las afueras y se vuelvan a integrar las chimeneas con las viviendas, como en los viejos tiempos, en una amalgama de contaminación y producción forzada. Será quizás el regreso de Dickens, y será una clase de tristeza distinta a la que conocemos o incluso a la que esperamos, porque estamos acostumbrados, mentalmente, a pensar en las crisis como en un montón de gente que lo pasa mal, pero no tanto como una serie de cosas que todos perdemos, como quizás el alumbrado público, o la basura recogida todos los días, o la disponibilidad instantánea de agua caliente.Porque también tendremos esa tristeza: la de las cosas que dejan de brillar y la de las cosas que dejan de oler bien. Cuando la basura se acumula durante días en las calles, todo apesta. Cuando la red de alcantarillado no se puede mantener como es debido, todo apesta. Hablaremos otro día de lo que cuesta retirar los lodos de esas redes, y de lo que cuesta realmente la retirada de residuos. Baste hoy con decir que son cifras enormes y que todo apestará.Y las noches se volverán oscuras a medida que vayan cayendo nuevas líneas de farolas. Unas desaparecerán porque roben el cable, convertido en metal precioso, y otras para ahorrar el suministro, pero seguirá la tendencia a devolver a la noche lo que es de la noche.  No es un pronóstico, sino algo real: acabo de volver de Alemania, ese país que nos señalan como ejemplo, y he visto que hay una farola cada sesenta metros, con una bombilla de bajo consumo colocada en el medio de la calle (no una en la acera derecha y otra en la izquierda, no…) ¿Os imagináis qué grado de penumbra ofrece eso? El que sólo se puede soportar en un lugar donde la gente no tiene miedo a salir a la calle, o ni siquiera le gusta salir.Todo esto es tremendamente triste y cambiará nuestra percepción del mundo, o ya la está cambiando. Pero lo peor es que sobre todo tendremos la tristeza de mirar a nuestros hijos y no poder convencernos de que tendrán una vida mejor que la nuestra. Parece una fruslería, pero es fundamental: cuando pierdes la esperanza de que tus hijos vivan mejor que tú, entonces todo te es indiferente. Ya no vale la pena luchar por un mañana que será más oscuro, ni se confía en la sociedad, no se defienden las instituciones. Si crees que tus hijos no tendrán la sanidad que tú disfrutaste, si crees que tus hijos no aprenden ya casi nada en el colegio, si crees que tus hijos tendrán un trabajo de mierda, no hay nada que la sociedad pueda pedirte, porque no le darás nada de buen grado a esa sociedad. Nada en absoluto que no consiga arrancarte.Cuando esta idea se extiende, todo lo que quieran de ti te lo tendrán que arrancar a la fuerza. No pagarás ni un duro de impuestos si puedes evitarlo. No ayudarás en nada. No arrimarás el hombro. ¿Para qué, si tus hijos no disfrutarán nada de eso? Es la hora de la trinchera y la muralla, la hora de los pequeños grupos, ya sean sociales, locales o familiares: grupos que se cierran sobre sí mismos y que miran con desconfianza el que viene de fuera, o de lejos.El Imperio romano terminó el día que el Emperador dio orden a las ciudades de amurallarse. Aquello significaba que el emperador ya no podía defenderlas y significaba también, tácitamente, que ya no había razón para que esas ciudades le pagaran impuestos. Fue la hora del sálvese quién pueda. Nuestra civilización terminará el día que asumamos que nuestros hijos tendrán menos que nosotros, vivirán menos años y sufrirán más. El gran agujero por el que nuestro mundo hará agua tal vez se abra en ese flanco: en el flanco de la esperanza, en el casco de la alegría. Millones de padres lo han aguantado todo en el mundo para que a sus hijos les fuese un poco mejor, pero en cuanto quede claro que esto no será posible será el fin del sacrificio, el fin del silencio y el fin  de la paciencia. ¿Quién sostendrá entonces el globo?Tendrán que buscarse otro Atlas. Y será difícil encontrarlo. Mucho.

Javier Pérezwww.javier-perez.es
Categories: General

Teoría de la congestión

The Oil Crash - 20 Març, 2014 - 11:27


Queridos lectores,

Luis Cosin nos ofrece esta semana un interesante ensayo sobre los efectos de la congestión, no la nasal a la que estamos habituados en períodos invernales, sino cuando muchos usuarios se bloquean entre así al intentar acceder a un recurso limitado.

Salu2,
AMT  

FENÓMENOS DE CONGESTIÓNEn un post anterior tratamos la relación entre disponibilidad de recursos y libertad de elección, y dimos una pequeña ilustración de lo que en matemáticas se conoce como “grados de libertad”.Vamos a profundizar un poco en este tema, siguiendo las ideas de Brian Arthur, economista e investigador de Stanford. Una exposición excelente y muy didáctica de lo que vamos a desarrollar en este post se encuentra en el libro “El Átomo Social”, de Mark Buchanan, que usaré como guía.Intuitivamente, todos sabemos que, en un juego de asignación de recursos a usuarios, cuando el número de recursos que se asignan es más que suficiente para satisfacer todas las necesidades de todos los usuarios, la sensación que tenemos es de libertad de elección, de ausencia de límites y de inexistencia de condicionantes sobre nuestro comportamiento y nuestras elecciones.Básicamente, podremos hacer “el uso que queramos” sin que encontremos obstáculos ni inconvenientes para ello.A medida que la relación recursos/usuarios disminuye, empiezan a manifestarse restricciones, que aplican sobre el conjunto de todos los usuarios. Ninguno de los usuarios experimenta directamente estas restricciones, pero en el agregado se producen lo que podemos denominar “cuellos de botella”, que son situaciones puntuales, provocadas por una combinación de decisiones individuales, en las que se da la incapacidad puntual de dar una respuesta satisfactoria a todas las necesidades planteadas. Llamamos a este fenómeno “congestión”.Podemos observarlo diariamente en los atascos que se producen en las grandes ciudades en hora punta.
 Lo que se observa en la realidad es que los episodios de congestión se producen con mucha más frecuencia, y mucho antes de lo que sería de esperar suponiendo un comportamiento “racional” de los usuarios.Volviendo al caso de los atascos de tráfico, con frecuencia se observa que unas infraestructuras calculadas teóricamente para soportar el tráfico medio diario, e incluso el tráfico en hora punta normal, se colapsan con mucha más frecuencia de lo que sería de esperar.A la hora de modelizar un comportamiento que es un agregado o suma de comportamientos individuales, todo resulta mucho más sencillo si asumimos que dichos comportamientos individuales son independientes (es decir, que la decisión particular de un individuo no influye en las decisiones de los demás). En estas condiciones, un resultado muy importante de la estadística matemática denominado “teorema del límite central” afirma que la distribución del agregado sigue una curva muy particular: la distribución normal o gaussiana.La experiencia confirma este resultado teórico en multitud de fenómenos naturales. Así, son normales: la distribución de tamaños y estaturas en una población, la esperanza de vida, las calificaciones en un examen… etc.Sin embargo, en multitud de fenómenos sociales, humanos, donde una parte de la variabilidad es explicada por decisiones individuales, se observan lo que se conoce como “colas anchas”, es decir, la probabilidad de aparición de fenómenos extremos es muy superior a la que cabría esperar de una distribución estadística normal:
 Esta observación no es baladí: la sonada quiebra del fondo de inversión especulativo Long-Term Capital Management, donde trabajaba lo mejor de la materia gris de Wall Street (incluidos dos premios Nóbel de economía), se debe a que el modelo que utilizaba para predecir la volatilidad de un activo financiero se aproximaba a una distribución normal, y falló estrepitosamente a la hora de predecir la probabilidad de movimientos de gran calado en un periodo de tiempo dado (como finalmente ocurrió).Un caso particular, definido como “El Bar El Farol”, sirvió de inspiración a Brian Arthur para encontrar un modelo alternativo, que permite explicar mejor el fenómeno de la congestión, y que se engloba dentro de lo que genéricamente se llaman “juegos de la minoría”:“El problema del bar "El Farol" es un problema planteado en el marco de la teoría de juegos. Se basa en una anécdota real acontecida en un bar de la ciudad de Santa Fe (Nuevo México) llamado "El Farol" y fue planteado inicialmente por el economista Brian Arthur[1] en 1994. El planteamiento del problema es el siguiente: En Santa Fe hay un número finito de personas. El jueves por la noche, todo el mundo desea ir al Bar "El Farol". Sin embargo, "El Farol" es un local muy pequeño, y no es agradable ir si está repleto. Así pues, existen las siguientes "reglas" en el lugar:
  • Si menos del 60% de la población va a ir al bar, entonces es más divertido ir al bar que quedarse en casa.
  • Si más del 60% de la población va a ir al bar, entonces es menos divertido ir al bar que quedarse en casa.
Lamentablemente, todo el mundo necesita decidir si ir o no ir al bar al mismo tiempo y no es posible esperar para ver cuanta gente antes que ellos ha decidido ir.”Casos como éste muestran que los seres humanos no toman decisiones racionales. La decisión racional en este caso sería ir la mitad de las veces, quizá aleatoriamente, es decir el bar estaría siempre medio lleno, cosa que no ocurre en la práctica.Lo que propuso Brian Arthur es que, en casos como éste:
  • La gente “aprende” a reconocer patrones y tendencias pasadas.
  • A partir de ellos, elaboran teorías de lo que ocurrirá en el futuro, racionalizando las observaciones.
  • Y dichas teorías son la base de sus decisiones.
En este caso, las “teorías” podrían ser cosas como:
  • “El bar siempre está vacío después de un día de lleno total”.
  • “El bar suele estar lleno a principios de mes”.
  • “El bar está lleno en verano”.
  • …etc.
A poco que pensemos, en realidad el número de teorías “prácticas”, es decir, realmente tenidas en cuenta por una cantidad significativa de personas, es relativamente pequeño. Basta observar, por ejemplo, el juego “anomalía” propuesto por Richard Thaler en 1987 en una revista económica de gran tirada en la que animaba a cotizar un número entre 0 y 100. El ganador sería quien propusiese el número más cercano a 2/3 de la media propuesta por el resto (una variante del  conocido juego de las 7 y media). La respuesta racional es “0”, pero sorprendentemente, casi nadie la dio. La mayor parte se quedó a medio camino y contestó 2/3, 4/9… es decir, usó un razonamiento de “racionalidad limitada”, y no llevó la lógica hasta sus últimas consecuencias.Pues bien, la propuesta de Brian Arthur es que cada uno de los clientes del bar se acoge a una “teoría favorita” de entre un número limitado, finito, de teorías útiles. Cuando el número de usuarios es pequeño, quedan teorías válidas sin “patrocinar”, y como consecuencia, aún resulta interesante entrar en el juego. Un observador cuidadoso puede encontrar un patrón útil.Sin embargo, cuando el número de participantes es muy grande (o el número de opciones es pequeño) la probabilidad de que queden teorías útiles sin patrocinar tiende a cero. De hecho, lo que se observa mediante modelización por ordenador es que el juego pierde rápidamente su atractivo, porque los fenómenos de congestión se producen cada vez más frecuentemente y no parecen responder (de hecho “no pueden” responder) a ninguna teoría simple que los explique razonablemente bien.

Referencias:http://crashoil.blogspot.com.es/2013/04/eleccion-y-libertad.htmlhttp://es.wikipedia.org/wiki/Grados_de_libertad_%28estad%C3%ADstica%29http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S1692-33242007000200008&script=sci_arttexthttp://es.wikipedia.org/wiki/Distribuci%C3%B3n_normalhttp://es.wikipedia.org/wiki/Long-Term_Capital_Managementhttp://es.wikipedia.org/wiki/Problema_del_bar_%22El_Farol%22http://es.wikipedia.org/wiki/Richard_Thalerhttp://es.wikipedia.org/wiki/W._Brian_Arthurhttp://finanzasparaebusiness.com/2012/02/14/los-hedge-funds-y-la-distribucion-normal/
Categories: General

EEUU ¿el matón al que todos temen?

Ácratas - 18 Març, 2014 - 19:42


La hipocresía que demuestra el imperio yanqui no tiene límites. EEUU siempre ha sido así, desde su creación. Es un país de aluvión, un refugio para los delincuentes de Europa y Asia manejado a su antojo por los judíos sionistas, los peores criminales (Meyer Lansky, Bugsy Siegel, Longy Zwillman o Moe Dalitz fueron los más peligrosos gángsteres de la época dorada de la proscripción del alcohol, el juego, la prostitución y los narcóticos). Un país sin principios morales, un nudo de genocidas, y no me refiero solo a sus dirigentes, sino a sus habitantes, en general. EEUU es un país anti-democrático, con un Legislativo controlado y corrompido por lobbys étnicos y corporaciones multinacionales. Por eso, porque la verdad se disfraza con la mentira opuesta, divulga en los falsimedia occidentales (de Sión casi todos) que su democracia es un modelo deseable y, lo peor, exportable.

Obviamente, EEUU no puede dominar el mundo. Sus ciudadanos no saben hablar más que su deformado y grotesco inglés y no respetan ningún valor que no sea el dinero, pues desconocen siquiera el verdadero concepto de riqueza. No aprenden nada, le tienen pavor a la cultura. Donde llegan, destruyen el pasado porque ellos no tienen pasado, y el que tienen es mejor olvidarlo (el saqueo del Museo de Bagdad es un ejemplo para despertar conciencias). Pueden corromper líderes con sus verdes papeles judíos falsos, pero no pueden ocupar el mundo, asentarse sobre el terreno. Son 300 millones de subhumanos de los cuales los dominantes no pasan de unos pocos millones. El resto son esclavos de razas subyugadas: negros, hispanos, chinos, indios, musulmanes...

La realidad es que en EEUU manda la extrema derecha conformada por una casta de ricos blancos aliada con el sionismo internacional, que domina las finanzas y los negocios. Ambos coinciden en su intención de dominio del planeta, sin pararse en la evidencia de que son muy pocos, pues piensan que la corrupción les permitirá salir adelante.

El dólar está en quiebra, pues el país que lo respalda lo está también, pero sigue funcionando como señuelo en el mundo gracias a la inmensa cantidad de avariciosos e idiotas que existen, que le dan valor. Pero el sionismo sabe que podrá reemplazar el dólar cuando convenga por otra moneda internacional. Para ello, la casa de Rothschild, que es la beneficiaria de todos los saqueos de países indefensos, posee más de la mitad del oro del mundo.

La forma de ver la vida del americano es "detrás de mí, que todo reviente". Ni hijos, ni futuro, ni nada. Es un país de depredadores que, a la ley del más fuerte, le llama libertad. Que ve morir a la gente ante sus ojos y ni se detiene, amparándose en conceptos huecos como libertad, competitividad, libre empresa, consumo, bajos impuestos, liberalismo...

En EEUU jamás existió esa libertad. Las persecuciones de minorías, los corredores de la muerte llenos de negros, la esclavitud, la explotación; y más recientemente, las desapariciones de personas, las prisiones clandestinas, los asesinatos selectivos, se han proyectado siempre hacia el exterior. Es el sistema que exporta.

Como no conoce los principios morales, suele fallar cuando se enfrenta a ellos, como por ejemplo en Vietnam. Una gente sin patria se estrelló contra el nacionalismo comunista. Y se cagaron por la pata abajo literalmente. Los norteamericanos son cobardes y no gustan de las peleas igualitarias. Lo que les gusta es dar palizas entre varios a un inválido y luego ponerse unas medallas al valor.

Lo que se denomina influencia cultural norteamericana es simple exportación de ignorancia y de moda para ignorantes, incluyendo todas las perversiones: drogas enajenantes, hedonismo y relativismo moral. Es, por ejemplo, conseguir que un desaguisado de Warhol valga más que un Greco auténtico. Y encima eso se vende como progresismo. Nuestros jóvenes americanizados son nulos, no cabe esperar nada de ellos: serán esclavos voluntarios. Encantados de serlo. Se compran camisetas con la bandera americana y les parecen muy bonitas.

La realidad es que EEUU no es un miembro más de la sociedad de naciones. Es un matón abusador, un parásito y un peligro para todos. Sus crímenes son horrendos y, si de veras existiera un tribunal penal internacional, varios de sus presidentes estarían en la cárcel por genocidio. Pero EEUU no se somete al TPI. Tampoco Israel. Los dos países que consideran el genocidio organizado como un sistema de autodefensa.

Considerado como un espacio, un ámbito cultural, un conjunto de características y fenómenos culturales, EEUU es un sitio incivilizado. No ha creado nada, digan lo que digan sus panegiristas. Pues la única cultura americana es judía y los judíos no inventan, sino que copian de Europa, donde sus hermanos judíos cosechan ideas, al modo en que el sinvergüenza de Einstein robó la Teoría de la Relatividad Especial al matemático, físico, científico teórico y filósofo de la ciencia Henri Poincaré. Del mismo modo se ha comportado siempre EEUU: tras la caída de Alemania en la II Guerra Mundial, secuestró a miles de científicos europeos y los hizo trabajar para sus fines. El Proyecto Manhattan fue uno de sus primeros logros, que costó la vida a 300.000 japoneses indefensos en Hiroshima y Nagasaki en el mayor genocidio en el menor tiempo, organizado hasta el momento.

Los norteamericanos, repito, son depredadores. Su grandeza como seres humanos es nula. No puede esperarse grandeza de los genes de los peores delincuentes y de las mentes más estupidizadas de Europa, como las de los emigrantes anglo-sajones a las colonias de América. Son muchas generaciones de antropoides que han dado lugar a presidentes de los EEUU como Reagan, el actor; o Bush, el necio borracho.

Claro que ha habido presidentes decentes (relativamente), pero han sido asesinados por la extrema derecha sionista, cuyo cerebro es la banca internacional incrustada en la Reserva Federal norteamericana. John Kennedy es un ejemplo. Y Lincoln o Garfield o MacKinley, todos por las mismas razones.

No piense el lector que este análisis es un pataleo estéril. Pretende ser útil.

En efecto:  Una vez comprendida la idiosincrasia norteamericana, enfrentarse al Imperio USA es menos difícil: con creencias arraigadas. Religiosas, como las del fundamentalismo musulmán; económicas, como las del comunismo (ya solo nacionalista, el internacional no existe); culturales, etc.

Es importante que el norteamericano sienta el rechazo que provoca en el mundo. Que sea consciente de que sus privilegios son ilegítimos. Obligarle a tomar claramente partido y que se sepa un explotador consciente, no integrable en la cultura universal. En cuanto se les empuja, se les ve el plumero. Y dicen chorradas como que les envidiamos por sus libertades y su democracia. Su idiotez no tiene límites, apoyada por su interesado punto de vista de las cosas.

Hoy hemos visto como habla y actúa un presidente decente, fiel a su pueblo. Pero ha tenido que ser en la Duma rusa y su protagonista ha sido Vladimir Putin, en el acto de incorporación de la República de Crimea y de la Ciudad Autónoma de Sebastopol a la Federación Rusa. Lo comento:

El discurso de Putin se ha referido al aplastante resultado del referéndum de Crimea. Y a la historia de Crimea, que es la historia de Rusia, como Sebastopol forma parte de su leyenda. Crimea pasó a estar bajo el control de Ucrania por decisión de Kruschev, incapaz de imaginar que Ucrania y la URSS fueran a ser países diferentes algún día. Cuando Crimea se vio fuera de Rusia, se sintió saqueada. Millones de rusos se fueron a dormir en su país y se despertaron en el extranjero. Desde 1991 se produjo una asimilación progresiva de Ucrania. Putin ha dicho que entendía el desagrado de los ucranios con sus sucesivos gobiernos, desde su salida de Rusia.

En cuanto a la revuelta, Maidán empezó con lemas pacíficos. Pero la inteligencia de EEUU preparaba y financiaba un golpe de estado por medio del terror y la violencia de los ultranacionalistas (anti-semitas, por cierto). Ahora lideran Ucrania. No escuchan a las minorias y les retiran sus derechos lingüísticos. En Ucrania no hay poder ejecutivo y el remedo que funge como tal está controlado por los radicales. Crimea se dirigió, entonces, a Rusia pidiendo protección.

"Los europeos dicen que violamos el derecho internacional", ha dicho. "Por fin se acuerdan del Derecho Internacional. Más vale tarde que nunca. Pero Rusia no ha recurrido a la violencia. No traspasamos las fronteras, sino que nos limitamos a reforzar la seguridad de nuestras bases, puesto que ya estábamos allí. Nuestro límite de 25.000 efectivos en territorio crimeo jamás ha sido rebasado.

"Ucrania aplicó en 1991 el derecho de autodeterminación al irse de Rusia, sin obstáculos por nuestra parte. ¿Cómo puede negar ese mismo derecho a Crimea? Otro ejemplo es Kosovo. Sin autorización del país, la ONU admitió la segregación de Kosovo: "No hay prohibición a la autodeterminación del pueblo de Kosovo". ¿Y la interpretación de EEUU en 2009? "La independencia puede violar la ley del país del que se sale, pero ello no viola la ley internacional". Esto es lo que ha pasado en Crimea. No os quejéis ahora, occidentales. Aquí no sirven los dobles raseros, cínicos.

"¿Agresión en Ucrania? No hay en la historia ni una agresión registrada sin disparos. En Crimea no hubo enfrentamientos ni víctimas. ¿Por qué? Porque es imposible luchar contra el pueblo.

"EEUU no se guía por el Derecho Internacional, sino por el derecho del más poderoso. Los americanos creen que son únicos, los mejores, que siempre tienen razón. Utilizan la fuerza contra estados soberanos. Quien no está con ellos, está en su contra. E ignoran las directivas del Consejo de Seguridad de la ONU. Así vimos el bombardeo de Belgrado sin resolución de la ONU. Y las agresiones a Afganistán e Irak, con violaciones directas de las directivas de la ONU. Y luego, las revoluciones de colores. Con caos y disturbios. Y vimos cómo las primaveras árabes se convirtieron en crudos inviernos.

"En Ucrania intentamos el diálogo. Pero nos mintieron, tomaron decisiones a espaldas nuestras. Aumentaron la presencia de la OTAN en nuestras fronteras: "No va contra ustedes", nos decían con todo el cinismo. Prohibieron vender tecnología a Rusia. Siempre arriconándonos porque somos independientes y llamamos a las cosas por su nombre. Todo tiene un límite. Y EEUU ha rebasado el límite en Crimea, poniendo a Rusia entre la espada y la pared.

"Tenemos intereses que respetar. Y agradecemos su comprensión a China, la India y otros países que nos apoyan.

"Americanos: si creéis que la libertad es lo más importante, lo mismo nos sucede a los rusos.

"Ucranios: no queremos dañaros. Siempre os respetamos. Lo sucedido es culpa de la UE. No agrediremos a Ucrania. Pero Crimea jamás será de los seguidores de Stepan Bandera (nazi).

"¿Alguien se imagina a Ucrania en la OTAN? ¿Y qué habría significado para la flota rusa en Sebastopol? Una organización militar no puede apoderarse de territorios cerca de nuestra frontera.

"Nos duele Ucrania. No somos vecinos, sino el mismo pueblo: Kiev es la madre de las ciudades rusas. En Ucrania viven millones de rusos. Y defenderemos sus intereses con medidas políticas y diplomaticas.

"Vamos a sufrir presiones y agresiones. No queremos una confrontación. Queremos CIVILIZACIÓN. El 92% de los rusos opinaron que debemos defender y aceptar a Crimea. Un 83% piensa que debe hacerse aunque empeore nuestras relaciones internacionales."

Los americanos no respetan nada, porque no se respetan a sí mismos. Su país/basura produce políticos hipócritas que mienten sin parar, aunque ya nadie les cree. Pero los media sionistas son muy poderosos, la única fuente de información del occidental medio, cuyas opiniones acaban por ser deformadas hasta quedar bajo secuestro.

Ahora dicen que Rusia se queda sola ante el mundo (Biden). Lo dice después de apoyar un golpe de estado en Ucrania e implantar a un gobierno totalitario con miembros del partido Svoboda de Stepan Bandera, el colaborador de la Alemania nazi. Rusia no se queda sola ante el mundo. Es mentira. La prueba es que las bolsas internacionales han subido con la incorporación de Crimea a Rusia.

Los ciudadanos del mundo respiramos aliviados al ver que alguien le para los pies al genocida americano/sionista.

Ahora, los americanos aplicarán una "política de defensa" en Ucrania similar a la de los países bálticos. Es decir, para tontos, van a ocupar a toda velocidad los países limítrofes de Rusia con bases americanas y de la OTAN. Rusia responderá, por supuesto.

La financiación de estos criminales debe terminar. EEUU debe desaparecer como fuerza imperial. O será el mundo libre el que desaparezca. 

Al acabar el discurso de Vladimir Putin, hubo una comunión patriótica general en los concurrentes, con varios diputados llorando.

Americanos, hijos de la grandísima puta: tenéis mucho que aprender sobre patriotismo. Cosas que no se aprenden en un rodeo gritando "¡Yiiiiiihaaaa!" y comiendo hamburguesas, malas bestias.

ANALISTA GLOBAL


NOTA: Mientras publicamos esto, EEU ha suspendido sus relaciones diplomáticas con Siria. Es la reacción ante una "guerra" que ve perdida. Y ha dejado a Rusia fuera del G-8, que pasará a llamarse G-7, de momento.

(Ver vídeo completo del discurso de Putin con traducción al español)



Categories: General

Más allá del capitalismo

The Oil Crash - 17 Març, 2014 - 10:54


Queridos lectores,

Antonio García-Olivares concluye con este ensayo su serie sobre los límites del crecimiento y los efectos sobre nuestro sistema económico. Aunque el texto es bastante técnico creo que tiene una importancia capital y se lo recomiendo encarecidamente.


Salu2,
AMT

Energía renovable, fin del crecimiento y post-capitalismo. Hacia una Economía simbiótica con el Ecosistema


Antonio García-Olivares

En García-Olivares y Ballabrera (2014) discutíamos las razones que hacen muy probable el fin del crecimiento en las próximas décadas en las economías occidentales. Esas razones han sido resumidas en un post anterior de este blog. En un segundo trabajo que está actualmente en vías de publicación (García-Olivares 2014) he partido de las conclusiones del primer artículo con el fin de analizar las consecuencias sociales y políticas que podrían derivarse de este probable fin del crecimiento. El presente post resume el análisis que se desarrolla en este segundo artículo. Se discuten las consecuencias sociales y oportunidades políticas que pueden derivarse de una economía de crecimiento cero y, en particular, el probable impacto de tal situación estructural sobre el modo de producción capitalista. El capitalismo estacionario y sus dos evoluciones posibles

Bajo las presentes estructuras económicas, un capitalismo de crecimiento cero produciría una situación de crisis social parecida a la que estamos sufriendo en muchos países occidentales desde 2009, con el agravante de ser permanente. Las consecuencias previsibles serían desempleo estructural, polarización social, y crecientes presiones al estado (de la gente y de los propios capitalistas) para que mitigue los fallos del mercado. La inestabilidad social será la norma y las movilizaciones políticas crecerán en grado y multiplicidad, sobre todo si la multitud empieza a abandonar su fe en que el progreso nos devolverá a la “senda del crecimiento” y al consumismo de antaño.En tal escenario, son plausibles dos desarrollos bien distintos, cuya emergencia dependerá probablemente del grado de movilización social que la multitud sea capaz de desplegar para superar tal situación de bloqueo.Bajo una movilización social insuficiente, los estados podrían ser cooptados por las grandes corporaciones a cambio de favores a las élites políticas estatales. Esto corrompería la función del estado, convirtiendo la “alianza memorable” (Weber) entre estado y capitalistas en una simbiosis entre una casta económica y una casta política para el beneficio de ambas. Si, por el contrario, la movilización es suficiente, esta deriva totalitaria podría ser prevenida mediante el desarrollo de nuevas formas de democracia y control democrático directo.Los derechos democráticos conquistados por los ciudadanos tras las revoluciones liberales y democráticas son el principal poder con el que cuentan las clases media y trabajadora en los países desarrollados. Una línea prometedora que amplificaría ese poder es el uso democrático de las tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) que promueven grupos en favor de la “Democracia Electrónica”. Si los ciudadanos se movilizan para imponer vías democráticas que eviten que las grandes corporaciones ensayen la vía de la cooptación del estado, el capitalismo tendrá que tomar algún camino que tenga en cuenta el poder de la multitud. En particular, en un escenario de amplia movilización y desempleo estructural la gente demandará crecientemente a los gobiernos algún tipo de “garantía de empleo” y otras formas de intervención para corregir los fallos del mercado. En este marco, y dada la imposibilidad de crecimiento cuantitativo, la economía  capitalista será presionada en la dirección del desarrollo cualitativo (Lawn) o hacia dentro (Mathews) por la necesidad de adaptarse a la escasez de recursos y también por la gente, que espera que la economía de respuesta a sus necesidades básicas. Estas vías de desarrollo incluyen la adaptación a los crecientes problemas ambientales mediante inversiones financieras socialmente responsables, economía verde, uso de eco-tasas, vínculos eco-industriales (Mathews), eco-propiedades (Barnes) y otros métodos (Costanza), aunque no parece probable que estos métodos vayan a ser suficientes para solucionar los problemas ambientales derivados de los límites finitos del planeta, tales como la pérdida de suelos y acuíferos, y las previsibles hambrunas.Por otra parte, el agotamiento de importantes fracciones de las reservas de cobre, litio, níquel y platino convertirá en evidente la necesidad de regular su uso, por ejemplo, mediante sistemas de subasta de derechos de extracción y uso de recursos finitos (Lawn), la imposición de topes máximos de uso y la obligación de reciclar una fracción importante del metal. Hay autores como Mathews que consideran que el crecimiento es posible en una futura economía verde con un flujo constante de recursos. Una economía como esa permitiría que el consumo siguiera doblándose indefinidamente (quizás como en los buenos tiempos, cada 23 o 27 años) pero sin aumentar el input de recursos. Un escenario como ese resulta inverosímil, pues va en contra de todas las tendencias detectadas en las tasas de desmaterialización observadas en las pasadas décadas.En consecuencia, bajo una movilización social suficiente, el capitalismo estacionario se convertirá probablemente en algo similar a una “Economía de Mercado Coordinada” análoga a la de los actuales países escandinavos, pero con una intervención estatal mucho más extensa. Como argumenta convincentemente Lawn, los mercados  podrán persistir porque son buenos asignando recursos en situaciones de restricción. Otra cosa diferente es lo que pueda ocurrir con los oligopolios capitalistas (llamados eufemísticamente “los mercados”), como comentaremos más abajo. Como han demostrado Braudel, Wallerstein y otros, es imprescindible distinguir entre mercados (pluralidad de pequeños intercambios) y oligopolios capitalistas (transacciones entre unas pocas grandes corporaciones y bancos) porque, si no, no se puede entender nada ni de economía ni de la historia económica occidental.  En cualquier caso, la nueva situación hará necesaria una renovación de la actual alianza entre estado y capital así como una reformulación de las expectativas de progreso.Incluso en la presente crisis, los políticos continúan favoreciendo los intereses de los capitalistas porque esperan que los capitalistas sean capaces de devolvernos a la “senda del crecimiento”.  Bajo una situación  persistente de crecimiento cero y bajo presiones democráticas de la gente a favor de una economía que cree empleo, no es probable que esta fidelidad vaya a continuar eternamente. Más bien al contrario, la “alianza memorable” (Weber) se volverá probablemente mucho más laxa, y la permanente negociación entre “poder territorial” (Harvey) y poder económico derivará progresivamente hacia términos más favorables para los intereses de los  estados y las necesidades de la mayoría  de la población, y una relativa pérdida de influencia del poder económico. En estas nuevas circunstancias de crecimiento cero o negativo y nuevos problemas  globales  que requieren nuevas soluciones fuera del mercado, el capitalismo se encuentra fuera de los parámetros de funcionamiento que ha tenido en toda su historia y, cuando el estancamiento se convierta en estructural no será capaz de mantener su simbiosis con el estado y con las expectativas sociales, al menos en la presente forma. Aunque algunos autores consideran que el capitalismo sólo puede crecer y si no lo logra colapsa, Lawn cree que el crecimiento no es un requisito del capitalismo y que el capitalismo puede generar prosperidad incluso sin crecimiento. Desde nuestro punto de vista esto podría ocurrir siempre que: (i) las expectativas de la multitud de un progreso mediante el crecimiento cambiaran a las de progreso mediante el “desarrollo cualitativo” y la “calidad de vida” y (ii) el capitalismo fuera capaz de satisfacer indefinidamente estos objetivos. Sin embargo, la hipótesis (ii) nos parece poco realista, debido a la tendencia de la tasa de beneficios a caer (TPRF en inglés) bajo condiciones estacionarias, como discutiremos a continuación. La tendencia de la tasa de beneficio a caer

Lawn ha defendido elocuentemente que el capitalismo podría persistir indefinidamente en una economía de crecimiento cero  siempre que se implementaran las reformas institucionales sugeridas por Daly a lo largo de las últimas dos décadas. Lawn podría estar en lo cierto en lo relativo a las primeras fases de la nueva situación, porque el imperativo del capitalismo no es el crecimiento en sí mismo sino el beneficio, y hay todavía amplio espacio para incrementar los beneficios a través de mejoras en la eficiencia técnica en el uso de los recursos. Sin embargo, estas mejoras de eficiencia tienen un límite, porque los principios de la termodinámica imponen un límite inflexible que las mejoras de eficiencia no pueden superar, lo cual, junto con la competencia mercantil, hará que la tasa de beneficio de las empresas que compiten en el mercado decrezca  a medida que la mayoría de las compañías se aproximan a las eficiencias límite. Esto se puede expresar en términos de la conocida formulación de Marx en El Capital:r = s / (c+v) = (s/v) / (1+c/v)                            (3)donde r es la tasa de beneficio, c el coste anual de la inversión y mantenimiento del stock de capital y de los inputs, v los salarios anuales, y s la plusvalía. La robotización podría conseguir reducir v hasta valores muy bajos. Las mejoras de eficiencia pueden hacer disminuir c, aunque este decrecimiento tiene límites termodinámicos insuperables a largo plazo. Finalmente, la competencia entre capitalistas tiende a hacer decrecer s a lo largo del tiempo a medida que algunos capitalistas tratan de incrementar sus ventas. A medida que el tiempo transcurre, c, v, s y r tenderían a los siguientes valores: c ? c0 > 0 debido a límites termodinámicos, v ? v0  > 0 debido a límites tecnológicos (y políticos), s ? 0 debido a la competencia de mercado, y r ?0 por su definición (3). El resultado final es lo que Marx llamaba reproducción simple del capital:c(100) ? c(80) + v(20) + s(10) ? c’(100) + sc(10)                (4)donde c, c’representan el capital total (e.g. 100 unidades) antes y después de su reproducción, y s, sc es la plusvalía (e.g. 10 unidades), la cual es consumida íntegramente por el capitalista. De las 100 unidades iniciales, 20 se gastan en salarios y 80 en el mantenimiento de la empresa, dado que ésta no tiene beneficios, y esta situación se repite un ciclo de inversión tras otro. La tendencia de la tasa de beneficio a caer (TPRF) fue anunciada por Marx como una consecuencia inevitable a largo plazo del funcionamiento normal del capitalismo, y su validez general parece discutible. Sin embargo, para el caso particular de un PIB que no crece, el teorema parece satisfacerse, y ello puede tener consecuencias muy graves para el capitalismo. En particular, la TPRF generaría una siempre creciente inestabilidad de la capacidad  productiva, con (i) concentración de la producción en las pocas compañías capaces de soportar más bajas tasas de beneficio, (ii) grandes fluctuaciones en la oferta y en la producción a medida que algunas compañías no pueden continuar suministrando sus servicios, (iii) intento de evitar los costes del cuidado ecológico y ambiental, (iv) intentos crecientes de mejorar la tasa de beneficio mediante el fraude, (v)intentos crecientes de evitar la competencia de mercado mediante precios pactados entre los productores. A medida que las tasas de beneficio, que son el medio principal de estimular la producción capitalista, se degradan, la propiedad privada de los medios de producción perderá progresivamente su función económica y, en muchos casos, será probablemente reemplazada por la propiedad pública de los medios de producción, para estabilizar la producción, especialmente si ésta es “estratégica” o socialmente inexcusable. Por otro lado, resulta hoy en día obvio que la naturaleza no tiene una capacidad infinita de absorber las perturbaciones que estamos produciendo sobre ella, ni se regenera instantáneamente, por lo que los costes de la reducción de la contaminación y de la degradación ecológica deben formar parte, en última instancia, de las inversiones de capital. Tales costes crecerán a niveles impredecibles en las próximas décadas. Sin embargo, abordarlas aumentará los costes del capital constante (c en ecuación 3), lo cual tenderá a disminuir la tasa de beneficio, ya de por sí presionada por la competencia de mercado, por lo cual la tentación puede ser poderosa en muchas empresas para no tratar estos efectos ambientales derivados de la actividad económica. En consecuencia, un sistema económico estacionario necesita un estado fuerte que imponga leyes empresariales, promueva actividades económicas que reproduzcan y reparen el “capital natural”, y asegure que todas las empresas cumplan las reglas del juego. En tercer lugar, el capital privado tiende a asumir menores riesgos si las tasas de beneficio son bajas, volviéndose menos innovador. Por tanto, los grandes retos y los grandes cambios tecnológicos tendrían que ser asumidos en muchos casos por el sector público. En consecuencia, el sector de mercado tenderá a adelgazar y finalmente acabará constituido esencialmente por: (i) negocios cuyo objetivo no es el beneficio, e.g., cooperativas cuyo objetivo es el auto-empleo de sus trabajadores, y (ii) en los sectores productivos que precisan de grandes stocks de capital, unas pocas grandes compañías con precios pactados (y así, una mínima s garantizada) bajo control gubernamental, lo cual evitaría la continuación de la competencia destructiva de capital valioso.Precipitantes del cambio post-capitalista

Para que un modo de producción cambie deben de darse en primer lugar condiciones previas que lo lleven a una profunda crisis. En el caso del capitalismo, estas precondiciones  serán las circunstancias históricas que convergen hacia un fin del crecimiento, las cuales provocarán la TPRF, tal como acabamos de comentar. Sin embargo, esta condición previa debe ir acompañada de una serie de precipitantes que inicien efectivamente el cambio, y tales precipitantes requieren de la acción colectiva humana.Pero un cambio de sistema socio-económico no es un golpe de estado, sino un proceso iterativo de muchos experimentos sociales a lo largo de décadas e incluso siglos. Como dice Altvater, las revoluciones sociales y los grandes cambios de sistema socio-económico no son considerados como tales sino retrospectivamente. Las acciones humanas y los experimentos sociales modifican las relaciones sociales muchas veces a pequeña escala, sin que los contemporáneos se den cuenta de que están desbrozando el terreno a cambios auténticamente revolucionarios. Así ocurrió, por ejemplo, durante la hoy llamada “revolución industrial” inglesa. Por otra parte, las transformaciones de los sistemas  productivos no son automáticas. Es la acción humana, cooperativa y organizada, la que decanta el futuro hacia alguna de las potencialidades que se abren, y esta acción organizada produce cambios especialmente rápidos cuando el modo de reproducción del antiguo sistema socio-económico está en crisis. Especialmente si esta acción colectiva se moviliza para desatascar situaciones que bloquean el desarrollo de los experimentos sociales más prometedores que se están gestando.Para identificar qué clase de potencialidades deben ser fomentadas por la acción política es útil observar cómo se han producido las transformaciones entre sistemas productivos del pasado. El análisis de algunas transformaciones entre sistemas productivos que hicimos hace unos años muestra que los tres factores siguientes fueron importantes en ellos: (i) cambios ambientales (del clima o de los ecosistemas), (ii) inestabilidad estructural de las antiguas tecnologías en respuesta a nuevos sistemas tecnológicos capaces de sustituir a los antiguos, y (iii) presencia de centros de nucleación de nuevas prácticas económicas y políticas. En el presente análisis hemos encontrado la condición (i) en la forma de cénit de los combustibles fósiles, limitación de los minerales y degradación ambiental, los cuales son capaces de provocar el fin del crecimiento y una futura TPRF; y encontramos la condición (ii) en la forma de tecnologías renovables que son ya hoy capaces de sustituir a los combustibles fósiles. En lo que respecta a (iii), los “centros de nucleación”, o lugares donde nuevas prácticas y sistemas tecnológicos han sido probados a escala local antes de ser adoptados por toda la sociedad, han sido importantes en cambios de sistemas productivos del pasado, y es de esperar que la futura sociedad post-capitalista surgirá desde dentro del sistema dominado por el capital, sin ser parte de él, del mismo modo que la burguesía surgió de los “poros” de la sociedad feudal. El hecho de que surja de dentro del antiguo sistema no invalida su potencial revolucionario, sino todo lo contrario: en primer lugar, no puede ser de otra manera; en segundo lugar, el hecho de gestarse usando el marco existente permite que sea en parte funcional para el antiguo sistema, por lo que el antiguo sistema no reacciona activamente oponiéndose a su crecimiento. De un modo análogo, las tecnologías potencialmente revolucionarias, tales como las renovables, son construidas y mantenidas mediante el uso de energías fósiles y contribuyen a apuntalar al actual sistema económico, porque en el sistema actual no puede ser de otra manera, pero esto no invalida su potencial revolucionario sino todo lo contrario.¿Qué centros de nucleación podrían ser semillas de una futura transición a una economía post-capitalista? El movimiento de las Ciudades en Transición se extiende actualmente a través del mundo con el objetivo de ensayar prácticas locales que puedan constituir comunidades sostenibles en un futuro escenario con un input decreciente de combustibles fósiles. Muchas ciudades de tamaño pequeño y medio del mundo están uniéndose a este movimiento que, por medio de Internet, comparte experiencias positivas y no-positivas. Estas nuevas prácticas y sistemas estarán bien adaptados a una situación post-cénit del petróleo donde la disponibilidad de energía será menor. Por otro lado, los movimientos de cooperativas y los basados en la economía solidaria constituyen un sector económico alternativo y global que trata de utilizar los principios de solidaridad, igualdad y justicia para organizar sus actividades económicas. Este sector económico está bien adaptado para funcionar en condiciones de crecimiento cero y de TPRF y tendrá condiciones favorables para su propagación bajo esas condiciones. Organizaciones que se basan en la cooperación en lugar de en el beneficio son por ejemplo: las “ecovillages”; los nuevos entornos urbanos promovidos en Curitiba (Brasil) y en otros sitios; experimentos en permacultura, granjas gestionadas por la comunidad, y cooperativas agrícolas e industriales en Venezuela y en muchos otros países. El “World Social Forum” ha dado voz a muchas de estas aspiraciones.Además, bajo crecimiento cero persistente y TPRF, el capitalismo tendrá serios problemas para evitar “fallos del mercado” tales como el desempleo y la degradación del estado del bienestar, y esto incrementará la movilización de grupos que defienden nuevas formas de progreso social, ‘desarrollo’ y protección social. En todas las movilizaciones sociales de la era de internet podemos observar una erosión de la prosperidad de las clases media y trabajadora. A esta precondición, se añade un nuevo factor: el efecto catalizador que las tecnologías TIC tienen sobre la creación de comunidades virtuales. La conciencia del gran número de personas que comparten un mismo eslogan (tal como “democracia real ya!”, o “economía para el 99%”) tiende a eliminar el miedo y a crear esperanza en una nueva política (Castells). Ejemplos de esta dinámica lo constituyen los “Indignados” de España, Francia, Alemania e Israel, y “Occupy Wall Street” en EEUU. Movilizaciones similares, como las de la “Primavera Árabe”, se valen de las mismas tecnologías TIC. Todos estos grupos tienen en común tres características: (i) su fe en el capitalismo financiero se ha agotado, (ii) buscan nuevos caminos para una democracia más real, y (iii) acusan a las élites políticas de servir a las grandes compañías y de no representar al 99% (Castells). Estas actitudes están muy lejos del “business as usual” (BAU) económico y son compartidas también por movimientos en favor de una globalización alternativa y por movimientos indigenistas agrupados en torno al World Social Forum. La actitud subyacente en estos movimientos, de sospecha hacia las élites política y económica, es compartida por otra parte por la mayoría de la población en muchos países del mundo y este clima cultural será probablemente habitual o se intensificará bajo condiciones persistentes de crecimiento cero, lo cual facilitará la propagación de centros de nucleación políticos (derivados de E-democracy, democracia directa, e indignados) que pueden ser cruciales para una nueva clase de sociedad.  Las demandas políticas y los sistemas económicos promocionados por estos centros de nucleación pueden fácilmente volverse sinérgicos, sobre todo al principio, con compañeros de viaje más convencionales y ligados al BAU, tales como partidos políticos que apuestan por un nuevo estado de bienestar verde y con empresas que promueven la llamada economía verde y el uso de energías renovables. La economía verde está ya creciendo en las sociedades occidentales y ofrece algunas potencialidades atractivas aunque existe el riesgo de que se pueda limitar a perseguir el crecimiento económico convencional sólo que en una forma “más limpia”. Un crecimiento económico momentáneo basado en energías renovables y tecnologías verdes podría ser probablemente logrado durante unas décadas. Sin embargo, incluso en ese caso, la tendencia a un crecimiento cero se volverá inevitable tras la electrificación de la economía (y la consiguiente escasez de metales como el cobre) y ello presionará inevitablemente hacia una economía alternativa que sea capaz de dar respuesta a las necesidades diarias de la gente, incluso en ausencia de crecimiento. Los movimientos en favor de una economía del decrecimiento serán sin duda parte de estos movimientos sociales. Podríamos decir que los experimentos económicos basados en la cooperación se auto-sostienen y también se auto-refuerzan. Cuando la gente se enfrenta a los signos del final de un determinado modo de vida, muchos adoptan la actitud de esconder la cabeza o ignorar el problema. Esto es particularmente cierto entre las clases bajas de las sociedades desarrolladas y entre las clases medias y baja de los países menos desarrollados, que necesitan la mayor parte de su tiempo y de su energía para tratar con el problema de su supervivencia diaria. En tales circunstancias, se dispone de muy poca energía que pueda ser invertida en problemas abstractos, por más importantes que puedan ser. En contraste con tal circunstancia vital, la economía solidaria engendra esperanza, porque en ella el trabajo vuelve a tener un sentido social (Altvater). Cuando la gente se une a iniciativas comunitarias autónomas de acción económica y política, los beneficios de la acción colectiva se vuelven más visibles y en consecuencia el trabajo personal adquiere un significado más allá de la mera supervivencia, a la vez que refuerza la inversión de energía física y psicológica en la acción colectiva. O, en términos del modelo de movilización grupal de Charles Tilly, ello incrementa el poder del grupo (empoderamiento). Gramsci subrayaba que la hegemonía de los estados desarrollados y sus sistemas económicos se basa en que no dejan espacios donde posibles contendientes puedan actuar. Sin embargo, las prácticas de economía informal solidaria tienen una función social en el antiguo sistema, creando empleo y servicios locales en la economía real (como hacen las cooperativas), o contribuyendo a resolver problemas de sostenibilidad (como hacen las Ciudades en Transición), lo cual no los confronta directamente con los objetivos del gobierno, sino todo lo contrario. Por esta razón, esta clase de actividad socio-económica auto-organizada es altamente escalable antes de provocar una reacción represiva de las instituciones dominantes y, por tanto, es más profundamente subversiva a largo plazo que la mera protesta reactiva a las políticas neo-liberales.

Hacia una economía simbiótica con sociedades y ecosistemas

Los instrumentos económicos que una economía estacionaria necesitaría para funcionar han sido discutidos ampliamente por Daly. Para ser implementados, se necesitaría únicamente una redefinición de las relaciones entre estado, ciudadanos y empresas. Nuestra tesis es que, bajo las precondiciones de crisis discutidas más arriba y las movilizaciones discutidas en la sección anterior, esta redefinición tendrá lugar porque será la única salida viable a las crisis de, primero, el fin del crecimiento y, posteriormente, la consiguiente caída de los beneficios capitalistas. Esta redefinición llevará también a un cambio en la antigua cosmovisión del progreso, todo lo cual nos conducirá a una sociedad post-capitalista. En dos trabajos sociológicos de 1989 conjeturamos que la transición del capitalismo a un sistema alternativo tendría lugar en el presente siglo debido a la inestabilidad estructural de sus procesos ante la presencia de nuevos sistemas tecnológicos, inestabilidad que sería  facilitada por el encuentro con los límites físicos del planeta. Los nuevos escenarios energético y ambiental y sus probables consecuencias nos llevan a pensar que esta transición es probable y puede ser caracterizada por las dos fases siguientes:
  • Capitalismo del Crecimiento a Capitalismo de Estado Estacionario. Se producirá debido a dos procesos básicos: (i) Debilitamiento de las emergencias de los antiguos procesos económicos debido a los cambios ambientales (cénit del petróleo, de los combustibles fósiles y de los metales, y crisis globales en los ecosistemas), que presionarán hacia un crecimiento cero; (ii) inestabilidad estructural de los viejos procesos económicos en presencia de nuevos sistemas tecnológicos (fuentes distribuidas y centralizadas de energía renovable);
  • Capitalismo de Estado Estacionario a Economía Simbiótica con los Ecosistemas (ESE): Adelgazamiento del sector capitalista oligopólico debido a la caída de la tasa de beneficios. Conversión del sector de empresas en competencia de mercado en un conjunto de empresas no orientadas al beneficio. Importancia creciente del sector público para mantener el stock de capital de alta tecnología, para corregir los fallos del mercado, promover el funcionamiento de la economía de beneficio-cero y para garantizar la simbiosis economía-ecosfera. Movilizaciones políticas para mantener los estándares acostumbrados de ocupación y calidad de vida (expectativas de “progreso”) y para resolver los nuevos problemas globales fuera del inútil paradigma BAU. Los centros de nucleación de las nuevas prácticas serán las ciudades en transición, el sector de cooperativas y economía solidaria, y los movimientos ecologistas e indigenistas, en sinergia con comunidades políticas articuladas virtualmente mediante Internet y las tecnologías TIC.
En una movilización social también es importante encontrar buenos marcos metafóricos (Lakoff). Pensamos que la metáfora de la simbiosis podría ser capaz de reemplazar al “progreso” como valor guía hacia una sociedad post-capitalista donde las variables ecofísicas y de bienestar serán más importantes que las económicas y financieras. Tal metáfora puede ser más ampliamente aceptada que el término “decrecimiento”, de connotación ligeramente negativa. “Simbiótica con los Ecosistemas” alude al hecho de que, en la nueva economía, el flujo de recursos (o  “throughput”) permanecería estacionario, lo cual es esencial para proteger la estabilidad de la ecosfera. El término simbiosis, en teoría evolutiva, connota cooperación y desarrollo de nueva complejidad, valores familiares con los dominantes en la nueva economía, que serían el desarrollo de la calidad de vida, la equidad y la homeoresis social.La movilización social y el control democrático directo van a resultar cruciales para que este proceso llegue a buen puerto. En particular, para impedir que la “memorable alianza” se convierta en una asociación oligocrática entre castas económicas y políticas de espaldas a la población (Fontana); y para prevenir la deriva de la economía hacia un capitalismo catabólico que podría tratar de compensar la TPRF alimentándose del capital natural y expoliando los bienes comunes (Altvater). La democracia directa, probablemente basada en las TIC, puede ser la llave para evitar estas derivas indeseables y abrir la puerta a una futura Economía Simbiótica con Sociedades y Ecosistemas (ESSE).Referencias
  • A. García-Olivares & J. Ballabrera, 2014. Energy and minerals peak and a future steady state economy. Technological Forecasting and Social Change.  http://dx.doi.org/10.1016/j.techfore.2014.02.013
  • García Olivares, “Energía renovable, fin del crecimiento y post-capitalismo. Hacia una economía simbiótica con el ecosistema”, en A. Matarán, J. Riechmann y O. Carpintero (coords.):  Los inciertos pasos desde aquí hasta allá- alternativas socioecológicas y transiciones poscapitalistas, Universidad de Granada/ CICODE, 2014
Categories: General

El próximo domingo, 16 de marzoCrimea será rusa

Ácratas - 14 Març, 2014 - 23:05


Kiev admite su impotencia en Crimea. Es decir: Admite que ha sido siempre rusa; porque lo es su población y Rusia tiene una importante base naval en Sebastopol. En los años 20 del pasado siglo, las potencias occidentales intentaron arrebatarle a Rusia la península de Crimea y perdieron la guerra. Y Crimea siguió siendo rusa. Pasó a depender administrativamente de Kiev cuando Ucrania pertenecía a la URSS. Y seguía siendo rusa, porque la URSS era Rusia. La caída de la URSS pareció cambiar la situación, pues Ucrania se quedó con la administración que poseía sobre Crimea. Pero Crimea seguía teniendo población rusa y una base naval rusa hasta el año 2042.

Y ahora, los torpes americanos han medido mal su jugada y han permitido que Crimea se incorpore formalmente a la Federación Rusa de nuevo. De sentimiento, ya lo era. Por eso el parlamento crimeo (Crimea fue siempre una república independiente libremente asociada, no una región de Ucrania) fue fulminante declarando la independencia de Kiev de la República de Crimea ante el golpe de estado de la extrema derecha en Kiev.

Si Occidente, aparte del dinero y los misiles, tuviera algo de sentido común; si no tuviera un mono como presidente de los EEUU, hubiera reconocido la independencia de Crimea en el acto. Y la hubiera mimado con crédito sin límite para impedir que se realizara el referéndum. Es decir: hubiera comprado los votos de los crimeos para que no se reintegrasen a Rusia. Pero no son listos los americanos. Sólo son poderosos. Y no es lo mismo. Así que habrán de perder toda esperanza sobre Crimea porque no tienen arrestos para iniciar una Segunda Guerra de Crimea casi 100 años después de la primera.

Europa vive bajo la amenaza de la OTAN. La misma OTAN que rechazó la entrada de Rusia en su seno, para que no hubiera dos superpotencias dentro, sino solo una como dueña y señora: EEUU.

Toda esta crisis viene de algo que resulta obvio:

No existe Europa como potencia, porque no tiene ejército propio, una Alianza Militar Europea. Por el contrario, está sometida militarmente a la OTAN, y al OTAN sirve a los intereses norteamericanos de dominio mundial, no a Europa. La OTAN, corrompe militares de todas las naciones europeas, convirtiéndolos en apátridas, en profesionales de la violencia armada y punto.

Europa es un ESCENARIO TÁCTICO. No un aliado, sino un secuestrado desde 1945, con la muerte de Hitler, el último integrista europeo. Entonces Europa fue ocupada por las dos fuerzas hegemónicas, EEUU y la URSS y se partió en dos. Hay que ser muy idiota para decir que Alemania existía como país, estando dividida y sin ejército. Por eso, aún hoy día, Europa no es otra cosa que una potencia comercial... y también está dividida, pues tiene a UK, la pérfida Albión, minándola por dentro.

Volviendo a la crisis de Crimea:

Los movimientos de tropas en el escenario europeo son trasiegos de la OTAN bajo mando americano. Europa no tiene ni idea de qué va a pasar y sigue produciendo como una vaca que no sabe nunca cuándo la van a ordeñar. Merkel, Hollande y el resto de payasos europeos sirven a los intereses de EEUU/Sión sin rechistar. De no hacerlo así, caerían de sus cargos en el acto, sin esperar a nuevas elecciones.

Cualquier europeo se siente más íntimamente ligado a Rusia que a EEUU, a pesar de la propaganda americana y del desconocimiento occidental de todo lo ruso, impuesto por los medios sionistas (los hackers de la CIA acaban de bloquear las webs del Kremlin y de algunos servicios informativos mediante ataques de denegación de servicio). Pero los rusos vienen de vacaciones y el problema no pasa del lenguaje. Son iguales que otros europeos, suecos, daneses y holandeses. Su carácter es inteligible.

A fin de cuentas, Rusia es Europa. Y EEUU es un país de advenedizos mentalmente subhumanos, violentos, egoistas, genocidas con los indios a los que robaron su territorio, genocidas con todos: vietnamitas, japoneses y lo que se les ponga por delante.

Así que, para el siglo XXI, EEUU ha trazado una precisa hoja de ruta que es la de los genocidios impunes.

Para ello, la banda de Rumsfeld decidió que necesitaba muertos americanos lo primero. Y se sacrificaron casi 3000 norteamericanos el 11S. Si el atentado hubiera sido en Berlín, rápidamente los europeos se hubieran vuelto contra los verdaderos autores. Pero fue en EEUU. No implicó a europeos ni a rusos a ni chinos; las represalias fueron contra terceros: Afganistán, Irak, Yemen, Libia, Egipto, Siria. Y Europa siguió abanicándose el coño, apoyando con sus bases de la OTAN, diciéndose "esto ni me va ni me viene"; y Rusia, la protectora histórica de Europa, que sabe de qué va la política internacional, lleva 14 años excavando refugios atómicos, produciendo armas de alta tecnología en el máximo secreto y esperando a plantar cara en cuanto la maniobra llegara a sus fronteras. Porque ya se saben el cuento americano desde Afganistán. Y han plantado cara en Siria. Y ahora están dispuestos para la guerra con la crisis de Crimea, una maniobra americana tan torpe como un elefante en una cacharrería y obliga a los periodistas de Sión a hacer malabarismos para presentarla como algo coherente.

Los nazis han dado un golpe de estado y depuesto al presidente electo Yanukovich y secuestrado al parlamento ucranio al que han obligado a cambiar la constitución. Eso no lo hizo ni Hitler, que parece un honorable caballero al lado de estos salvajes. Obama ha acogido al presidente golpista, que habla un perfecto inglés, qué curioso, en la Casa Blanca sin problemas y le llama "verdadero demócrata". Venga, informa de esto y haz quedar bien al Mono de la Casa Blanca, premio Nóbel de la Paz.

Europa sabe que, como siempre, ella pagará la factura: el gas ha subido ya, porque se prevén cortes de suministro de los gasoductos rusos que atraviesan Ucrania hacia Europa. El gasoducto del Báltico atiende a Alemania y le sobra poca capacidad. La guerra interna por la energía será un infierno del que España queda fuera por los pelos. Pero aquí también subirá el gas, claro. Todo esto solo afecta positivamente a EEUU. Pase lo que pase, gana.

El plan de EEUU es una guerra contra Rusia limitada a la zona del Mar Negro y el Cáucaso. Una guerra en la que EEUU no participe nominalmente más que como miembro de la OTAN. "Ayude a sus aliados". Otra mentira de la que es casi imposible informar sin parecer idiota. Todo el mundo sabe que la OTAN es EEUU. Que Rasmussen es un pelele que cobra su nómina y se la gasta en putas y en droga. No tiene capacidad de decisión. Habla como la voz de su amo.

Barcos de guerra de EEUU están entrando en el Mar Negro, que pronto va a parecer una piscina de tiburones. Rusia ha desplegado sus misiles imparables de corto alcance. Así que le hacemos una advertencia a Putin: los americanos son expertos en atentados de falsa bandera. "Putin: recuerda el Maine en la bahía de la Habana en 1898. ¡Que lo hundieron ellos mismos, como luego han confesado riéndose! ¡Que lo mismo hicieron con el Lusitania! Y como, Putin, no puedes aclarar la verdad, es como si lo hubiera hundido Rusia. En cuanto auto-atenten contra el primer buque, procura, Putin, hundir tú el resto, lanzar la primera andanada de misiles sobre EEUU y correr sus fronteras hasta donde puedas defenderlas. En Europa solo debes atacar las bases de la OTAN y no dejar ni un invasor vivo. Pues las bombas que reciba la población civil de Europa serán de EEUU, que se encargará de hacer víctimas para atribuírselas al bando ruso. Y mete a tu gente bajo tierra: menos mal que has construido refugios para 100 millones de rusos plenamente abastecidos".

Por supuesto, nuestro GPS de Google se irán a tomar por culo en el primer tiro. Pues la red de satélites caerá entera en media hora y dejará ciegos a ambos bandos. EEUU se va a meter los drones por el culo, Y toda su alta tecnología. Porque la guerra real es guerra de ocupación sobre el terreno. Y EEUU no tiene efectivos ni los va a sacar de su tierra de cobardes que solo quieren ir a jugar a la guerra si hay garantía de 100 a uno de que van a ganar. Normal en los apátridas, como los americanos y los judíos (estos últimos no quieren ni hacer la mili en su propia tierra, y Netanyahu puede caer uno de estos días por intentar obligarlos).

Los sionistas han metido a EEUU en esto y van a seguir ganando como siempre, porque son los listos de la clase y EEUU el fornido alto y tonto. Israel, que ha puesto equipos de expertos agitadores a dirigir a los nazis de Maidán (otra vez colaborando con los nazis en Europa, primero fue el acuerdo de Haavara con Hitler), piensa para sí: "¿Que resulta que persiguen a los judíos en Ucrania? ¡Pues que se vengan para Israel, que nos faltan judíos para poblar unos cuantos kibutzs más en Palestina!"

De modo que, para saber lo que va a pasar hay que olvidarse del Mono de la Casa Blanca y del resto de catetos que salen en la tele. Hay que pensar en Sión y sus proyectos. Ver cómo se realizan mejor desde ahora y averiguar, de esa manera, el camino de los acontecimientos.

UNO: EEUU va a recibir la lección de que su pacto con Irán a espaldas de Israel trae consecuencias. Cuando Japón vendió uranio enriquecido a Irán a espaldas de Israel, ocurrió la catástrofe de Fukushima. EEUU no va a ganar en la crisis de Crimea. Seguro que no. Saldrá muy tocado de esta crisis en cuanto a credibilidad internacional. Dadlo por certificado.

DOS: El Sanedrín Financiero Internacional se va a forrar otra vez. Va a tener que subir los precios de la energía (las petroleras y gasísticas son suyas, incluyendo las decisiones de la rusa Gazprom) hasta el límite, qué pena. Va a tener que conceder crédito a toda Europa para poder pagar. Jejeje. Va a hincar sus garras lo más profundamente que pueda en Europa hasta que le crujan los huesos.

TRES: Con Turquía como miembro de la OTAN, cerrando el Bósforo y los Dardanelos, el Mar Negro es un lago grande, como el Caspio. La flota rusa en Sebastopol es defensiva, no otra cosa. Su flota ofensiva está en Tartús, Siria. E Israel ya tiene en Siria lo que quería: el caos y las matanzas permanentes, que es lo mismo que quiere en Irak, Egipto y Palestina. Jordania está esclavizada. De modo que esa guerra será tan larga como Israel pueda alargarla. Y Rusia no perderá su base de Tartús porque a Israel no le conviene que la pierda. Ya ha visto lo que pasa cuando se fía de EEUU como única potencia:

Que le traiciona.

DE NUESTROS LECTORES





Categories: General

La burbuja científica y tecnológica

The Oil Crash - 13 Març, 2014 - 11:58


Queridos lectores,

Hace unos meses Tasio Urra me envió este ensayo. En ese tiempo lo publicó en Attac y se ha republicado en Rebelión, aparte de aparecer en otros medios. Tasio me ha pedido que lo republique aquí también, para mejorar su difusión y por lo relevante que es en este contexto. Seguro que no les dejará indiferentes.

Salu2,
AMT

La burbuja científica y tecnológica: mercantilización, control del conocimiento y oportunismo…22-01-14, by Jokin_Zabal@
Jokin_Zabal@ es el alter ego de José Anastasio Urra Urbieta, Profesor Titular de Organización de Empresas en la UV, miembro de ATTAC País Valencià, delegado sindical de CGT, y autor del libro “Las mentiras de la crisis… ¿Una anécdota en el ciberespacio..?, by Jokin_Zabal@” (http://www.attacpv.org/public/www/web3/images/file/LasMentirasDeLaCrisis.pdf).    Resulta sorprendente comprobar la generalización de instituciones mundiales y personas que entonan el mantra del crecimiento económico, sin considerar sin embargo las restricciones físicas de tal crecimiento en una biosfera finita y limitada, como solución a todos los males socioeconómicos de nuestro tiempo, desde empresarios, gobiernos y políticos a personas votantes de todas las tendencias políticas en todos los territorios, pasando por los principales sindicatos mayoritarios. No menos asombroso resulta el creciente número de instituciones y personas que, ante los problemas socioeconómicos y ecológicos que atravesamos, confía casi ciegamente, en alarde de verdaderos actos de fe, en la ciencia, el conocimiento y la tecnología como motores de ese crecimiento y piedra filosofal frente a todas las penurias y retos.Sin embargo, si consideramos los grandes retos a los que nos enfrentamos, el cambio climático antropogénico, la sobrecarga de los ecosistemas, y la crisis energética, y, al tiempo, el estado actual de la ciencia, el conocimiento y la tecnología, estamos jodidos, doblemente jodidos.Sin siquiera entrar a valorar las restricciones que el cambio climático antropógeno o la sobrecarga de los ecosistemas están ya introduciendo en todo nuestro planeta, y que solo van a aumentar en las próximas décadas, la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés), como es sabido, o debería, reconoció explícitamente por primera vez en su informe World Energy Outlook de 2010 que el “pico” mundial del petróleo, o momento a partir del cual la tasa de producción mundial de petróleo comienza a declinar irreversiblemente, se produjo en el año 2006. En el World Energy Outlook de 2013, la IEA ya afirma que, en ausencia de inversión adicional [sic], en 2035 nos tendremos que “apañar” con una producción de petróleo de un escaso 18% de la disponibilidad actual, que roza los 75 mbd (millones de barriles diarios). Considerar el cambio climático que ya hemos provocado, la ecológicamente insoportable presión de nuestro modelo de desarrollo económico sobre los ecosistemas, y el “pico” del petróleo, como no lo estamos haciendo, supone aceptar que estamos jodidos, pues con tales restricciones y escasas posibilidades de sustitución energética, muchas cosas deben cambiar en muy poco tiempo para que en pocos años podamos organizarnos socioeconómicamente sin caer en un colapso civilizatorio, ya iniciado por otra parte, insalvable.Pero si frente a la realidad de tal escenario consideramos adicionalmente el estado actual de la ciencia, el conocimiento y la tecnología, estamos doblemente jodidos. Y lo estamos porque la ciencia, el conocimiento  y la tecnología, que son las herramientas sobre las que podríamos, y deberíamos, apalancar el formidable cambio sin precedentes al que nos enfrentamos, en la actualidad están siendo controladas políticamente, mercantilizadas y presas de un oportunismo exacerbado, prostituyéndose así al Business As Usual, o al “más de lo mismo que nos ha traído hasta aquí”, y generado una burbuja científica y tecnológica, similar a la burbuja económica y financiera que ya conocemos, que en un futuro no lejano muy probablemente solo puede reventar.En este sentido apuntan las recientes declaraciones en Financial Times del profesor de la Universidad de Manchester, y ganador del Nobel 2010 en Física por su descubrimiento del grafeno, material tan de moda, Andre Geim, cuando nos alerta de que “Temamos, temamos mucho, la crisis tecnológica” en que nos hemos ido instalando durante las últimas décadas. Con motivo de la celebración del Foro Económico Mundial de 2012 en Davos, Geim describe cómo la creciente mercantilización del conocimiento científico y búsqueda del beneficio rápido en detrimento de la investigación científica pura, o de base, durante las últimas décadas nos ha llevado a una reducción alarmante, y de tremendas implicaciones, de la tasa mundial de descubrimientos científicos.Lamentablemente, son malas pero no nuevas noticias. En 2005, en uno de los estudios de mayor alcance sobre la evolución mundial de la tecnología, y sorprendentemente poco divulgado, publicado en una de las principales revistas académicas mundiales sobre tecnología y negocios, Jonathan Huebner, un científico independiente, físico para más señas, demostró con una elevada certeza, tal como refleja la figura adjunta a estas líneas, que la innovación tecnológica radical, aquélla que tiene un amplio impacto socioeconómico capaz de producir hitos en el desarrollo y el progreso de la humanidad, tuvo su “pico” en 1873 [sic], año desde el cual la tasa mundial de innovación radical no ha parado de declinar. Evidentemente, estos resultados no agradaron nada en determinados círculos próximos a la industria, y los resultados de Huebner han intentado ser contrargumentados y refutados en numerosas ocasiones desde su publicación, aunque con bastante poco éxito. De ser ciertos y consistentes, como parecen, la experiencia e intuición de Andre Geim solo vendría a ratificar una tendencia bastante más pesada que “unas cuantas décadas”.Por si el escenario que describen tales investigaciones y casuística no fuese suficientemente gris, un número creciente de científicos e intelectuales se aproximan, cada vez más, a  esta perspectiva de nuestra realidad, llegando incluso más lejos al plantear una hipótesis más sobrecogedora: no se trata sólo de que la tasa de descubrimiento científico haya disminuido, y sea menor por tanto, sino que la cantidad absoluta de progreso científico en su conjunto puede bien ser inferior a medida que trascendemos en el tiempo. Es la hipótesis que mantienen y argumentan fundamentadamente el doctor en medicina y profesor de psiquiatría evolutiva en la Universidad de Newcastle, Bruce Charlton, o el analista de sistemas cibernéticos y programador de software Anthony Burgoyne, entre otros, además de ofrecernos innumerables claves y pistas sobre cómo hemos llegado a esta situación.Según Charlton, la clave se encuentra, de nuevo, en una mercantilización del conocimiento científico que ha incentivado una “profesionalización” de la ciencia y del trabajo científico, y generado un oportunismo colectivo que ha llevado a convertir en “papel moneda” la publicación de artículos intranscendentes en las revistas académicas, confundiendo colectivamente el verdadero crecimiento  del conocimiento y avance científico con una mera expansión de “chismes y cosas sin valor” [sic].Esto mismo es lo que estamos presenciando, observando y denunciando algunos en nuestro contexto nacional, soportando de cerca, a la vez, el oportunismo y la arrogancia de muchos cuyo único fin parece ser medrar en la carrera universitaria y/o política, y de una gran mayoría que aspira simplemente a mantener o mejorar su statu quo. Mientras se reduce la financiación a la universidad y a los centros de investigación públicos, como el CSIC, joya de nuestra corona de la investigación, se gratifica a las universidades privadas, con una prácticamente nula capacidad de investigación, y se aprovechan los recortes para conceder un papel más determinante aún en toda la actividad universitaria a la evaluación de la actividad investigadora del personal universitario, que en España se realiza desde hace años mediante los llamados sexenios (complementos salariales que nacieron para retribuir la productividad investigadora, y que han acabado convirtiéndose en medida de su “calidad” y requisito de promoción y desarrollo de carrera) y los procedimientos de acreditación que llevan a cabo la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación) y las agencias de evaluación autonómicas.Sin ambages, soy totalmente partidario de que se evalúe la actividad docente e investigadora de los universitarios y científicos, funcionarios o no, pero no de que dicha evaluación se convierta en un elemento de control político oscuro y discrecional que incentive y legitime el “sálvese quien pueda” y que castigue a cualquiera cuya motivación sea el mero placer del descubrimiento científico y el avance de la ciencia por encima, y más allá, del valor económico inmediato o la “conveniencia” de los resultados de la investigación.Además de contribuir a una enorme burbuja de previsibles consecuencias, tal control político, mercantilización y perversión de la ciencia y del proceso científico produce paradojas significativas. Como apunta el profesor Juan Torres, la investigadora Saskia Sassen, que recibió recientemente el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, una de las científicas más importantes de nuestra época, no ha conseguido ningún sexenio, ninguna acreditación, frente a los criterios de nuestras agencias de evaluación, que anteponen siempre el mismo criterio, las publicaciones JCR (Journal Citation Reports) en los últimos cinco años. Sassen no tiene ninguna, sino que ha publicado libros e informes, fruto de proyectos de investigación de verdad y referencias fundamentales para académicos comprometidos, y ha publicado numerosos artículos en medios de gran difusión, pero se ha resistido a la práctica de inflar su currículum con artículos estandarizados sin interés ni lectores, más allá de círculos de amigos de citación mutua y catedráticos con insaciables ansias de medrar al precio que sea.Pero, cuando la burbuja científica estalle, ¿qué quedará tras la explosión…? Como el profesor Charlton afirma, tal vez sólo la vieja ciencia, la de una era en la que la mayoría de científicos eran al menos honestos tratando de descubrir la verdad sobre el mundo natural.En el mejor de los casos podríamos padecer un retroceso científico de varias décadas más que de unos pocos años, pero probablemente sea bastante peor que eso…
Categories: General

Obama rechaza la democracia y apoya el golpe de extrema derecha en Ucrania

Ácratas - 12 Març, 2014 - 12:05


Barack Obama ha declarado varias veces, errónea y tontamente, que es «contrario a la ley internacional» que Crimea ejerza la autodeterminación.

La autodeterminación, como la entiende Washington, es un término de propaganda al servicio de su imperio pero su ejercicio por parte del verdadero pueblo le parece inadecuado.

El 6 de marzo de 2014, Obama llamó por teléfono a Putin para decirle nuevamente que sólo Washington tiene derecho a intervenir en Ucrania. Y, contra toda lógica, Obama insistió en que únicamente el «gobierno» de Kiev, instaurado mediante el golpe de estado orquestado por Washington, es «legítimo» y «democrático».

En otras palabras, un gobierno no electo en Kiev e impuesto por Washington es la expresión misma de la autodeterminación y la legitimidad mientras que el gobierno electo de Crimea, que llama a su pueblo a pronunciarse sobre su propio futuro, es «antidemocrático» e «ilegítimo».

Washington es tan arrogante que nunca se le ocurre pensar en lo que puede opinar el mundo sobre su flagrante hipocresía.

Desde el régimen de Clinton, Washington no ha hecho otra cosa que violar el derecho internacional en Serbia, en Kosovo, en Afganistán, en Irak, en Siria, en Irán, en Pakistán, en Yemen, en Somalia, en Venezuela, en Ecuador, en Bolivia.

¿Tiene Rusia un mando militar para África? No. Pero Washington sí lo tiene.

¿Está Rusia rodeando Estados Unidos de bases militares? No, pero Washington está utilizando la OTAN, cuya razón de ser desapareció hace ya 23 años, para crear en Europa occidental, en el este de Europa y también en el sur de ese continente un ejército imperial con bases avanzadas en las fronteras de Rusia. Washington está decidido a extender los límites de la Organización del Tratado del Atlántico Norte a Georgia –en Asia central– y Ucrania –en el Mar Negro. Y tanto Georgia como Ucrania fueron parte de Rusia y de la Unión Soviética.

Washington está haciendo exactamente lo mismo con China e Irán. Washington está trabajando en la creación de nuevas bases navales y aéreas en Filipinas, en Sudcorea, en Vietnam, en Tailandia y en Australia para bloquear el flujo de petróleo y de otros recursos hacia China. Irán está rodeado por unas 40 bases estadounidenses y la marina de guerra de Estados Unidos mantiene constante navíos frente a las costas iraníes.

Pero la propaganda de Washington nos presenta este evidente militarismo como «defensa de la democracia».

El gobierno ruso sigue actuando como si las amenazas de Washington contra la independencia y los intereses estratégicos de Rusia pudiesen resolverse con buen sentido y buena voluntad. Pero Washington carece de ambas cosas.

Desde el régimen de Clinton, el gobierno estadounidense ha estado en manos de una banda de ideólogos convencidos de que Estados Unidos es «el país excepcional e indispensable» dotado de un real derecho de hegemonía sobre el resto del mundo. Todo lo que ha hecho Washington desde que comenzó el siglo 21 ha estado enfilado a alcanzar ese objetivo.

Washington tiene intenciones de quebrar la propia Federación Rusa. Washington entrega enormes sumas de dinero a ONGs que hacen trabajo de quinta columna dentro de Rusia y que colaboran estrechamente con el régimen estadounidense desacreditando las elecciones libres que se realizan en ese país, diabolizando al presidente Putin y el gobierno ruso, difundiendo propaganda antirrusa y haciendo trabajo de agitación. Es sorprendente ver cuántos rusos creen realmente la propaganda occidental.

Washington se esfuerza también por aislar a China, utilizando para ello la Trans-Pacific Partnership, aunque hoy se concentra principalmente en sus intentos por desestabilizar y aislar a Rusia. Washington está tratando desesperadamente de romper el BRICS, la organización emergente que agrupa a Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica. Teniendo como miembros a los países más grandes del mundo –que representan además la mitad de la población del planeta– el grupo BRICS está surgiendo como un poder político y económico, especialmente con la organización de un plan tendiente a abolir el uso del dólar como moneda de reserva. El hecho de rodear Rusia de bases de misiles pone en peligro la soberanía y la independencia de ese país y, por consiguiente, debilita al BRICS como contrapoder ante la hegemonía de Washington.

La propaganda de Washington engañó a muchos. El mundo está despertándose poco a poco. Pero, ¿está despertándose a tiempo?

Los medios de prensa estadounidenses y muchos medios en Europa repiten a coro la propaganda de Washington, demonizan a sus víctimas o blancos y preparan a los pueblos de Occidente para más guerras. Los medios de prensa occidentales, al igual que sus gobiernos, están desprovistos de toda integridad. Vivimos bajo un imperio de mentirosos y putas.

PAUL CRAIGH ROBERTS


NOTA: Paul Craig Roberts fue Secretario Adjunto del Tesoro en el gobierno de Reagan. Fue Editor Asociado de la página editorial del Wall Street Journal y editor colaborador de National Review. Es coautor de The Tyranny of Good Intentions [La tiranía de las buenas intenciones.]

Barack Obama es presidente de los EEUU y Premio Nobel de la Paz 2009.



Categories: General

11-M Sicarios de la OTAN asesinan en Madrid a 192 trabajadores. Así impone EEUU al mundo sus ideas de libertad y democracia.

Ácratas - 11 Març, 2014 - 22:21




Hoy estamos de luto. Conmemoramos (no como Rajoy, que dice que celebra) el décimo aniversario de la masacre de Madrid, perpetrada por sicarios de las cloacas del Imperio, profesionales del genocidio, fijos en nómina de la OTAN.



SIN EMBARGO, JAVIER SOLANA FUE SECRETARIO GENERAL DE LA OTAN
DESDE 1995 A 1999. "DE ENTRADA, SÍ".

LA DERECHA Y LA IZQUIERDA ESPAÑOLAS SON LO MISMO, 
SIRVEN A LOS MISMOS INTERESES, Y NO SON LOS NUESTROS.



Categories: General

10-M: Conmemoración del fin de las maniobras antiterroristas de la OTAN en trenes de Madrid, 2004

Ácratas - 10 Març, 2014 - 12:18

Mañana se conmemorará en todos los falsimedia, solemnemente, el décimo aniversario de la muerte de 192 españoles en los atentados del 11M, en trenes de cercanías en las estaciones de Atocha y El Pozo, en Madrid. Anticipémonos en acratas.net conmemorando que el 10M, un día antes,  terminaron felizmente unas maniobras antiterroristas de la OTAN en el mismo Madrid con idéntico supuesto de bombas en trenes de cercanías(*). O sea, que se fingió que sucedía exactamente lo que sucedió al día siguiente. Eran ejercicios para evitar que tales atentados pudieran tener lugar. Y mira tú por dónde, pasaron en cuanto los chicos del antiterrorismo occidental recogieron sus herramientas. ¿Se puede ser más inútil? España debió salir de la OTAN el mismo día 11 de marzo de 2004. Por incompetentes.

Esto que decimos no es un invento de chalados, sino la verdad. El propio Secretario General de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, al ser preguntado por el asunto, contesto que había sido una fatal casualidad, demostrando con ello que ignora lo que significa la palabra casualidad, aunque no lo que significa fatal. Fatal, lo fue desde luego. Pero de casualidad nada. Fue una acción terrorista perfectamente planificada y ejecutada por sicarios de la OTAN para apoyar la política estadounidense contra Irak y otros países de Oriente Próximo. Aquí le costó las elecciones al PP. Si llega a averiguarse la verdad, les cuesta la vida. Esto es lo jodido de las democracias occidentales: que para que los oligarcas encubiertos que mandan de verdad, por encima de los partidos a los que corrompen, se salgan con la suya han de asesinar a unos cientos de nosotros con el fin de convencernos de lo mucho que nos defienden a todos (igual que pasó en EEUU el 11S, por otra parte).

Las maniobras sirvieron para que los terroristas de la propia OTAN instalaran los explosivos (de clase militar, C4) en los trenes. Y como lo hicieron muy profesionalmente, liquidaron sin ningún escrúpulo a un buen montón de españoles indefensos (son unos experimentados genocidas), para echarles luego la culpa a unos desgraciados marroquíes, que eran todos putos confidentes de la Policía para ganar indulgencia en su verdadero negocio de tráfico de drogas. Los mismos delincuentes de baja estofa que "fueron inmolados" más tarde en un piso franco de la Policía en Leganés, aunque resulta que ya estaban muertos cuando 'tiraron de la anilla', y por eso ni siquiera sangraron (qué limpios son los falsos terroristas). A los generales de la OTAN, y a su entonces Secretario General, hay que felicitarlos por defender de esta manera tan contundente y estrafalaria la civilización occidental, poniendo bombas en medios de transporte de la clase trabajadora en hora punta.

Ahora, con otro Secretario General, Anders Fogh Rasmussen, tan hijo de puta como el anterior, igual de genocida o más, si cabe, siguen defendiendo a Occidente enviando armas a Siria y Ucrania, así como financiando mercenarios de Blackwater, dirigidos por militares israelitas con alta experiencia en terrorismo revolucionario, hacia el istmo de Crimea, para evitar que el referéndum del 16 de marzo legitime el renacimiento de la Federación Rusa, con la reincorporación voluntaria de media docena de antiguas repúblicas, todas ellas de habla rusa y religión cristiana ortodoxa. Nos atrevemos a anticipar que, si los dioses no lo remedian, la lucha armada impedirá el normal desarrollo del referéndum y podrá así declararse inválido. Las ametralladoras van a tabletear en Crimea desde el 11 de marzo de 2014 hasta el 16. Y siguientes. Oye: y si nos equivocamos, pues mejor. Como conversos, le pondremos unas velas a la Santísima Virgen del Támpax, por evitar tan absurdo derramamiento de sangre.

Los americanos, como siempre, asesinan como nadie. Se creen muy listos con su geoestrategia de "que se maten entre ellos, armemos a los terroristas de todos los países que rodean Rusia". Pero no lo son, listos, como no lo suele ser nunca el matón del patio del colegio que golpea a todos los que son más débiles que él. Ni de coña. Por eso se dejan estafar por el Sanedrín Financiero de la Fed y de la Banca Internacional, que les presta sus papelitos y exige el pago del servicio en oro. Y por eso también permiten que su geoestrategia la dirija Tel-Aviv, que va a la suya, tras la consecución del Gran Israel bíblico.

Esperemos que Rusia plante sus cojones en Ucrania, como ya ha hecho en Siria. Y arme a través de sus fronteras a todas las repúblicas ucranianas rusófilas. Lamentablemente, Ucrania será otra Yugoslavia: lucha entre etnias, religiones y lenguas, en la que los que realmente se batirán serán la OTAN contra los restos del antiguo Pacto de Varsovia. ¡Y a ver qué hace China!

ÁCRATAS


NOTA: (*) Por favor, antes de negar los hechos diciendo gilipolleces, léase la nota de la propia OTAN en su propia web.

Categories: General

Cómo será la economía tras el cenit de la energía y los materiales

The Oil Crash - 10 Març, 2014 - 00:03


Queridos lectores,Antonio García-Olivares ha sido tan amable de escribir una reseña detallada y algo técnica sobre el artículo que comentábamos la semana pasada, escrito por el mismo y Joaquim Ballabrera. Es un trabajo detallado que sin duda merece su atención, sobre cómo podría ser una economía de estado estacionario si actuáramos racionalmente. Salu2,AMT





El cénit de la energía y de los minerales y la futura economía de estado estacionarioAntonio García-Olivares
En un artículo que será publicado próximamente en Technological Forecasting and Social Change he estudiado, junto con Joaquim Ballabrera, la posible evolución económica de un país occidental (EEUU) tras el cénit de los combustibles fósiles generalizando unos modelos económicos que propusieron Kummel et al. (2002) y Warr y Ayres (2006). Estos investigadores han utilizado una función de producción que introduce tres inputs (o factores de producción): trabajo,  capital y energía útil, y que calcula como output el producto interior bruto (PIB) que una economía puede generar, que es una función no lineal de esos tres inputs relativamente independientes. Este post resume el contenido de ese artículo y sus conclusiones principales.La función de producción LINEX, propuesta por Kümmel para los países desarrollados, ha sido modificada introduciendo en ella el efecto de las tecnologías de la información y la comunicación en la amplificación del output económico de tal manera que se conserven las convenientes propiedades asintóticas que diseñó Kümmel para las productividades de los tres factores. Además, hemos generalizado la función para que permita rendimientos constantes o decrecientes con la escala. La función de producción resultante es:            (1)Esta función ha sido calibrada para la economía USA y es capaz de predecir su GDP con una varianza explicada del 99% aproximadamente, o sea, de una forma muy precisa, cuando se la alimenta con datos históricos de fuerza de trabajo l, stock de capital k, fracción i de tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs) en el capital k, y energía útil (u) de la economía norteamericana, entre 1900 y el año 2000. La energía útil u es la suma de una serie de aportaciones que proceden de las energías producidas por las fuentes habituales de potencia (petróleo, carbón, gas, nuclear, hidroeléctrica, renovables y biomasa) multiplicadas por sus factores respectivos de eficiencia de conversión a energía útil. Esto hace que la energía útil de la economía USA en el año 2000 tuviera una eficiencia global media del 13% aproximadamente. Esto es, el 13% de la energía contenida en los combustibles de partida han pasado a una forma útil para realizar trabajo y funciones económicas y el 87% se ha perdido a lo largo del camino. La precisión del ajuste aumenta aún más si se permite que los parámetros a, b en (1) puedan variar tras las grandes crisis energéticas, como la que tuvo lugar a mediados de los 70. Kümmel usó esta aproximación para tener en cuenta que tras las grandes crisis energéticas aumenta la eficiencia con la que el trabajo y la energía hacen funcionar al stock de capital (aumento del parámetro a) y disminuye la tasa de uso máximo de exergía útil (trabajo útil) por unidad de capital físico (disminución del parámetro b), dado que los momentos posteriores a las crisis energéticas son momentos de rápido aumento de la eficiencia y del ahorro energético. Nuestra calibración de (1) sugiere que tras la crisis energética de los 70 el parámetro a subió un 19% en unos 10 años y el b bajó un 22%. Una futura crisis energética muy probable es la que tendrá lugar tras el cénit del petróleo y de los combustibles fósiles (que hemos agregado juntas en torno al año 2038, fecha en la que podría tener lugar el segundo evento). Otra futura crisis es la que se produciría tras una instalación de unos 12 TW de potencia renovable, lo cual implicará el consumo de unos 330-384 Mt de cobre, una fracción importante (49-56%) de la actual reserva de cobre e incluso de la reserva base de cobre (33-38%). La reserva base incluye recursos actualmente no explotables técnicamente pero que podrían convertirse en reservas, con suerte, a finales de siglo. Tras cada una de estas dos crisis probables, supusimos que los parámetros a, b se comportarían igual que se han comportado tras la crisis energética de los 70. Pues bien, hemos utilizado este modelo para estimar cual puede ser la evolución del PIB norteamericano en varios escenarios posibles.En el primer escenario, que llamamos “pesimista” (P) suponemos que la energía útil de que dispondrá EEUU en el futuro será sólo la derivada de la evolución de los combustibles fósiles y de unas fuentes renovables y nuclear al nivel actual de potencia. El segundo escenario, o “medio” (M) supone que la energía útil de esa economía será la que  se derive de la evolución previsible de los combustibles fósiles y de una evolución de las energías renovables con la misma pendiente de crecimiento que ha tenido en los últimos diez años (unos 0.48 EJ/a a nivel global). El tercer escenario, que llamamos “optimista” (O), supone que las renovables en todo el mundo incrementarán en diez años su pendiente de crecimiento hasta alcanzar la necesaria para llegar en 50 años adicionales a la potencia eléctrica necesaria para suplir por completo todas las necesidades globales de un mundo industrializado a un nivel parecido al actual (y que Jacobson y Delucchi estimaban en unos 11.5 TW de potencia media utilizada global).  Tal potencia, se añadiría a la derivada de los combustibles fósiles que, aunque estaría en declive desde el 2038, no caería abruptamente, sino siguiendo la curva descendente de la campana de Hubbert que se muestra en la figura (línea azul superior).
Fig. 1. Ajuste de los datos históricos de los tres combustibles fósiles: petróleo (línea de trazos cortos), carbón (línea de trazos largos) y gas (línea de trazos y puntos). Las curvas superiores corresponden a la agregación de las series de los tres combustibles inferiores (o de sus tres ajustes).
En este ajuste hemos supuesto que las reservas de los tres combustibles son de 400 Gtoe (petróleo), 300 Gtoe (gas) y 750 Gtoe (carbón), tal como defiende Laherrère, aunque hemos hecho hipótesis conservadoras en el caso del petróleo, para satisfacer el optimismo tecnológico de alguno de los revisores. Sin embargo, con una interpretación más ajustada de las reservas, Laherrère obtiene el cénit de todos los combustibles un poco antes, alrededor de 2030. En un post anterior en este mismo blog explicamos cómo calculamos la evolución futura de la eficiencia de conversión de la energía bruta en trabajo útil, descomponiéndola en una parte derivada del uso de combustibles fósiles y otra parte derivada del uso de electricidad renovable. Las curvas siguientes muestran la evolución obtenida para las dos eficiencias extremas (una puramente renovable arriba y otra puramente fósil abajo) y la evolución de la eficiencia en nuestros tres escenarios P, M y O, que usan distintas combinaciones a lo largo del tiempo de las eficiencias renovable y fósil. Fig. 2. Eficiencia de conversión a trabajo útil para una economía completamente renovable (línea superior), para una economía fósil (línea gris inferior) y tres trayectorias correspondientes a nuestros tres escenarios: P(línea punteada), M (línea a trazos) y O (línea negra continua).

A partir del año 2000, el stock de capital k(t) del año t se predice teniendo en cuenta una formación de capital proporcional al PIB del año previo, y(t-1), y una depreciación d:                    (2)La fracción i de este capital k que está ligado a las TIC se ha ajustado logísticamente a los datos históricos de i de EEUU entre 1970 y 2010, suponiendo dos niveles de saturación diferentes a largo plazo: 25% y 33%. No parece creíble pensar que más de un tercio del capital pueda estar ligado a capital TIC cuando la mayor parte de la demanda económica pertenece a la economía material y no a la intangible, y es difícil de concebir cómo podría esto modificarse cualitativamente en el futuro próximo. Otra hipótesis de nuestro modelo es que la fracción r que se reinvierte un año (con respecto al PIB del año anterior) decrecerá proporcionalmente a medida que haya menos capital disponible para reinvertir, debido a la bajada de la TRE. La TRE la calculamos, para cada combustible fósil, mediante un modelo basado en otro de Dolores García: TREi (t) = k 100 fi(t) + m                                (3)Donde fi(t) es la fracción de combustible fósil “i” que queda por extraer en el tiempo t. El exponente  y la asíntota m de este modelo fueron modificados para ajustar la bajada  observada de la TRE del petróleo entre principios de siglo y la actualidad. La expresión (3) tiene la propiedad de que, si m=0 y =2 por ejemplo, cuesta la misma energía extraer la primera mitad de combustible que la que cuesta extraer la siguiente mitad (1/4 restante) y así sucesivamente.Calculamos el TRE social efectivo como la media de cada TREi pesada con el peso que tenga en ese momento cada combustible en el mix energético. Para las renovables suponemos una TRE constante igual a la actual, que para eólica y termosolar es cercana a 20 según algunas referencias. Suponemos que la solar fotovoltaica no formará parte de un despliegue global renovable hasta que alcancen un TRE parecido a este. Hoy en día su TRE es muy bajo en casi todos los casos.Suponemos también que la fracción de capital invertido en el sector energético (x) con respecto al PIB es la misma fracción que la energía invertida en producción energética con respecto a la energía total consumida: x=1/TRE.La figura siguiente muestra la tasa de retorno energético (TRE, o EROEI) obtenida para los combustibles individuales y para la economía como un todo. Fig. 3. Evolución de la TRE con el tiempo en el escenario M para el petróleo (línea fina continua), gas (línea punteada), carbón (línea a trazos) y para toda la economía (línea gruesa continua).
Debido a que las renovables (y la aportación nuclear, mientras dure el uranio) mantienen la TRE social en un valor mínimo de 20, la futura bajada de la TRE social no provoca una caída importante de la reinversión de capital en ninguno de los tres escenarios (esta caída es solamente del orden del 10% entre la actualidad y el momentos de mínima TRE). Si no se utilizaran renovables en el mix energético futuro, la caída de la reinversión r sería mucho mayor.Si los valores de los parámetros a, b se mantuvieran iguales a su valor aparente del periodo 1900-2000, la función de producción (1) predice una evolución del PIB de EEUU que se muestra en la figura 4 para los tres escenarios:
 Fig. 4. PIB de EEUU suponiendo una i que se satura en 0.33, y constantes a, b. Escenario P: línea roja; escenario M: línea azul; escenario O: línea violeta. Los datos históricos del PIB de EEUU se muestran también en línea negra punteada, hasta el 2012.
Si los valores de los parámetros a, b se dejan variar tras las crisis energéticas, la función de producción (1) predice una evolución del PIB de EEUU que se muestra en la figura 5, para los tres escenarios analizados. El valor de saturación del escenario O es muy alto, unas 7 veces el PIB actual. Esto se debe al efecto de los incrementos de eficiencia de conversión de energía bruta a trabajo útil, los aumentos de las dos eficiencias representadas por los parámetros a y b y el efecto amplificador que podría tener el uso de las tecnologías TIC. Sin embargo, el escenario O es probablemente demasiado optimista en cuanto que supone que ninguna de estas eficiencias  se va a ver afectada por las enormes reestructuraciones industriales y sociales que exigirán el cénit del petróleo, el cénit de las energías fósiles, la electrificación completa de la economía y la escasez de los metales. Mi impresión personal es que la evolución futura de las economías desarrolladas estará más cerca de un escenario como el M que de un escenario como el O, sobre todo si tenemos en cuenta el probable retorno decreciente con la escala, que comentaremos más abajo.  Fig. 5. PIB de EEUU (relativo a 1900) para los escenarios P (línea punteada), M (línea a trazos), O cuando las ICT se supone se saturan en el 25% (33%) del capital (línea a trazos- punteada y línea continua, respectivamente). Los datos históricos del PIB de EEUU se muestran también en línea negra punteada, hasta el 2012.
Hemos usado el escenario de crecimiento medio de la población predicho por la ONU. El uso de otros modelos de crecimiento poblacional no modifica apreciablemente los resultados, lo cual sugiere que la fuerza de trabajo tiene una aportación relativamente más pequeña que el capital y el trabajo-útil en el output económico de las economías desarrolladas actuales. Las curvas de las productividades (elasticidades) de los tres factores así lo confirman (Fig. 6). Una elasticidad se define como la variación relativa del PIB (y/y) por unidad de variación relativa de un factor (k/k en el caso del capital).La automatización que se produjo después de la guerra mundial hizo aparentemente bajar la productividad del trabajo muy por debajo de los niveles de las otras dos productividades, la del capital y la de la exergía útil (trabajo útil).
Fig. 6. Productividades (elasticidades) de los tres factores de producción: capital (línea continua), trabajo útil (línea a trazos) y fuerza de trabajo (línea punteada), para el escenario O.
Los resultados de la figura 5 nos hacen ser escépticos sobre la posibilidad de un crecimiento indefinido.Tal como puede apreciarse, incluso bajo las hipótesis más optimistas (línea superior de la Fig. 5) el PIB de EEUU tiende a un estado estacionario a largo plazo. Aparentemente, la única manera de conseguir un crecimiento indefinido sería conseguir un crecimiento indefinido de la producción de trabajo útil u(t). Sin embargo, tal como mostramos en un artículo previo (García-Olivares et al. 2012) el crecimiento de las fuentes renovables de energía pueden estar limitadas a unos 12 TW debido a las limitaciones de las reservas de cobre.La incorporación de la energía de fusión a la red eléctrica no contribuiría a aliviar la escasez de cobre, sino todo lo contrario (se necesita alrededor de 1 tonelada de cobre por cada MW transformado tanto en generadores como en motores). Por lo que la única manera de garantizar el crecimiento indefinido a final de siglo sería: (i) una completa sustitución de nuestra economía dependiente del petróleo por una economía electrificada; (ii) una sustitución global del cobre por aluminio, grafeno y superconductores de alta temperatura. Sin embargo, esto garantizaría el crecimiento indefinido sólo si conseguimos evitar que la polución, los residuos y la degradación del llamado “capital natural” no provoquen rendimientos decrecientes con la escala en el output económico. En efecto, el estudio de Bradshaw et al. muestra que el PIB es el mejor estimador de impacto ambiental, muy por encima incluso de la población. Una expresión de tipo Kaya para el impacto ambiental sería de la siguiente forma:                             (4)Donde I es el impacto, p la población e y el PIB. Sin embargo, la relación [I/y] no parece decrecer con el PIB, en contra de la teoría de Kuznet (véase Knight), por lo que es razonable esperar retornos económicos decrecientes con la escala a partir de un cierto momento que no puede estar lejano. ¿Cuándo empezarán a observarse claramente estos retornos decrecientes debido a la degradación del llamado “capital natural”? Barnosky et al. nos proporcionan una pista cuando nos dicen que en el periodo 2025-2045 entre el 50% y el 60% de todos los ecosistemas estarán perturbados por la actividad humana y que en  ese periodo tendrá lugar un punto de no retorno ecológico, con “sorpresas globales y locales” no precisamente agradables. Tal periodo coincide con el estimado para el llamado “pico del fósforo” y con la saturación de la productividad agrícola de los tres cereales principales y, por tanto, puede constituir el comienzo de “la era de las consecuencias” en lo relativo a la degradación del capital natural. Usando el año de 2045 como el del posible comienzo de la erosión de las productividades de los factores, hemos utilizado el siguiente modelo para estudiar la influencia de probables retornos decrecientes con la escala sobre el PIB:                         (5)Donde y(t) es el PIB predicho por nuestro modelo en el año t, y(2045) el PIB que predice para el año 2045, y  un parámetro igual o inferior a 1. Cuanto más bajo sea , más ligera es la influencia de la escala de la economía sobre las productividades de los factores. La (t) es el mismo parámetro que aparece en la ecuación (1) y que habíamos mantenido igual a 1 en los escenarios P, M y O. Se puede demostrar (evaluando las tres derivadas parciales de la ecuación 1) que la suma de las tres productividades (elasticidades) de los factores es igual a . Y por este motivo, la ecuación (1) permite retornos decrecientes con la escala si  < 1, cosa que ocurre según (5) cuando el PIB tiene un tamaño mayor que el previsto para el año 2045.La figura siguiente muestra las predicciones del modelo para un caso hipotético en que la producción de energía crece indefinidamente (escenario I, de “ideal”, al menos para la perspectiva BAU). Se han estudiado los casos =1, 1/2, 1/4, 1/8, 1/16, 1/32 and 0 (esto es,  =1) para ver el efecto de una erosión más rápida o más lenta de las productividades de los factores, asociada con un crecimiento del PIB por encima del valor de 2045.Puede observarse que en cuanto aparecen rendimientos decrecientes, es fácil que el PIB se sature, incluso bajo una u(t) exponencialmente creciente, generando curvas cercanas a las mostradas en la parte inferior de la figura 7. Basta con que la duplicación del PIB provoque una degradación del 2% (o mayor) en las productividades de los tres factores (1/32 <   ? 1 ) para que se produzca una inflexión del crecimiento hacia un estado estacionario.
Fig. 7. Evolución del PIB para el escenario I con varios modelos de erosión de las productividades de los factores. Las líneas de abajo arriba corresponden a =1, 1/2, 1/4, 1/8, 1/16, 1/32 and 0 ( =1)
Así pues, el crecimiento permanente exigiría que se cumplieran las siguientes condiciones: A- Tras el cénit del petróleo, nuevos sistemas industriales, agrícolas y de transporte reemplazarán a los antiguos sistemas basados en el petróleo y esto se conseguirá sin pérdidas relevantes de eficiencia económicaB- Tras el cénit de los combustibles fósiles, se realizará una electrificación a gran escala de la economía, junto con un despliegue masivo de renovables, y esta reestructuración no producirá pérdidas relevantes de eficiencia económicaC- Tras la electrificación global, el cobre de los generadores, motores y cables será sustituido por otros materiales, y esto no tendrá efectos importantes en la eficiencia industrial D- El crecimiento del PIB y de la población podrá ser desacoplado de la degradación del capital natural (en particular suelos, agua, productividad agrícola, reciclado de residuos y biodiversidad), de modo que se podrán evitar los rendimientos decrecientes con la escala.A y B suponen retos mayores para el sistema actual, con resultado muy incierto; no sabemos si la posibilidad C podrá ser realizada o se topará con impedimentos físicos y de ingeniería; y la posibilidad D está en contra de todas las pautas observadas hasta el presente, de acuerdo con (Grantham 2012; Barnosky et al. 2012; Bradshaw et al. 2010; Knight 2013). Daly (1991; 1992; 2007) por su parte considera esta eventualidad como imposible debido a las enormes proporciones que tiene el uso (y derroche) de recursos en la economía global actual.En conclusión, la hipótesis D nos parece implausible. Por tanto, deberíamos esperar retornos  decrecientes con la escale en un futuro cercano, probablemente entre 2025 y 2045 si atendemos a las predicciones de Barnosky et al. sobre el futuro colapso de los ecosistemas globales; y ello produciría un output económico estacionario pocas décadas después.Estos factores, que podríamos llamar “externos” a la economía, actuarán en paralelo con una serie de factores internos que han sido expuestos por Ayres y que, por sí solos, podrían provocar también el fin del crecimiento. Según Ayres, aunque la especialización del trabajo fue un importante motor del crecimiento, probablemente llegó a su cénit durante el clímax del Taylorismo; los beneficios de la escala del comercio internacional han llegado también a su cénit; la monetización de los servicios realizados por las mujeres y los campesinos se ha completado ya en una gran parte en los países urbanizados; el tomar prestado del futuro para aumentar el consumo presente no puede alimentar un crecimiento duradero y sostenible; finalmente, la eficiencia tecnológica de conversión de combustibles y materiales en trabajo útil aumentó enormemente durante la primera parte del siglo XX, pero la tasa de crecimiento de esta eficiencia se ha ralentizado significativamente desde 1970 y está constreñida a largo plazo por límites termodinámicos. Así pues, dada la dificultad de concebir un crecimiento exponencial indefinido sin impactos ambientales desde nuestra tecnología actual, el concepto de economía estacionaria se convierte en un concepto plausible e incluso deseable, dado que representa la mejor opción entre las alternativas más probables para el futuro. Tal clase de economía es muy diferente de la que políticos, grandes empresas y agencias económicas  internacionales han estado persiguiendo desde hace décadas, y deberá ser pensada con antelación para evitar sorpresas económicas y ecológicas inmanejables en el futuro.Como explica muy bien Kerschner, la mayor parte de los economistas clásicos estaban de acuerdo en la posible existencia de una economía de estado estacionario. El primero en mencionarla fue Adam Smith, en 1776, aunque como algo equivalente a pobreza. Para Malthus era la incapacidad de la sociedad humana de conseguir un estado estacionario lo que la condenaba a la miseria. John Stuart Mill tenía una opinión muy optimista del estado estacionario y estaba convencido de que los humanos estarían satisfechos de mantenerse estacionarios mucho antes de que la necesidad les obligase a ello. Sin embargo, la enorme innovación tecnológica de la revolución industrial, alimentada por carbón y petróleo, modificó la visión de los economistas sobre el estado estacionario, porque el crecimiento comenzó a parecer ilimitado. Sólo unos pocos economistas con una  perspectiva más amplia fueron excepciones a esa tendencia durante el siglo 20: Keynes, Schumpeter, Georgescu-Roegen, Boulding, Meadows and Meadows y, más recientemente, Daly, Martinez-Alier, Ayres y muchos nuevos economistas relacionados con la escuela de la Economía Ecológica. Esta escuela y otros programas de investigación relacionados están proporcionando importantes conceptos nuevos que pueden ser la base de un nuevo paradigma económico.
Categories: General

El colapso de la producción

The Oil Crash - 7 Març, 2014 - 00:54

Queridos lectores,

El perturbador artículo de Gail Tverberg sobre la actual tendencia de las grandes compañías petroleras a desinvertir en el llamado upstream, es decir, en exploración y desarrollo de nuevos yacimientos (encontrarán su traducción al castellano aquí) lleva a una profunda reflexión sobre el futuro inmediato de nuestra sociedad. En el momento más crítico de la crisis energética las compañías petroleras lanzan la toalla. No es ninguna sorpresa. Hace cuatro años, en este mismo blog, explicábamos como algunas de estas compañías estaban abandonando la inversión en upstream. El espejismo del fracking (sobre todo en la busca del petróleo ligero de roca compacta, LTO por sus siglas en inglés) ha sido el último intento de continuar en el negocio. Como decía recientemente un analista del mundo del petróleo, EE.UU. tenía la necesidad de buscar un recurso por explotar porque no podía permitirse el lujo de dejar a la industria de explotación de hidrocarburos más potente del mundo sin trabajo, ya que las consecuencias sociales y económicas serían inasumibles. Así pues, se inventaron el milagro del fracking y con esta quimera han mantenido la ilusión de que se podía seguir adelante por el mismo camino durante estos cuatro años; gracias a las arenas bituminosas de Canadá, a los petróleos extrapesados de Venezuela y al LTO la producción de petróleo ha podido mantenerse estable en torno a los 76 millones de barriles diarios (Mb/d) desde hace tres años, y la de todos los líquidos del petróleo (incluyendo los líquidos del gas natural, PG en las gráficas que siguen) en torno a los 90 Mb/d, como muestran las siguientes gráficas de Telecomunista (encomiable su trabajo, que desde aquí felicito) que he tomado de un hilo de Burbuja.info:



Sin embargo las mismas gráficas muestran que el petróleo convencional, después de una larga meseta de producción de poco más de 70 Mb/d de media al año que comenzó hacia 2004, y con fuertes subidas y bajadas siguiendo el ciclo económico, parece haber comenzado ya su inexorable descenso. No es nada nuevo: la meseta de producción ya sale en el informe de 2010 de la Agencia Internacional de la Energía (IEA por sus siglas en inglés; las otras siglas de las gráficas, EIA, corresponden a la Administración de Información sobre Energía del Departamento de Energía de los EE.UU.; observen que la Agencia Internacional de la Energía tiende a ser un poco más optimista que la EIA), y en el informe de 2012 se reconoce el inicio del declive del petróleo convencional. Peor aún, como ya explicamos al analizar el informe de 2013  la Agencia Internacional de la Energía avisa de que si no se producen las inversiones a tiempo la producción de petróleo puede caer rapidísimamente, ocasionando serios problemas.


¿Y cuál es la reacción a este aviso? Comienza a ser evidente hasta para el mundo de los negocios que el LTO de fracking está llegando a su final y ésta era la última apuesta. Ya está. No hay nada más; realmente nos hemos quedado sin opciones. Por supuesto que continuará la repetición absurda de los mismos memes, las mismas quimeras (los hidratos de gas un día, las pizarras bituminosas otro, el petróleo Ártico o incluso Antártico, los yacimientos pre-sal de Brasil, sus contrapartes en la otra orilla del Atlántico... lo mismo que lleva diciéndose durante un par de décadas o más) mientras otros sueñan que las renovables nos sacarán del hoyo (cosa poca verosímil a la luz de los problemas que discutimos en la serie de posts "Los límites de las renovables"), o con los reactores nucleares de fusión (que probablemente no serán viables nunca, ya sea por la vía ITER o por confinamiento inercial - ¡cuidado con las falseadas notas de prensa!), o los de 4ª Generación (sobre los que se experimenta desde hace 70 años sin que se resuelvan los problemas críticos que los aquejan) o con el uso del gas natural para automoción (que requeriría una inversión ingente no para la motorización sino para la distribución, cuando el pico del gas también está a la vuelta de la esquina), o con cualquier otra distracción que parezca que tenga algo que ver con la energía (ya sean tecnologías para baterías, el grafeno, el magnesio, o concentradores de energía infrarroja). 

El caso es que las petroleras están exahustas, como se explicaba en el post precedente, y han comenzando una agresiva política de desinversión (vean, por ejemplo, esta presentación de Shell que resume sus resultados de 2013 y sus estrategias para 2014). En el post de Gail Tverberg se mostraba la gráfica de Steve Kopits que sintetiza la previsión de descenso de la inversión de las compañías multinacionales:

 


En el gráfico de arriba, la línea gris horizontal representa la inversión en bienes de capital de las petroleras privadas que se preveía hace bien poco, en Octubre del año pasado, hace apenas 6 meses; la línea gris declinante, la revisión que se hizo ese mismo mes; la línea negra de trazos, la previsión actual; y la roja de puntos la que indican las últimas declaraciones de las compañías multinacionales: una caída total de alrededor de un 30% en sólo un año. Piensen que en realidad para mantener el status quo la inversión en bienes de equipo tendría que ir creciendo con el tiempo, puesto que los recursos que van quedando son cada vez peores y requieren mayor esfuerzo, así que una caída de un 30% en la inversión anticipa una caída mucho mayor en la nueva producción, y no olviden que los campos actualmente en producción ya caen un 6% anual (según reconocía en Noviembre la propia Agencia Internacional de la Energía).

Algún avispado especialista en energía se ha precipitado ya a decir que aquí no pasa nada, que la desinversión es fruto de un ciclo de sobreeinversión. Esta interpretación tiene un fallo fundamental, como destacaba el otro día Juan Carlos Barba: cuando se produce un exceso de inversión en una actividad productiva (porque los inversores ven un buen negocio y lo hacen crecer demasiado rápido) la producción sube mucho, más de lo que el mercado pide en realidad, y por tanto al final el precio cae; en ese momento los inversores salen del negocio y cae la inversión hasta que la cosa se estabiliza. Sin embargo, aquí lo que pasa es que mientras la inversión subía y subía la producción ha caído y el precio se ha mantenido.



Por tanto, la ramplona explicación de que se trata de un habitual ciclo de sobreinversión no se sostiene. No se preocupen: seguro que nuestros analistas económicos de cabecera ya encontrarán alguna alambicada explicación alternativa para justificar sus apriorismos; lo que sea antes que aceptar que el peak oil ya está aquí porque el peak oil era esto en realidad, que simplemente es a esto a lo que huele el peak oil.

Ciertamente estamos hablando de la desinversión de las compañías privadas y éstas sólo cubren un tercio del mercado mundial del petróleo, pero las compañías nacionales que suministran los otros dos tercios necesitan de las multinacionales para relanzar su propia producción, ya que están en pérdidas más que significativas (por ejemplo la mexicana Pemex o la noruega Statoil, pero es un fenómeno generalizado - fíjense en esta curiosa noticia sobre Arabia Saudita). Y la receta para salir de este atolladero, la misma que se repite machaconamente en todos los países con problemas de producción de petróleo ya sea México, Venezuela, Brasil, Argentina, Bahréin, Libia, Irán o Noruega, es abrirse a la inversión extranjera. Sin embargo, ¿quién entrará a invertir en esta plétora de nuevas y dudosas oportunidades? Los inversores naturales serían las grandes multinacionales del petróleo, pero justo éstas están huyendo de los yacimientos de dudosa rentabilidad y centrándose en los beneficios y en arrojar dividendos, en ir aumentando su rentabilidad aunque sea a costa de ir disminuyendo su tamaño. Peor aún: éstas se están deshaciendo de sus activos más dudosos. Tantos yacimientos a la venta por un lado junto con tantos países buscando inversión para sus explotaciones nacionales por el otro forman un exceso de oferta que proyecta más dudas sobre la rentabilidad y ahuyenta a los demás potenciales inversores. Es por tanto obvio que los problemas de las multinacionales del petróleo van a causar una fuerte  caída de la inversión en petróleo a escala mundial tanto en el sector privado como en el público.

La consecuencia más directa de todo esto a corto plazo es que no habrá un cuarto ciclo de inversión como se aventuraba en el post de mi compañero Antonio García-Olivares: como la sociedad no puede tolerar precios más altos, las compañías no pueden adentrarse en la explotación de los recursos más caros. Por tanto, si no cambia la tendencia actual de desinversión no va a haber una meseta de producción de petróleo hasta 2040 como decía Antonio García-Olivares (con todo lo malo que ello ya sería), sino que el declive de la producción de todos los líquidos del petróleo (no sólo el petróleo convencional) va a comenzar de inmediato. De hecho, si no se actúa rápidamente la pérdida de inversión que ya están aplicando las compañías multinacionales y los previsibles movimientos que harán las nacionales puede conducir a una caída de la producción de todos los líquidos del petróleo de entre 5 y 10 millones de barriles diarios (hasta un 11% de lo que se produce ahora mismo) en un plazo inferior a los dos años. Si una caída tan rápida de esta magnitud se materializa los efectos sobre la economía pueden ser devastadores, y la capacidad de adaptación de los diferentes países dependerá de su capacidad de echar mano de otros recursos.

Por si todo lo anterior fuera poco hay un problema extra: la fuerte dependencia en el petróleo que tiene la extracción de otros recursos naturales, energéticos o no. Algunos de los yacimientos más extremos de carbón, de gas y de uranio requieren el uso de ingentes cantidades de carburantes para mover toda la maquinaria asociada; y como el carbón, el gas y el uranio barato también se están acabando el peso del combustible en los costes de producción está subiendo: fíjense por ejemplo que ahora mismo el coste del diésel usado en la extracción representa el 10% del precio del uranio. Y eso sin entrar en el impacto en el sector agrícola, fuertemente dependiente del petróleo, que afecta no sólo a la nula rentabilidad de los biocombustibles, sino a la alimentación humana. En lo que respecta a la extracción de minerales en general, los crecientes costes de producción (reflejo del mayor consumo de combustible a medida que los filones restantes tienen concentraciones de mineral más pobres) compromete la viabilidad de las explotaciones de muchos minerales (como muestra, este artículo las minas de oro podrían cerrar en seis meses si no sube el precio).

Alicia Valero escribió una extensa y detallada tesis hace unos años que en ocasiones cito en este blog, la cual usa una aproximación interesante para abordar el problema de la escasez de las materias primas ya sean energéticas o no. La idea consiste en calcular la exergía de cualquier materia, cuantificada como la cantidad de trabajo útil que representa para la sociedad. Esta aproximación exergética permite tratar el cenit de producción del cobre o del oro de la misma manera que el cenit del petróleo o del carbón. Esencialmente, nuestro problema no es sólo que la energía útil que nos llegue del petróleo o del uranio estén cayendo ya y que las del carbón y del gas estén a la vuelta de la esquina, sino que además la exergía de muchas materias primas fundamentales para nuestra sociedad (sea cobre o neodimio, acero o cemento) están ya cayendo o no muy lejos de hacerlo. La aproximación economicista que domina la visión de nuestra sociedad, tan alejada ella de la Termodinámica, sólo ve costes monetarios y ciclos de inversión, y es incapaz de reconocer que los techos de producción van bajando; simplemente creen que con más inversión se podría conseguir aumentar la producción, sin comprender que un montón de papeles de color verde no arrancan una pirita o un trozo de carbón del fondo de una mina. Para cuando la disminución de la producción de casi todo sea evidentemente menor que los niveles actuales los gurús de este credo al que llamamos Economía sacarán alguna de sus absurdas teorías ad hoc, reediciones de la vieja falacia del Peak Demand, y nos dirán que los gustos de la sociedad se han vuelto más austeros y que hemos decidido usar menos de todo por conciencia ecológica u otros motivos, como si la penuria fuera una elección. Nada nuevo desde Ésopo, vamos.

Dejando al margen ese pensamiento sociopático e ignorante de la realidad física, el escenario que se nos dibuja para nuestro futuro inmediato es el de La Gran Escasez. Si no se actúa ya la probabilidad de que experimentemos en los próximos años, incluso en un plazo de no demasiados meses, una transición fuertemente no lineal es muy elevado. El nivel de estrés del sistema es ahora altísimo; por todo el mundo están estallando conflictos donde la energía, sin ser siempre el factor fundamental, es uno de los factores importantes. Esto aumenta el riesgo de una caída repentina del flujo de energía y materiales; piensen, por ejemplo, qué pasaría si aumentasen las hostilidades con Rusia, país que se turna con Arabia Saudita en el primer puesto de la producción mundial de petróleo y que suministra el 26% del gas natural y más del 40% del petróleo que se consume en Europa. Piensen que pasaría si la actual y creciente inestabilidad en Bahrein o Yemen acaba degenerando en guerras civiles y se acaban contagiando a una Arabia Saudita donde los costes de producción crecen también al envejecer sus campos, comprometiendo su estabilidad presupuestaria y la paz social. O si Irán, Venezuela o Argelia acaban en una guerra civil. Además de la tragedia en los desgraciados países que sucumban, ¿se imaginan Vds. dónde irá el bienestar de Occidente cuando dejen de enviarnos puntualmente su petróleo y su gas natural?

Éste es un punto de no retorno en la Historia de la Humanidad. Las contradicciones de nuestro sistema económico no pueden soslayarse por mucho más tiempo, pero nuestros líderes siguen ensoñándose con la salida de la crisis y el retorno del crecimiento económico. Pero en muy poco tiempo tendrán que tomar medidas de urgencia para evitar que la sociedad colapse. Es fácil de prever que en cuanto nuestros gobernantes se den cuenta de que el necesario petróleo está dejando de fluir, fruto de la desinversión de las grandes compañías, los Estados entren en el capital de estas empresas para asumir los proyectos menos rentables. Tal medida garantizará un flujo mínimo de base para la actividad económica, pero será a costa de gravar impuestos muy superiores a los actuales, con lo que este último intento de mantener el status quo extenderá rápidamente la pobreza y la miseria a la sociedad. En añadidura, dado el sobrecoste social que esta intervención supondrá para cada país, el comercio del petróleo se resentirá, puesto que los países se resistirán a compartir una materia tan esencial que tantos sacrificios les cuesta.

Ahora miren a su alrededor. ¿Con qué recursos cuenta su país? ¿Qué esfuerzo societario implicará su explotación autárquica? ¿Cómo le afectará a Vd. la miseria que viene, qué potencial tiene para resistir la próxima ola?
 
Se puede esbozar el caso de España como un caso tipo. Si se mantiene la forma de reaccionar que se ha demostrado durante estos primeros años de crisis energética, durante la próxima década España se apoyaría en su carbón autóctono. Las centrales eléctricas en activo serían principalmente las hidroeléctricas, las eólicas y las térmicas de carbón, las cuales permitirían mantener un nivel de suministro no muy inferior al actual, aunque el consumo caería considerablemente, con lo que no sería esperable grandes caídas de la red durante las próximas décadas. El problema es, como tantas veces hemos repetido, que la electricidad es sólo el 21% del consumo de energía final en la España de hoy. Para el resto de usos energéticos se convertiría el carbón nacional en hidrocarburo líquido usando el proceso de Fisher-Tropsch aunque se desperdicie en el camino el 50% de su energía. Como la producción sería insuficiente para cubrir la demanda actual, se restringiría progresivamente su uso, centrándose en la agricultura, el Ejército y los servicios esenciales, y se iría abandonando la automoción privada, sólo al alcance de los más pudientes. Eso haría hundirse la mayoría de la actividad económica actual del país y condenaría a una gran masa de la población a la pobreza y a sobrevivir en los límites más miserables de la sociedad. Un fenómeno que ya hemos descrito aquí: La Gran Exclusión. Con el tiempo, la organización social podría devenir un nuevo feudalismo.

¿Es esto inevitable? No, pardiez. No tenemos por qué seguir un camino tan triste. No es nuestro destino inexorable acabar esclavizados, ni mucho menos, como tampoco lo es el colapso de la sociedad o la extinción de la raza humana; definitivamente, no tenemos por qué acabar en el Apocalipsis. Pero si no tenemos cuidado nuestro destino puede ser muy poco brillante. Aún podemos evitarlo. Para ello el primer paso es el de reconocer la verdad, una verdad dura que hay que decir a la cara; y después pasar por fin de la idea a la acción. Pero rápido: ya no queda mucho tiempo.

Salu2,
AMT
Categories: General
 
No feu cas d aquest link